Cristiano Ronaldo cumple 35 años: Descubre el motivo por el que no toma alcohol

Un trauma de la niñez hizo que Cristiano Ronaldo determinara no tomar ni una gota de alcohol. Descubre la triste historia.

Por Humberto Perozo

Cristiano Ronaldo llega este miércoles a los 35 años de edad. El nacido en Funchal, Portugal, una auténtica máquina, no toma alcohol: te contamos el triste motivo por el que no lo hace.

Hijo de María Dolores y José Dinis Aveiro, Cristiano Ronaldo fue bautizado así por la admiración de sus padres a Jesucristo y al presidente de Estados Unidos de aquel entonces, Ronald Reagan.

Su padre era jardinero y utilero, su madre trabajaba limpiando casas.

Una dura realidad para Cristiano Ronaldo

Pero el grave problema de José Dinis era la bebida. Cuenta Michael Part en su biografía sobre CR7, que el papá gastaba lo poco que ganaba en alcohol.

Cristiano Ronaldo y sus padres. Archivo familiar de Cristiano Ronaldo

“José Dinis prometía que dejaría de beber, pero nunca cumplía su palabra. Era triste. Cuando bebía, se transformaba en un hombre espantoso, y Cristiano no lo soportaba. Cada vez que lo miraba en ese estado, sabía que no era la misma persona. Lo quería y esperaba que abandonara ese hábito. Pese a su corta edad, sabía que era malo para su salud”.

“Se juró no probar en la vida una bebida alcohólica. Ni siquiera un vaso. Ni siquiera una gota. Nunca”.

El padre de Cristiano Ronaldo falleció en 2005, víctima del alcoholismo.

“Nunca conocí a mi padre al 100%”, dijo Cristiano en una entrevista. “Era un alcohólico. Nunca tuve una charla normal con él. Nunca vio lo que logré, no me vio recibir mis premios”.

Jugó tras saber que su padre había muerto

Cristiano se enteró del fallecimiento de su padre horas antes del partido de las eliminatorias al Mundial de 2006 ante Rusia.

Le avisó su entrenador, el brasileño Luiz Felipe Scolari. En la habitación en la que le dieron la dura noticia se encontraban también Luis Figo y Rui Costa.

Cristiano Ronaldo y sus padres. Archivo familiar de Cristiano Ronaldo.

Jugó el partido y se fue a Funchal tres días después.

“Esperaba que no hubiera sentido miedo al morir”, cuenta el autor Part. “Sabía que nunca se recuperaría de la pérdida, pero rezó para acostumbrarse a ella. Su padre había muerto a causa del alcohol y eso le recordó la promesa que se había hecho cuando solo era un niño: nunca bebería. Cumplió su palabra”.

TE RECOMENDAMOS VER

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Loading...
Revisa el siguiente artículo