Estilo de vida

Sugar dating ¿prostitución o sólo otra forma de relacionarse?

El 67% de los sugar daters tiene una relación tradicional a la par sus otras citas y en la mayoría de los casos sus parejas no lo saben

Por Ana Cecilia Arce

Los términos sugar dating, sugar baby, sugar daddy, sugar mama o boy toys, no son nuevos; sin embargo, no dejan de causar polémica entre quienes no pueden creer que una persona joven se relacione con alguien mayor sin que haya amor de por medio, y quizá bienes materiales que no se reducen a sólo dinero.

A nivel mundial, Sugar Daters cuenta con más de 250 mil perfiles y aunque tiene poco tiempo que comenzó a funcionar en México, es una de los países que más crecimiento han registrado, con cuatro mil perfiles hasta el momento.

Cifras de la plataforma refieren que en nuestro país hay 10 perfiles de mujeres que buscan ser sugar babies por cada perfil de hombre.

Bea y Reina, como llamaremos a nuestros testimonios que pidieron anonimato, son dos sugar babies mexicanas que hablaron con Publimetro para compartir su experiencia ligando con hombres mayores.

¿Qué es el sugar dating?

Son relaciones entre una persona mayor y una joven, pueden ser heterosexuales u homosexuales y existe un acuerdo de beneficio mutuo.

Además, la persona mayor espera el cariño y la vitalidad de su contraparte y la persona joven puede esperar solvencia económica o vivir experiencias que una persona de su edad no puede ofrecerle.

En entrevista para Publimetro, el danés Rikki Tholstrup Jørgensen, fundador de la plataforma Sugar Daters, mencionó que estas formas de relacionarse no son nuevas y tampoco son tan diferentes a un matrimonio convencional en el que también puede existir un contrato que define previamente cláusulas y beneficios para ambas partes.

Sugar Daters es una plataforma en la que mujeres jóvenes buscan a hombres maduros que les puedan ofrecer abiertamente algún beneficio a cambio de su compañía; sin embargo, la forma en que se terminan relacionando no es precisamente distinta al de otro tipo de citas.

“Si en un bar un hombre paga por los tragos y la mujer está coqueteando con él, eso es también un acuerdo de beneficio mutuo, casi toda forma de cita tiene estos acuerdos pero Sugar Daters es el único que es explícito con eso”, dijo el empresario.

 

No siempre hay sexo de por medio

Bea vio un video que hablaba sobre lo que era el sugar dating, buscó el portal SugarDaters para registraste y así comenzó a conocer a hombres con solvencia económica y mucho mayores que ella.

Sus razones fueron: que no tenía los medios suficientes para poder estudiar en la escuela de paga que ella eligió para formar su profesión, además que vivir sola, pagar una renta y solventar todos los gastos que esto implica.

“Yo vivía en Sonora, me vine a estudiar a la ciudad y fue todo ese cambio de tener que rentar sola y enfrentar todos esos gastos como de renta, pagar colegiatura, transportes, lo que me motivó a registrarme”, dijo la joven.

Al momento de registrarse Bea tuvo que subir fotos, escribir sus gustos y la cantidad de dinero que estaba buscando recibir.

Después de crear el perfil, los mensajes comienzan a llegar, ahí ella selecciona quién le interesa, la segunda etapa es agregar a su sugar date a WhatsApp para conocerlos mejor y ver si hay "química", entonces se puede concretar una cita.

Actualmente Bea tiene tres sugar dadies, sus edades van 47 a 55 años, y en general los ve dos o tres veces al mes ya que viajan mucho, pero aunque se vean poco, sabe que cuenta con ellos cuando necesite apoyo económico.

Ella describe sus citas como las de una pareja común, salir al cine, ir a comer, ir de compras, ir a beber un trago;  acostumbran platicar por mensajes y ambos procuran llevarse bien, sin embargo, asegura que para ella, y seguramente también para ellos, no hay enamoramientos.

Al preguntarle qué opina acerca de que mucha gente ve mal este tipo de práctica, ella comentó que la mayoría de las personas piensan que es un tipo de prostitución, pero no es así, no siempre hay encuentros sexuales con los sugar dadies y al final ellas tienen la elección de hacerlo o no.

Reina no sólo busca dinero

Reina también platicó cómo fue que llegó a ser sugar baby: ella tuvo una relación duradera con un hombre mucho mayor que ella, después de las dificultades decidieron terminar, pero ella decidió buscar a un hombre similar, mayor y con solvencia económica.

“Yo tenía la curiosidad de saber realmente qué era ser una sugar baby y es así como empiezo a buscar páginas en internet”, dijo.

Ella actualmente sólo tiene un sugar daddy y no busca tener más, ya que le interesa un poco más la atención, pues aunque sabe que no puede ser una relación formal, prefiere no salir con otros.

Reina conoció a su actual sugar daddy en el gimnasio en dónde ella va, él es el dueño del negocio y después de varias miradas y coqueteo, comenzaron una relación.

Dentro del gimnasio están mucho tiempo juntos y varios saben que tienen algo, pero por fuera pocas veces se ven, ya que él es casado.

A diferencia de Bea, Reina dice que nunca le expresó a su sugar daddy reglas o algún tipo de convenio, pasando el tiempo ella comenzó a marcar limites y quedaron en un acuerdo y han estado juntos poco más de un año.

Al hablar sobre el porqué cree ella que la gente lo ve con malos ojos, afirma que así seguirá siendo, que para las personas es difícil entender que una mujer tan joven quiera estar con hombres mucho mayores.

Un panorama desde la psicología

En entrevista para Publimetro, Claudia Rodríguez Acosta, psicoanalista, nos comentó que a pesar de que cada caso es único y no se puede generalizar, ella observa que este tipo de relaciones surgen por la falta de capacidad para manejar la frustración.

“Son relaciones de ensueño que no se pueden sostener por mucho tiempo, y si duran, es porque se ven poco. Es otro tipo de relación pero no me parece que haya un vínculo, que se pueda dar la cercanía afectiva, la tolerancia, son relaciones en donde no hay frustración, nos llevamos bien, hay un intercambio y una satisfacción de necesidades” dijo la psicoanalista.

La especialista augura que este tipo de relaciones van a ser cada vez más comunes porque en la actualidad las personas toleran menos los defectos de la pareja. Por otra parte, el ser humano está olvidando cómo manejar la frustración, ser paciente, enfrentar los problemas de pareja o económicos y termina buscando una satisfacción sin mucho esfuerzo.

“Es otro tipo de relación, mientras no dañen a nadie, mientras no haya maltrato o sometimiento, no podríamos decir que esté mal, son adultos que hacen un convenio” opinó sobre el tema.

Las cifras según el portal Sugar Daters 

-El grupo de edades más numeroso en la comunidad de Sugar Daters es el más joven que va desde los 18 a los 31 años de edad (42%), seguido por el grupo de 31 a 45 (37%), después el de 46 a 55 (17%) y el más pequeño es el de mayores de 56 (4%).

-La mayoría de ellos son solteros (74%) y divorciados (6%), pero 20% está casado (y 43% tiene hijos).

-De hecho, 67% de los sugar daters tiene una relación tradicional además de sus actividades de sugar dating y 87% de sus parejas tradicionales no lo saben.

-El 70% busca relaciones casuales, 21% aventuras y 9% una relación seria.

-En la página Sugar Daters en México hay 10 perfiles de mujeres que buscan ser sugar babies por cada perfil de hombre.

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo