logo
En los salones se ha respetado la sana distancia y el uso de cubreboca / Foto: Agencia EsImagenEn los salones se ha respetado la sana distancia y el uso de cubreboca / Foto: Agencia EsImagen
Puebla 05/09/2021

Salud mental, motor de padres para llevar a sus hijos a la escuela

Los padres coinciden que los menores están más contentos de haber regresado y consideran que ha sido un tema urgente para su salud mental

Por : Ilse Contreras

La salud mental ha sido el principal motor para que los padres en Puebla lleven a sus hijos a las clases presenciales. Con emoción y nuevos hábitos los menores han asumido este retorno.

A una semana del inicio escolar 2021-2022 y con la implementación del modelo híbrido en todo el sistema educativo público y privado, Publimetro platicó con los padres y niños a fin de conocer su experiencia.

Fabiola Juárez envió a Ximena a su colegio para iniciar su cuarto año de primaria, al llegar, firmó una carta responsiva para vigilar que su hija no presente síntomas y que tenga la formación para cumplir con los protocolos.

Refirió que el grupo solo es de 19 alumnos, y solo hay cinco por salón, el cual está ventilado y es desinfectado cada 45 minutos; también la institución cuenta con medidor de CO2.

“Sentí muy controlado, me dio mucha tranquilidad conocer todas las medidas que están tomando, están marcadas las áreas de circulación, no hay muchos niños juntos”, comentó.

“Me pareció muy bien, los amigos eran muy limpios, sacaban sus toallitas, se echaban gel y eso a mi me gustaba y las maestras eran muy lindas, sí me gusto”, dijo Ximena.

Para Itzel Romero fue difícil decidir llevar a su hijo a la escuela, pero al considerar que ya había pasado mucho tiempo en el encierro y esto estaba afectado su forma de socializar prefirió llevarlo.

“Me puse a pensar en su salud mental, porque se está volviendo muy antisocial, ya le interesa jugar más juegos en línea que juegos con más niños, aparte que es hijo único”, apuntó.

Comentó que en el primer día tuvieron un examen para evaluar su conocimiento tras el encierro; además de que quienes tienen hermanos mayores podían pasar por ellos.

“Todos mis compañeros usaban cubreboca, pase bien mi examen, luego fuimos a comer en el recreo, no nos dio tiempo de jugar porque ahora solo es para comer (…) fueron 11 niños”, dijo Leonel.

Ambas madres consideraron que han dejado muy claro los protocolos de higiene en sus hijos para que puedan llevarlos a cabo sin la supervisión estricta de un adulto.

José León coincidió en que la salud mental fue prioridad para llevar a sus hijos a la escuela, ya que aunque el encierro garantiza en mayor medida su salud física, su desarrollo social se ha visto afectado.

“Mi hijo ya considera pesadas las clases en línea, pero le dices de ir a la escuela y esta contento, salir de la casa, conocer, distraerse, considero que por salud mental ya era urgente sacarlos”, dijo.

Apuntó que en su colegio habilitaron un salón de usos múltiples para que un grupo de ocho niños puedan acudir martes y jueves a tomar clases en un lugar más amplio y ventilado.

“Me gusto ir a la escuela porque pude ver a mis compañeros, ellos piensan que el Covid va a durar unas semanas, pero yo creo que va a durar para siempre”, comentó Fabrizio.