Chivas nunca dudó en remontar para ser campeón

Miriam García y Priscila Padilla destacan la unión como el factor clave para que el Rebaño Sagrado consiguiera el título de la Liga MX Femenil

Por Cesar Huerta
Padilla y García vibraron con el título del Guadalajara. | MEXSPORT
Chivas nunca dudó en remontar para ser campeón

En Chivas nunca hubo duda. Las futbolistas rojiblancas hicieron historia la noche del sábado pasado, al conquistar el primer título de la Liga MX Femenil. Pero conseguirlo no fue sencillo. En la ida cayeron por 0-2. En la vuelta derrotaron a Pachuca por 3-2 para darle vuelta al global. Y Miriam García afirma que nunca dudaron en levantar la histórica copa.

“Fue una emoción impresionante. El mejor día de mi vida, no sé ni cómo explicarlo con palabras, es simplemente lo mejor. Cuando pitó el árbitro el final, demostramos que sí se podía. Para mí, ese momento fue la cumbre. De verdad, nosotras decíamos 'hoy damos la vuelta'. Todas lo sabíamos, lo sentíamos y gracias a Dios se nos dio”, explicó la rojiblanca a Publimetro.

Luego del partido de ida, el ánimo del equipo estaba derrumbado. En cuestión de días, el grupo supo sobreponerse. Las rojiblancas demostraron su fortaleza mental. “Nos levantamos como lo hemos hecho desde el inicio, como familia. Dijimos que como familia nos teníamos que apoyar en las malas y nos teníamos que levantar. Nunca hubo dudas, al contrario: sabíamos que íbamos a lograr la remontada. Estábamos convencidas todas”, añadió García.

Por su parte, Priscila Padilla también platicó en exclusiva con Publimetro y destacó la unión que existe en el Guadalajara. “Se me erizaba la piel al escuchar el grito de 'Chivas, Chivas'. Estoy muy feliz. El corazón, las ganas que teníamos de ser campeonas y la unión fueron las claves que nos sacaron adelante. El que no creyeran en nosotras y llegar hasta donde lo hicimos es algo que nos hace sentir orgullosas. Queríamos que se dieran cuenta que valemos la pena y lo logramos”, afirmó.

La defensora central de Chivas llegó hasta las lágrimas al escuchar el silbatazo final. Fue una noche que vivirá para siempre en su memoria. “Cuando se acabó el partido fue cuando realmente exploté de alegría, en llanto. Fue una emoción muy bonita, algo por lo que estuvimos trabajando todo el torneo y ha dado resultados. Estábamos en casa y con la gente que nos quiere, nuestras familias. Sabíamos que les debíamos responder de buena manera”, concluyó Priscila Padilla.

 

Contenido relacionado:

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo