OPINIÓN: Draft, el mercado sin dignidad en la Liga MX

El draft de la Liga MX no es más que la exhibición de la falta de escrúpulos combinada con la necesidad de los propios futbolistas

Por Aldo Miranda
Los jugadores esperan una oportunidad a las afueras del hotel donde se realiza el draft|MEXSPORT
OPINIÓN: Draft, el mercado sin dignidad en la Liga MX

Y bien lo dijo Rafael Puente Jr. una vez que consiguió el ascenso a la Liga MX con los Lobos BUAP: “Los protagonistas de esto son ellos (jugadores) porque debe ser muy difícil lograrlo sin un equipo unido, humilde; porque mis jugadores tienen un gran corazón”.

En el futbol, como en la vida misma, muchas veces queda de lado el aspecto humano para simplemente referirse “al jugador”, “al empleado”, “al jefe”, como un sujeto frío, impersonal, un número, un precio…

El draft de la Liga MX no es más que la exhibición de la falta de escrúpulos combinada con la necesidad de los propios futbolistas, quienes urgidos de trabajo, como cualquier persona, van a “venderse” esperando recibir una respuesta positiva para seguir con sus carreras deportivas, cual empleado desesperado.

Más allá de los fichajes “bomba”, que son los que la mayoría de medios incansablemente anunciamos, el régimen de transferencias tiene detrás una maquinaria de desolación e intereses económicos que no permiten pensar en los sentimientos o preferencias del futbolista.

Son innumerables los casos de jugadores que se han perdido en la penumbra del éxito y acaban tocando puertas en el draft sin el glamur que alguna vez los acompañó y con la necesidad de trabajar a costa de lo que sea.

Otros tantos son transferidos, incluso, ante la propia negativa del deportista como acaba de ocurrir con Edwin Cardona, quien ahora deberá encontrar un equipo en Europa, o si no, se quedará en la Liga MX, pero no con Monterrey, pues Rayados ya lo vendió a Pachuca, sin tomar en cuenta la opinión del atacante colombiano.

Y de estos casos hay miles. En su momento Ramón Ramírez pasó de Chivas al América, y el mismo Rafa Puente padre dejó a su amado Atlante para irse al América, con lágrimas en los ojos, como él mismo ha relatado.

El éxito en el futbol no depende de nombres, depende de hombres que juntos estén convencidos de que van a superar las adversidades. Chivas ya dejó muestra de ello y los Lobos BUAP también.

¿Hasta cuándo se respetará el punto de vista del futbolista? ¿Para qué existe el draft? ¿Por qué los directivos creen que gastar más es sinónimo de éxito? Parece sencillo adivinar: porque todo es un negocio ¿no?

Entonces no hemos encontrado la fórmula mágica para conseguir títulos, porque comprando jugadores a diestra y siniestra seguro que no es el camino. Y es que hasta hoy, Tigres y Monterrey siguen siendo equipos caseros, pero son los que más gastan. América, el equipo milloneta, ya no es el más grande con todo y el respaldo de Televisa, y Cruz Azul tiene casi dos décadas sin ser campeón, pero es de los primeros en comprar.

Los campeonatos y la gloria se trabajan en la cancha y se sudan en los entrenamientos. Basta con formar un plantel de personas convencidas, que desencadenen en grandes jugadores liderados por un técnico capaz de sacar lo mejor de ellos, y seguramente la recompensa llegará como consecuencia de todos esos factores.

El draft simplemente es un “mercado de piernas” sin escrúpulos que recompensa el ego de los directivos y que llena la canasta de ilusiones de los aficionados, pero seguro para la mayoría de los futbolistas no representa más que la delgada línea entre la necesidad y la pérdida de la dignidad.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo