“Tomás Boy tiene la oportunidad de levantar a Chivas”: Fernando Quirarte

El “Sheriff”, quien fue jugador y entrenador tanto del Guadalajara como del Atlas, habla en exclusiva con Publimetro sobre el Clásico Tapatío

Por Cesar Huerta

Cuando se trata del Clásico Tapatío, Fernando Quirarte es una de las voces más autorizadas. Fue jugador y entrenador tanto de Chivas como del Atlas. Es declarado rojiblanco, nunca ha ocultado que el Rebaño Sagrado es el equipo de sus amores y por eso, espera que su equipo encuentre buena fortuna este sábado frente a los Zorros.

El “Sheriff” atiende una charla exclusiva con Publimetro en la que recuerda los Clásicos que le tocó vivir, relata cómo fue que siendo símbolo de Chivas terminó vendido al Atlas y además expresa su confianza en que el actual técnico, Tomás Boy, todavía tiene posibilidades de levantar al Guadalajara, a pesar de que ya se cuestiona su continuidad.

 

Conoces esta rivalidad desde niño, jugaste con ambas camisetas, dirigiste a los dos equipos. ¿Por qué crees que es tan importante el Chivas-Atlas?

— Tuve la oportunidad de vivirlo de jugador de los dos lados, de entrenador de los dos lados y la verdad sí sé lo que que se siente, lo que vive la gente, la pasión desde chico. Es un Clásico muy viejo, muy añejo, más viejo que el América-Guadalajara. Es importante porque es el partido de la ciudad, de Jalisco prácticamente. Mucha gente lo compara con el Tigres-Monterrey, el otro día le preguntaban a Tomás (Boy) y él que lo vivió dice que este lo siente más. Hoy lo va a vivir por el lado de Chivas. Yo lo viví intensamente, sabiendo la importancia que revestía. Tuve dos Clásicos con primos, con Sergio Quirarte primero, que jugó con Atlas y Tecos. Después con Israel Gutiérrez y mira como son las cosas, no me gustan las apuestas, pero entre primos cosas tan sencillas como una comida, lo hacíamos. Desde ahí se ve la rivalidad entre la gente, los mismos medios, unos que son chivas, otros que son del Atlas. Lo más importante es la gente, cómo vive la Fiel del Atlas y la porra que es inmensa de Chivas. Estoy convencido que habrá más aficionados de Chivas que de Atlas, en el Jalisco sí se divide. Tengo muy bonitos recuerdos, hice gol de Guadalajara contra Atlas y con el Atlas contra Guadalajara. Son cosas que ahí quedarán en el recuerdo.

 

¿De todos los Clásicos que te tocó vivir, cuál se te quedó más grabado?

— Te soy sincero, soy bien desmemoriado, pero cualquier Clásico… no puedo acordarme cuántos fueron, tendría que meterme a buscarle. Jugué más con Chivas que con Atlas, porque sólo estuve dos años. En el primer Clásico después de que salí de Chivas, que me pude ir a la UdeG, pero al final me fui al Atlas, el primer partido que me tocaba era contra Chivas, increíble, en el Estadio Jalisco. Y me expulsaron, primero expulsaron a Benjamín Galindo y después a mí en una barrida con el “Chepo” de la Torre que hizo más teatro que nada (risas). Me acuerdo la rechifla monumental, pero son gajes del oficio. Llegué a ser entrenador del Atlas, me fue muy bien, calificamos con 32 puntos y en Liguilla nos eliminó el Monterrey que terminó campeón. Decirte con cuál me quedo sería muy complicado.

 

Eres abiertamente rojiblanco y fuiste campeón con Chivas, ¿qué significó para ti ponerte la camiseta del Atlas y cómo fue que un símbolo del Guadalajara fue traspasado a ese equipo?

— Sí, lo que pasa es que en ese tiempo ya estaban empezado a cambiar las cosas. Tú sabes que uno como deportista profesional y eso lo traslado a los medios, a ti mismo o a cualquiera, puedes estar en una estación o en otra, porque siempre buscas un objetivo, una mejora económica, buscas asegurar tu futuro porque sabes que en cualquier momento puedes tener una lesión y quedas incapacitado para volver a trabajar en el futbol. En mi caso, cuando se presenta esa oportunidad, fui orillado, sí fui orillado porque yo venía de ser campeón… qué bueno que aprovecho para contar esta historia. Además de ser campeón, venía de un Mundial y sentía que era el momento en que podía cobrar mejor de lo que había hecho en los 10 años anteriores. Lógico, cuando pido un incremento se me niega por parte de Marcelino García Paniagua, que en paz descanse. Se me niega ese incremento y me ponen transferible. Resulta que empieza a haber algunos equipos que empiezan a buscarme. Gracias a Dios, me empiezo a cotizar, hablé con Monterrey, Cruz Azul, apareció Atlas, UdeG. Me llamó mucho la atención la oferta de Atlas y creo que también a Chivas. Era el momento en que podían recuperar algo de lo que habían gastado en mi formación y en muchas cosas, eso quiero pensar. Cuando se llega el momento de dar el sí, Chivas da su anuencia y yo también porque era una oportunidad para mí, si no para asegurar mi futuro, sí para que en el aspecto económico mejorara sustancialmente. Por supuesto sabía el riesgo que eso conlleva, después de tantos años en Chivas, ir al odiado rival, pero hay veces que tienes que pensar en tu familia, en tus hijos, en ti mismo y accedí. Mira, a final de cuentas, la gente lo entendió porque después fui entrenador de Atlas y cuando jugaba contra Chivas la gente me respetó. Eso para mí fue lo más valioso.

 

Ese salto lo hemos visto por ejemplo con Omar Bravo, pero él no fue directo de Chivas a Atlas. ¿Para ti que sí lo viviste de esa forma, fue complicado?

— Sí por supuesto que cuesta trabajo, por supuesto. Omar se lo ganó con goles y eso es lo más importante, si tú sigues siendo profesional con cualquier camisa, siempre serás bien recibido. Caso contrario cuando llegas y tratas de hacer otro tipo de cosas que no te corresponden, claro que serás recriminado. Ahorita tenemos el caso de Peralta que desgraciadamente no ha podido meter gol, pero te aseguro que en el momento que meta gol con Chivas, las cosas van a cambiar para él. Pero ha servido para otro tipo de cosas, para liderar el vestidor, para aconsejar a la gente joven. Un emblema del América que está en Chivas, tampoco lo podrías entender. Por supuesto que me costó trabajo asimilar el cambio, pero ya estamos en otra época. El romanticismo claro que seguirá, pero uno como jugador profesional debe tener otro tipo de situaciones.

 

¿Cuál viviste con más intensidad, el Chivas-América o el Chivas-Atlas?

— Es que son muy diferentes porque el Chivas-Atlas es más que nada la “guerra civil” porque es a nivel ciudad. Y el otro es nacional, es un Clásico, pero fue creado. Este es el más añejo, pero a nivel local. El otro abarca muchas más cosas porque es a nivel nacional, por el emporio que tiene detrás este equipo. Si nos remontamos a la historia, fue creado precisamente porque Chivas era el equipo del pueblo y se necesitaba un contrapeso, por eso surgió el América, el equipo de los “millonetas”. Le dan más difusión a ese Clásico y crea más expectación por la cantidad de seguidores que tienen Chivas y América. Te puedo decir que son dos Clásicos muy diferentes que no los podemos comparar.

 

¿Ves a alguien favorito para este Clásico, independientemente de que en esta clase de encuentros todo puede suceder, sin importar lo que diga la tabla?

— Los números son una realidad. Si vamos a los números, por supuesto es una realidad que Atlas llega con más puntos que nosotros, pero si se gana nos ponemos muy cerca. Eso es lo importante de un Clásico, se puede decir que está mejor en la tabla el Atlas, pero futbolísticamente, después del partido contra Cruz Azul, Chivas me ha dado a pensar, siento que puede conseguir el triunfo. Es un Clásico y lo saben los jóvenes de los que tendrá que echar manos Tomás Boy porque hay lesionados. Espero que puedan hacer bien las cosas y yo la verdad veo un Clásico parejo.

 

¿Este Guadalajara de Tomás Boy crees que tiene solución con él en la banca o ves complicado que pueda enderezar la nave?

— Todo va a depender de estos partidos que vienen. El calendario es muy complicado para Chivas y solamente los resultados lo podrán decir. Yo creo que si saca buenos resultados, por supuesto que le tengo confianza. Él comentó que lleva siete partidos en el banquillo y es un proceso. A mí lo único que me llama la atención es por qué a un mexicano no lo apoyamos con procesos completos y a los extranjeros sí. Se exige mucho estando en un equipo como Chivas, es muy complicado, pero creo que Tomás tiene la oportunidad de levantar a Chivas. Va a depender de los dos resultados que vienen.

 

Lo más visto de Publimetro TV:

 

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo