'El jugador actual está sobreprotegido': Joel Sánchez

Joel 'Tiburón' Sánchez confiesa que le duele el mal momento que vive Chivas, pues después del doblete en el Clausura 2017, esperaba que el equipo fuera un protagonista constante

Por Cesar Huerta

Fue campeón con la camiseta rojiblanca en el Torneo Verano 1997. Fue parte de aquella generación que bordó la décima estrella en la camiseta del Guadalajara. Por eso, se siente identificado con los colores y, como a cualquier aficionado, le duele lo que está pasando con Chivas.

Joel “Tiburón” Sánchez hace un amplio análisis de lo que sucede con el Rebaño Sagrado. Ve falta de identidad, no sólo en el Guadalajara sino en todo el mundo, pues los jugadores ya no duran tanto tiempo con un club. Y llega a otra conclusión: el futbolista actual está sobreprotegido, pues en tiempos de crisis no da la cara.

¿Qué habrá pasado para que alguien que gana Liga y Copa ahora esté así?

— La verdad es raro. Hablando exclusivamente como aficionado, me duele la situación que vive el equipo, la frustración que siente tanta gente que estamos al pendiente de Chivas. Me gustaría verlo en otras circunstancias, me gustaría verlo candidato en la Concacaf ahora que va arrancar, verlo puntero en la Liga, ver a seis o siete muchachos candidatos en la Selección, casi firmes para el Mundial. La situación está complicada y me parece que ahorita lo que más se necesita es el apoyo.

Como alguien tan identificado con Chivas, ¿qué sientes cuando ves al equipo en los últimos lugares?

— Es complicado… yo veo todos los partidos, dejo de hacer lo que sea por ver los encuentros, ya sea en el estadio, que me encanta ir, o por televisión cuando juegan de visita. Siempre estoy pendiente desde que salí hace 15 años y siempre lo estaré hasta que tenga memoria.

¿Es triste, da coraje o cuál es la sensación?

— Es raro, la verdad se me hace atípico. Hasta cae uno gordo cuando habla y dice “ah en mis tiempos”. Pero nosotros jugábamos y podíamos perder, pero la gente veía desquitar lo que pagaba por el boleto. Un equipo que se mataba con una idea de juego muy clara, un equipo que dejaba la piel en la cancha, hasta la última gota de esfuerzo y sudor. Eso la gente no te lo recrimina, es fecha que todavía lo siguen valorando.

¿Se defendía la camisa de una manera distinta en esa época?

— Son otros tiempos, la verdad que el futbol evolucionó totalmente, ya no hay tantos jugadores con identidad. Ahorita juegan dos años a lo mucho y ya están arrancando para otro lado, son contaditos los que duran más de tres años. Entonces, ya el futbol es otro, se maneja totalmente diferente. El jugador me parece que está mucho más expuesto, pero también mucho más protegido. Se habla cuando la directiva quiere, está demasiado sobreprotegido creo yo, sobre todo ante los medios. Ahorita me preguntas y yo contesto, como me preguntaban antes cuando jugaba, respondía porque la gente quiere saber lo que uno siente en una situación positiva y también en las negativas. Quiere saber qué responsabilidad asumes. a la gente le gustaría saber de viva voz qué es lo que piensan cada uno d ellos jugadores. No que hable uno por todos.

¿En tiempos complicados como el que atraviesa Guadalajara te parece que es cuando más debería dar la cara el futbolista?

— Son otros tiempos, está mucho más controlado el tema de las conferencias de prensa, las entrevistas, hay que hacer cita, cosa que antes no pasaba. Uno salía del juego y con gesto de enojo, frustración o con malestar, tenías que salir a dar la cara. Se acababa el partido y ya te estaban metiendo el micrófono. Tenías que asumir esa responsabilidad que me parece te hace forjar el carácter.

Cuando los veíamos a ustedes jugar, sabíamos que a veces el futbol no alcanzaba, pero se mataban por esa camisa. ¿Tener mayor identidad en el plantel ayudaría a remediar algo lo qué pasa en Chivas?

— Pero sin duda. La gente pagaba por ver a Camilo (Romero) que era durito, era mi compañero y yo dormía con espinilleras, imagínate, era “leñador”. La gente que pagaba un boleto por ver a Camilo sabía que se iba tirar tres veces de la tercera cuerda, que iba sacar una de la línea y que se iba a matar. Independientemente del resultado, la gente desquitaba cada peso que pagaba.

¿Hoy cuántos futbolistas en el Guadalajara que tengan esa identidad y que se partan el alma por los colores?

— No, es que es complicado, ya es etiquetar a uno o dos y se me haría irrespetuoso. Te hablo del futbol en general, en el mexicano son cinco o seis jugadores los que tiene más de cuatro o cinco años en algún equipo. Eso ya es identidad. Llegas a Chivas y te enamora por su afición, es el equipo con más arrastre, más convocatoria de medios y te enamora. Es un equipo mágico, pero yo lo entiendo y parece que falta hacerlo entender a toda la gente.

Chivas alcanzó la cima con un doblete y ahora pelea la zona baja. ¿Qué pasa con el futbolista mexicano después de un éxito? ¿Será que es verdad lo que muchos dicen: que el jugador nacional se conforma con poca gloria?

— Pues desgraciadamente tienes que darle la razón a la gente que tanto menciona esto. Yo no estoy de acuerdo, pero con estas actitudes les das la razón. ¿cómo debates esa opinión si con las actuaciones demuestran otra cosa. Acaban de ser campeones de Liga y Copa, el Mundial a la vuelta de la esquina, lo normal sería “me mato por ir al Mundial”, por ser bicampeón, por estar ahí de nuevo en el escaparate. Pero desgraciadamente fue al revés, totalmente lo opuesto y es fecha que todavía no se ve un repunte del equipo.

LO MÁS VISTO EN PUBLIMETRO TV

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo