Chivas, del cielo al infierno en menos de tres meses

El Guadalajara pasó de conquistar el título, el 28 de mayo pasado, a ser hoy último de la clasificación en el Apertura 2017

Por Cesar Huerta

Es un viaje de vértigo que nadie quisiera hacer: del cielo al infierno. Y Chivas lo hizo en menos de tres meses. Apenas el 28 de mayo pasado, Carlos Salcido levantaba la copa. La número 12 de Liga en la brillante historia del Rebaño Sagrado. Pero hoy, menos de tres meses después, es sotanero de la clasificación.

La derrota del sábado pasado como local, por 1-0 frente al Puebla, hundió al equipo dirigido por Matías Almeyda. Con apenas tres puntos luego de cinco fechas, el Guadalajara ocupa el puesto número 18 de la tabla. Suma las mismas unidades que Santos y Morelia. Por diferencia de goles, el cuadro rojiblanco es el peor del Apertura 2017.

Son preocupantes los números del actual campeón del futbol mexicano. Tras cinco jornadas disputadas, Chivas no conoce la victoria. Su cosecha es de sólo tres empates y dos derrotas que ha sufrido de forma consecutiva, ante Monterrey (4-1 como visitante) y Puebla.

El apartado de goles también habla de los problemas que vive el Guadalajara. Ha recibido ocho tantos y se ubica como la quinta peor defensiva del torneo. En la parte ofensiva, tiene sólo cuatro anotaciones: dos de Rodolfo Pizarro, una de Ángel Zaldívar y una de Jair Pereira. Es el tercer peor ataque de la Liga MX.

Así, Chivas ha hecho el viaje inesperado. El que nadie quisiera hacer: del cielo al infierno. Para abandonar el sótano de la clasificación, tendrá una oportunidad el miércoles, cuando visite a Santos, penúltimo de la tabla. Pero por ahora, nadie salva al Rebaño Sagrado de su vergonzosa posición.

Las razones

La pregunta, obviamente, flota en el entorno rojiblanco: ¿cómo un equipo puede pasar del título al sótano de la clasificación en menos de tres meses? En el caso de Chivas existen varias razones.

De entrada, la mala pretemporada. El Rebaño Sagrado no pudo trabajar con equipo completo. Dos de sus jugadores estuvieron en Copa Confederaciones. Otros cinco en la Copa Oro. Los primeros recibieron días de descanso después de su participación con el Tri. Y los segundo se integraron ya empezado el torneo. Así, el fondo físico del plantel es distinto en cada jugador. Falta emparejarlos.

Enseguida, la muy notoria baja de juego que atraviesan algunos futbolistas rojiblancos. Oswaldo Alanís perdió el puesto titular, luego de dos malas actuaciones. Edwin Hernández se ha relajado con la salida del equipo de Miguel Ponce, pues ahora no tiene competencia por el puesto. Carlos Salcido ha cometido errores inesperados para alguien de su experiencia. Ángel Zaldívar tiene poca profundidad. Carlos Fierro aporta muy poco por la banda. Y Orbelín Pineda regresó de la Selección Mexicana muy lejos del nivel que se le conoce.

Finalmente, las lesiones. Isaac Brizuela y Javier Eduardo López recién se han recuperado. Todavía no están en ritmo y su poco a porte afecta. De igual forma, la ausencia de Alan Pulido ha cambiado por completo el sistema ofensivo. No tenerlo en la cancha es algo que le pesa hoy en día a Chivas.

 

Contenido relacionado:

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo