La columna Selfie: Martha Chapa, de alma y manos fuertes

La pintora mexicana se toma su selfie y nos habla del México que retrata y saborea día con día: “Afortunadamente hemos sido un pueblo muy paciente, porque en estos momentos un movimiento armado nos retrocedería mucho. Esperamos respuesta de manera moderna a través de las acciones. Si esperamos más puede ser muy tarde, las cosas están; muy difíciles y el pasto está muy seco. Con cualquier lumbrecita se puede hacer el incendio más grande”

Hoy nos encontramos de manteles largos…
— Almidonados y bordados (risas)…

Y olores, y sabores, y texturas, inciensos, unos ricos frijolitos peroteños que ya nos desayunamos…
— Con un cilantro muy especial que es de por allá (Perote, Veracruz). A mi me gusta descubrir los sabores. Creo que en cada sabor hay vida, hay magia y misterio.

Y, además, en sus propias palabras, una pintora que cocina y una cocinera que escribe…
— Y una mujer que lucha denodadamente por mi género, desde mi espacio, desde mi trinchera, siempre pensando en los que no tienen voz, en las mujeres de mi pueblo. A veces me siento impotente; quisiera tener mucho más fuerza, mucho más calado, decir: “Yo puedo llegar a expandir mi voz para que cada vez exista menos eso”.

¿Cómo llega a un equilibrio la hipersensibilidad que denota Martha?
— La sensibilidad la tienes a flor de piel y en cada mirada te dan ganas de llorar. Una vez en una exposición de Miró alguien contó que había una señora hincada llorando. Luego dijeron: “Era Martha Chapa”. Y mi hija me dijo: “Me dio mucha vergüenza”. Le dije: “Un día te vas a sentir orgullosa”. Aprende uno a compaginar la sensibilidad intensa con lo brutal que es la vida. Te lleva a disfrutar todo por más elemental que sea.

En la  carrera (EC) / En la vida (EV)
Lo más osado…
EC: ser Martha Chapa. Esfuerzos, desvelos, creer en mí, en mi trabajo, en mis luchas, renuncias, compromisos que he hecho conmigo misma y con la sociedad, con mi género.
EV: casarme a los 15 años, irme a Nueva York; estuve en este circo brutal que es la vida, pero sin red.

El momento más difícil…
EC: el inicio de mi carrera; abrir camino con una manzana en la mano y que crean en ti. Fue difícil aferrarme a una idea, pero aquí estamos.
EV: la muerte de mi padre. Ahora entiendo la muerte diferente gracias al budismo. También mi divorcio; me decía mi mamá: “Estás mal con él, pero peor vas a estar sin él”. Me rodeaba una cultura machista. A veces te educan a no creer en ti.

Lo más divertido…
— Disfruto mucho todo, no de un modo jocoso ni de mucha algarabía. Soy de una felicidad más bien contenida, soy más echada pa’ delante, pero pa’ dentro, también.

Lo que nunca haría…
— Hacerle daño a nadie. Ayudao a los demás de manera callada, a través de mi obra.  El arte es un bálsamo. 

¿Qué le saca una sonrisa?
— La vida misma, la mirada de los niños, la naturaleza, un libro, que el ser humano tenga un logro, que México tenga una medalla. O como mi hija Martha que fue a dar una conferencia a Milán.

¿Y una lágrima?
— Soy muy chillona (risas). Una mujer proclive a llorar. Lloro de felicidad. Cuando siento expresiones de amor de Alejandro, mi pareja, me siento plena, puedo llorar. También de mucha tristeza, saber enferma a mi madre, los retos de vivir tanto, desencuentros mentales.

México hoy…
— Un lugar lleno de luz que le han dado sus artistas, sus grandes escritores, los mayas, pléyade de majestuosidad. Ahí está México, la magia del poder y de los conocimientos como una entidad.  Pero, sin duda, es un constante reto para luchar por esos problemas que son también ancestrales: la pobreza, la corrupción.  Me da mucho gusto que exista una sociedad más consciente y exigente. Estamos muy indignados y tristes por lo que pasa, pidiendo cuentas de la inseguridad. Qué pasa con tantos que no tienen para comprar medicinas, posibilidad de estudiar. Había un cuento que decía: “Existía un incendio muy fuerte…” y ponían a un colibrí, que a mí me gustan tanto y que pinto mucho. Entonces este colibrí iba y mojaba sus alitas y venía a apagar el fuego”. Yo tengo esa fe también, ese poder redentor de la cultura, del arte.

¿Ese colibrí podría tener alas de mujer?
— Sí, creo que ya tenemos muchas y fundadas esperanzas. La mujer saca su casta y ahí estamos luchando de manera muy contundente. Espero ver a una mujer que esté decidiendo los destinos de este país; sería más humana, más sensible y pondría atención en otros empeños de los que ha hecho el hombre. No puedo decir que mejor, pero pienso que de manera diferente.

Rincón favorito…
— Mi estudio, un espacio sagrado para mí. No sabes cuantas horas están puestas ahí. 

La familia…
— Hace poco estuvimos los cuatro hermanos y mi madre. Yo lloraba de felicidad y de emoción.  Creo que es un núcleo muy poderoso; la palanca social de una nación. Lo cuido celosamente.

Dios…
— Dios no es un ente. Buda nunca se concibió como Dios. No es religión, es una manera de ver la vida. He abrazado el budismo porque me siento yo.  Dios puede ser este universo, la mujer, el niño que está naciendo en este momento, el llanto, la risa, el mundo; es el mexicano dolido que está luchando por un mejor salario cultivando fresas en el desierto. Es la razón misma de que estemos platicando tu y yo, y que yo pueda pintar y transmitir. Es esperanza.

¿Qué pasa cuando se llega al corazón de Martha?
— Lo entrego con la esperanza de ser comprendida y valorada.  Soy norteña, me enseñaron a confiar en el otro. Se trae en las entrañas. Lo entrego de manera muy amorosa, porque creo en el amor. Si no, no deberíamos estar aquí. El corazón es el poder real.

Le agradezco el permitirme llegar al corazón de esa manzana hermosa por dentro y por fuera que es Martha Chapa.
Gracias por haber llegado a mi corazón. Gracias, siempre gracias.

¿Quién es?
Martha Chapa Benavides.
• Lugar de origen: Monterrey, Nuevo León, 1946.
• Profesión: pintora, escultora y escritora.
• La conoces por temas como: El tema central de su obra es la manzana. Más de 250 exposiciones individuales y mil 800 colectivas a nivel nacional e internacional. Ha publicado más de 30 libros.
• Actualmente: conduce el programa de televisión El Sabor del Saber en Mexiquense TV; da conferencias y sigue pintando.
• Web: www.marthachapa.net

Tags

Lo Último

Te recomendamos