El futbol femenil enamora: técnico de Chivas

El entrenador del Rebaño Sagrado habló en exclusiva con Publimetro sobre su experiencia en el balompié femenil y la adaptación a un vestidor de mujeres

Por Cesar Huerta

Es una experiencia completamente nueva. Hasta ahora, había dirigido a hombres. Pero hace más de tres meses, Luis Fernando Camacho recibió la instrucción: se encargaría del equipo femenil de Chivas. El técnico tomó el reto con optimismo. Y hoy disfruta plenamente luego de arrancar la histórica primera temporada de la Liga MX.

El entrenador atiende una charla exclusiva con Publimetro. Expresa de inmediato lo que más le ha llenado en lo que lleva al frente del equipo: “El futbol femenil enamora”. Explica que es mucho más noble trabajar con mujeres, pues no llegan “amañadas” a la cancha. No juzgan al estratega. Al contrario, le ayudan a llegar todos juntos a mejor puerto.

En el debut, el fin de semana pasado, Chivas goleó por 3-0 al Atlas. Y ahora, Camacho se abre para platicar de todo lo que envuelve al equipo femenil. Explica cómo es la convivencia de vestidor, la adaptación a la hora del regaño y la exigencia que su equipo cargará, por portar un escudo con tanta historia.

Para usted que estaba acostumbrado a dirigir hombres, ¿cómo ha sido la transición al futbol femenil?

— Con mucho aprendizaje. Un compañero me contó que nunca se lo esperaba y le tocó estar en la rama femenil, dentro de un colegio. Me decía “el día que tu dirijas, te vas a enamorar”. Yo lo juzgaba porque siempre aspiras a crecer en el futbol varonil. Ahora que me toca a estar acá, realmente te vuelves a enamorar del futbol por la nobleza que tiene el balompié femenil.

¿Es esa nobleza la principal diferencia que encuentra entre este deporte con hombres y con mujeres?

— Sí, es un futbol que no está amañado, obviamente. Tú agarras un chavo de Sub-20 o Sub-17, le pides hacer algo y a lo mejor ya te juzga. Las mujeres no estaban acostumbradas a entrenar. Ellas nada más se juntaban para jugar los domingos con sus amigas y ya. Pero al entrenar diario, ves su nobleza, te creen al 100 por ciento lo que les dices, no te juzgan, al contrario, te ayudan. Es un futbol más de apoyo.

De repente surgen dudas tan básicas como la misma convivencia en un vestidor entre mujeres y hombres del cuerpo técnico. ¿Cómo se maneja eso?

— Creo que todo viene de la familia. En casa tengo dos hijas y mi esposa, entonces a ellas (jugadoras), las trato como a mis hijas, como a mi señora. Tratamos de aprender porque es algo nuevo. Ellas están acostumbradas a algunas formas o maneras al estar en el vestidor. Y vamos adaptándonos todos. No es lo mismo porque en un vestidor de hombres, se están cambiando y tú estás ahí. Acá es diferente. Hace poco íbamos a Morelia (para un amistoso), íbamos en camión y llevamos chicas de 15 años. Entonces, a la hora de poner una película ya piensas también en que no la puede ver la niña de 15 y tenemos dos. Tenemos que andarnos poniendo de acuerdo. Es curioso, pero padre la experiencia.

¿En lo meramente profesional también ha tenido que adaptarse? ¿Es lo mismo regañar a un hombre que a chicas que en muchos casos son muy pequeñas de edad?

— Es una parte de adaptación. Hay que hablar con ellas y hacerles entender que uno cuando les llama la atención no es porque nos caigan mal. Es para que crezcan porque vimos un error. Es una adaptación mutua, porque si no estaban acostumbradas, deben adaptarse. Empiezas a conocer a las jugadoras: a cuál le tienes que gritar, a cuál le tienes que bromear, a cuál le tienes que exigir más. Las vas conociendo y empiezas a crecer con ellas, de la mano. Pero es la misma exigencia, el mismo trabajo. La única diferencia tal vez es en el vestidor.

Muchos entrenadores tienen lo que se llama “un técnico de cancha”, alguien que les ayuda con las instrucciones dentro del campo. ¿En ese sentido, qué tanto le apoya Tania Morales, la más experimentada del plantel de Chivas?

— Como dices, es nuestra “Rafa Márquez”, así lo podemos decir. Con ella estamos aprendiendo mucho. También tenemos a Miriam (García) que es seleccionada Sub-20 y también dentro de la cancha es de las que más habla, ubica y platica de cómo mejorar. Son nuestras referentes en cuanto a hablar dentro de la cancha. También son con quienes tratamos de comunicarnos porque muchas veces a ellas les hacen más caso.

El Guadalajara por su historia está acostumbrado a la responsabilidad de buscar siempre lo más alto. ¿En la rama femenil carga con esa misma exigencia o le dieron algún margen?

— Chivas en fuerzas básicas, desde la categoría más chica siempre trabaja pensando que tiene que estar en los primeros lugares. En Chivas femenil también nos dijeron que debemos estar en los primeros dos lugares. El margen es que tenemos que calificar. La exigencia es la misma con hombres que con mujeres, con niños. Es lo mismo. Con esa exigencia trabajamos.

Las chicas que son de la ciudad tal vez no tienen tanto problema, ¿pero a las que vienen de fuera ya logró hacerles entender lo que significa Chivas?

— Creo que ni las de aquí les ha caído bien el veinte de dónde están. Les comentaba que un chavo de escuela que juega en Sexta División, pues su ilusión es llegar algún día a Primera División. Y ahora la Liga máxima es esta. Unas pelaron los ojos y ahí te das cuenta que aún no se dan cuenta dónde están paradas. Entonces una chava que juega en la calle, ¿dónde aspira a estar? Pues donde están ellas. Que se den cuenta dónde están, lo que significa y la institución que representan. Nos sirvió mucho estar en la Final de Copa MX (que Chivas varonil le ganó al Morelia el semestre pasado), para que vieran la afición que hay y las que no se habían enamorado del escudo, terminaran de enamorarse.

No tener la misma difusión que el futbol varonil, ¿ha notado que de alguna manera desanime a las jugadoras?

— No. Ellas están contentas porque se creó la Liga, primero que nada. Tantas jugadoras que han picado piedra tanto tiempo. Ellas ahorita están en esa burbuja del enamoramiento de la Liga. Esa misma Liga llegará el momento para que la pasen en televisión, pero ahorita están contentas porque se creó. De ellas depende que en el futuro se pase por televisión, se juegue en los estadios y que la gente vaya a apoyarlas. Dependerá de la entrega de cada equipo y cada jugadora.

¿Por qué tardó tanto tiempo en crearse una Liga femenil en México?

— Es lo que todavía no entiendo. Quiero pensar que no había exigido la Federación algo. En el momento que exige ahí todos se pusieron las pilas. Qué bueno que se creó y ahora que está, hay que hacerla crecer todos juntos.

¿Cuánto tiempo cree que puede tardar en reflejarse dentro de Selección mexicana el beneficio que traerá esta Liga?

— Por ejemplo, yo digo que las jugadoras que son Sub-17 en este momento para cuando pasen a Sub-20 se verá realmente el crecimiento como grupo. Tres años, porque estarán compitiendo y tendrán ese roce.

¿Para qué estará Chivas en este primer torneo de la Liga MX femenil?

— Teníamos 35 jugadoras cuando llegué. Nos quedamos con 25. En la Copa Mx eran 19 y sólo quedaron 13. Ahí te das cuenta de lo que hemos reestructurado. Creo que llegaron jugadoras con mayor calidad y compromiso. Eso nos ayudará a cumplir el objetivo que es estar dentro de los dos primeros lugares. Vamos a hablar en la cancha.

 

Lo nás visto de Publimetro:

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo