“La grandeza de Chivas nunca está en tela de juicio”: Antonio Rodríguez

El portero ha ganado madurez tras salir del equipo dos veces y en charla con Publimetro, se dice feliz porque está en el arco que desde niño soñó defender

Por Cesar Huerta

La madurez es notoria. Vive su tercera etapa con el Rebaño Sagrado y el salir del club le ha permitido verlo hoy desde otra perspectiva. Antonio Rodríguez sabe que no es el mejor momento en la historia del Guadalajara. Tras dos años hundido en la mediocridad, hay incluso quienes cuestionan la magnitud de este equipo. Pero el arquero lo tiene muy claro: “La grandeza de Chivas nunca está en tela de juicio”.

El portero rojiblanco atiende una charla exclusiva con Publimetro después del entrenamiento, en Verde Valle. Habla de su regreso al club, de la madurez adquirida fuera del mismo, del sueño que desde niño tuvo y que hoy cumple al defender el arco del Club Deportivo Guadalajara. Ahora se encuentra en una etapa distinta: anhela gloria colectiva, más que personal.

 

¿Cómo te has sentido en el regreso al Guadalajara, de donde ya te ha tocado salir dos veces?

— Creo que una etapa diferente en mi vida, una etapa donde, es cierto, vengo de nueva cuenta a estas instalaciones y a este club donde me formé, donde estuve toda mi infancia, pero con un diferente aprendizaje, con un diferente bagaje, con un año futbolístico totalmente diferente el que pude tener en Lobos y con un reto mucho más grande que el que alguna vez tuve aquí en Chivas. Vengo con un compromiso muy grande, con el deseo de obtener buenos resultados, primeramente colectivos y después en el tema individual. Vengo con una mentalidad trabajadora, que vengan altas o bajas, quiero seguir creciendo como persona, como ser humano y por supuesto como jugador.

 

 

¿Qué te ha enseñado el estar en dos etapas fuera de Chivas?

— Que hay que saber vivir el día a día, que hay que valorar el día a día y que hay que ganar cada día. No puedes dejar pasar tiempo, mucho menos en esta institución. No puedes esperar a que las cosas caigan y que la oportunidad que tal vez soñaste, esperes a que te llegue. Tienes que trabajar cada día en lo que tienes en las manos, Dios me ha enseñado que cada día tiene su propio afán y yo trabajé de esa manera. En Tijuana, independientemente de si jugaba o no, yo trabajaba para prepararme por si me llegaba. Mi otra etapa en Guadalajara, lo mismo; en León, lo mismo y en Lobos que tuve la oportunidad de jugar, mi enfoque era el mismo. En ese aspecto, no cambié, siempre trabajé para ser el mejor arquero, el mejor ser humano. Gracias a Dios se dieron buenos resultados por allá y esa es mi misma mentalidad aquí en Chivas. Hoy no me puedo enfocar en el año 2021, sin antes vivir el día de hoy.

 

¿Estar lejos del Guadalajara te ha hecho darte cuenta de algo que no conocías del equipo?

— Más allá de darme cuenta de Chivas, uno aprende lo que es su persona por dentro. Eso yo lo aprendí, lo valoré porque yo no sabía si iba a volver o no. Créeme que yo no lo imaginaba a la mitad del torneo pasado, con Lobos, el estar acá. Aprendí a conocerme a mí mismo y a saber que el club que esté defendiendo, lo voy a defender con todo lo que tengo. Por supuesto que uno al estar aquí en Chivas, el estar en un estadio lleno, el ambiente que tenemos en los partidos de local, los recibimientos que tenemos en las diferentes ciudades de visita, claro que sabes que estás en otro lugar. Claro que sabes el impacto que tiene un buen despeje, un gol a favor o un gol en contra. Eso es algo muy bello, es algo que por supuesto uno se da cuenta estando fuera, pero más allá de qué te das cuenta que hay o no en Chivas, te das cuenta de quién quieres ser. Tienes que hacerte una coraza muy fuerte para saber vivir con puro mexicano, con extranjeros, para saber sacara resultados, estar en diferentes situaciones. En Lobos teníamos una problemática del descenso muy fuerte, nadie te echaba una mano, tú eras el apuntado para descender y tenías que remar contracorriente. Entonces, cada circunstancia me ha enseñado cosas diferentes y hoy por eso vengo de una manera distinta al Guadalajara.

 

¿Qué diferencias encuentras entre un vestidor de puros mexicanos y uno donde convives también con extranjeros?

— Creo que son diferentes mentalidades. Uno, por supuesto, siendo mexicano aquí tienes un entendimiento completo de todos los chistes desde la infancia, la ética de trabajo que tenemos los mexicanos, nuestras costumbres, nuestra manera de comer, nuestros horarios. En esos aspectos, uno fluye de una manera más sencilla, pero créeme que he aprendido de extranjeros también de una manera increíble. Me ha tocado convivir con grandísimos extranjeros, que vaya que les he aprendido muchas cosas. Aquí como mexicanos tenemos que defender este escudo, somos uno de los únicos clubes, se me viene a la mente sólo el Athletic de Bilbao, que tiene sólo gente de su país. Tenemos que aprender a valorar eso y tenemos que defender, como si estuviéramos defendiendo a México.

 

“La grandeza de Chivas nunca está en tela de juicio”: Antonio Rodríguez Foto: César Huerta

 

¿Hoy después de varios fracasos deportivos, hay quien cuestiona la grandeza de Chivas, cómo crees que sostiene la grandeza de este club?

— No, no. Creo que la grandeza de este club nunca está en tela de juicio, por el movimiento tan grande que genera. Si Chivas va bien o va mal, se va a hablar de Chivas y eso es punto y aparte. Otra cosa diferente si me hablas de resultados recientes o de éxitos recientes, son temas aparte. Considero que la grandeza de este club jamás estará en tela de juicio porque, hombre, si le preguntas a 10 mexicanos: dime cuatro clubes de los cuales quieres estar enterado en el día a día, en los 10 está Chivas. Entonces, creo que eso nunca está en tela de juicio. Por supuesto que estamos trabajando para que los resultados se den, para que la gente cada día se conecte más, para que crean mucho en este proyecto y por supuesto seguir siendo un buen ejemplo para los jóvenes y demostrar que los mexicanos podemos en una Liga llena de talento.

 

¿A esa gente que ahora duda, qué les podrías decir para explicar a qué se debe la grandeza de este club?

— Sólo observa, es todo lo que tienes que hacer. No te puedo describir la grandeza de Chivas en palabras, porque me van a hacer falta, no te lo puede describir un partido porque te va a hacer falta, no te lo puede describir a lo mejor una atajada de Oswaldo Sánchez, un gol de Omar Bravo, una atajada de Calderón, hombre, no hay manera de explicarlo. Simplemente, observar lo que es esta institución, observar lo que mueve en las calles, observar cuando vamos de visita lo que se mueve en el hotel de concentración. Somos un equipo que donde vayas eres local, eso es algo muy raro de ver. Si la gente lo cuestiona o no lo cuestiona, cada quién tiene su punto de vista, pero yo creo que nunca está en tela de juicio la grandeza del Guadalajara.

 

Este es un equipo capaz de cambiar el ánimo de mucha gente, dependiendo si gana o pierde. ¿Qué crees que significa el Guadalajara para la sociedad mexicana?

— Yo creo que significa algo muy íntimo, una raíz, un gusto, una razón, no sé, me faltan palabras. Ni en un diccionario pudiera describírtelo bien, pero yo creo que es un símbolo para todos los mexicanos, para la gente no sólo de Guadalajara, sino de todo el país. Para los aficionados de Chivas es saber que es aquí donde perteneces, que estás apoyando un equipo y que eres parte de un equipo de puro mexicano, que eres parte de un equipo que intenta demostrarle tanto a propios como extraños que el mexicano puede. Creo que eso es algo muy bello, no sólo en el área futbolística, sino que lo podemos demostrar afuera en las calles, en nuestros gobiernos, en nuestras presidencias, en las diferentes áreas donde podamos competir.

 

¿Sé que como profesional te entregas igual por el club que te dé trabajo, pero qué hace diferente al arco del Guadalajara?

— Es sencillo: que toda mi infancia estuve aquí en el Guadalajara, que toda mi infancia amé a este equipo y que toda mi infancia soñé con estar en el arco de Chivas. Por supuesto, soy alguien que esté donde esté voy a dar lo mejor de mí e intentaré dar los mejores resultados. Eso no va a cambiar en mí, pero por supuesto que hay algo que te mueve por dentro, no lo sabes explicar y es que desde chico uno siempre ha querido estar acá. Eso fue parte importante para la decisión de volver al Guadalajara. A lo mejor sueno romántico, pero desde niño siempre soñé estar en este arco. Eso es algo que no se escribe, pretendo hacerlo muy bien no sólo por un torneo o dos, ni por un año o dos años, quiero hacerlo bien por mucho tiempo y demostrar que en mí está la respuesta correcta en la portería.

 

Por ese arco que siempre soñaste pasaron leyendas como Oswaldo Sánchez, el “Tubo” Gómez, “Zully” Ledesma o el “Cuate” Calderón. ¿Es parte de tus sueños el dejar tu nombre en la historia junto a esa clase de personajes?

— No, mira, creo que esa respuesta te hubiera dado el “sí” a ojos cerrados en mi primera etapa, cuando tenía 20-21 años. Hoy, a mis 27 años, más allá de enfocarme en la grandeza de “Toño”, más allá de enfocarme en que quiera ser un portero de época, que mi nombre quede escrito… por supuesto que uno sueña con estar ahí, pero mi enfoque real no es ese. Mi enfoque real es dar lo mejor de mí, procurar títulos para esta institución, es tener éxito personal y éxito colectivo. Y más allá, dejar una linda huella en la gente, que vean en mí un hombre que es un buen ejemplo para los jóvenes. Que vean en mí un portero comprometido, un portero que sí sueña en grande, que sí vive con planes a largo plazo, pero me importa mucho el día de hoy. Sé que cada día quiero ser la mejor versión de mí. No estoy enfocado en buscar ser el próximo “Cuate” Calderón o “Zully” Ledesma porque ellos marcaron su historia y nadie va a cambiar lo que ellos hicieron. Pero sí que en esta etapa de “Toño” Rodríguez quede un legado, un sello bonito para la gente y que sea algo diferente, que vean en mí a alguien que trabaja día a día.

 

“La grandeza de Chivas nunca está en tela de juicio”: Antonio Rodríguez Foto: César Huerta

 

Eres un hombre creyente y mucha gente critica que se meta a Dios en este tipo de cosas. Por eso te pregunto, en tu opinión ¿cuál es la importancia que tiene Dios en el futbol?

— Creo que más que en el futbol, es en el tema individual, porque Dios se fija en uno, Dios se fija en ti. A mí me ha dado, soy toda la enseñanza de Dios de cómo vivir. Y eso yo lo vivo reflejado en cada entrenamiento. Yo tengo instrucciones, leyes que Dios te dice y Dios te da. Que si las pones en práctica te va a ir bien. Dios te dice que trabajes, que seas esforzado y que seas valiente, cosas que tenemos que hacer en la cancha, cosas que tenemos que hacer en la sociedad. Que tienes que ser honesto con tu trabajo, que tengo que dar la milla extra. Son principios, tal vez no como la gente pueda pensar que se te va aparecer volando un ángel, no, no. Es algo práctico, es algo sencillo y son los valores que Dios te enseña a través de la Biblia, los valores con los que Dios te guía y la forma en la cual tienes que vivir. Lo pones en práctica dentro del campo y lo he experimentado, he jugado de una manera diferente, me he sentido de manera diferente. Sé que en las buenas tengo que mantener una ecuanimidad y en las malas la tengo que mantener también. Sé que él está en control de todos los momentos, así que para mí ha sido el mejor camino, la mejor decisión de mi vida y espero poderle transmitir eso a la gente, que pueden venirte buenas, malas, puede venirte el golpe más duro de tu vida, puede venirte el mejor aplauso y tienes que seguir. Dios me ha enseñado eso y creo que juega en ese aspecto un rol muy importante, más allá del futbol, Dios lo que busca es nuestros corazones, nuestra vida. En ese sentido, “Toño” intenta ser un portero y mostrar un ejemplo ante la sociedad de cómo puedes ser buen hijo de Dios.

 

Lo más visto de Publimetro TV:

 

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo