'Me llamo Jorge, me apellido Ventura y me dicen el Ché', por Claudia Rivas

Lee la columna dedicada al recién fallecido comentarista deportivo

Por Publimetro
Era gran amigo de Ángel Fernández. / Mexsport
'Me llamo Jorge, me apellido Ventura y me dicen el Ché', por Claudia Rivas

Querido Ché, hoy hemos despertado con la triste noticia de que te nos habías ido al cielo de los cronistas, charladores, amantes del futbol, qué platicas te esperan… desde allá, analizarás el por qué Italia ha quedado fuera del mundial, criticarás o aplaudirás las eternas rotaciones de Osorio, argumentarás sobre la calificación a la liguilla de Cruz Azul –al fin- dando una cátedra de lo que ha pasado en los últimos años; y consolarás a mi padre el Dr. Rivas, eterno apasionado de Pumas por esta temporada de su equipo y le recordarás que “Por mi raza hablará el Espiritu”… pero acá, acá entre los que seguimos sentiremos tu ausencia, tu manera especial de enseñarnos, corregirnos, impulsarnos.

Todos los que hemos tenido la fortuna de sostener un micrófono y hablar de deporte, en especial de futbol, hemos sido directa o inderectamente influídos por ti, sorprendidos por ti, enamorados de nuestro hacer por tu ejemplo.

Comprometido con tu pasión hacías del lenguaje un tejido de imágenes policromadas, con la anécdota, una película que danzaba en tus palabras, con tu sentido del humor un cocktail que nos animaba a todos.

El vacío que hoy nos dejas no puede ser llenado por los infinitos mensajes de amigo, de compañeros, con el dolor y el abrazo compartido de cada uno de los miembros de esa familia que ha sido TDN y TDW, cada uno de nosotros te rinde un homenaje muy a nuestro estilo, estoico y trabajando… así nos enseñaste.

Vamos a recordar tu figura enorme, grande porque se necesitaba mucho espacio para guardar ese enorme corazón tuyo, tu risa profunda y tus eternos chistes sobre tus paisanos: los argentinos, aunque ya eras más nuestro que el pulque y el nopal.

Apasionado hasta la médula, jamás dejaste que la emoción te robara una pizca de objetividad y análisis, y muchos hoy en día tendrían que aprender que en nuestra labor no caben fanatismos ni filias, que nuestros lectores y auditorio esperan un análisis objetivo de lo que pasa en ese maravilloso rectángulo verde para ser felices -como diría-  otro ilustre argentino Jorge Valdano.

Hoy lloramos y lloramos mucho, no solo porque eres un ícono para nosotros, sino porque nos vamos quedando huérfanos de cronistas, de periodistas capaces de mantenernos atentos y concentrados por horas, te llevas tu futbol a otras galaxias, te llevas un estilo único a un paraíso de futboleros, te vas sobre una alfombra de aplausos y reconocimientos.

Mi querido Ché, aun siento tu abrazo profundo, cuando mi papá se adelantó, aun siento burbujear tus palabras y compartir tus ideas, tu risa me queda en el corazón y el alma. Y abrazo a tu familia, a nuestra querida Elenita, compañera de las mil batallas, a tus hijos y nietos, que nuestro abrazo les traiga un poco de Paz.

Te amamos desde el corazón de nuestro corazón… Mi querido infatigable, Descansa en Paz.

@PSICOTIPS

LO MÁS VISTO EN PUBLIMETRO TV

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo