Estrategia educativa ¿sigue avanzando con paso firme?

Para el PAN, la evaluación docente y de los alumnos es un pilar de la transformación educativa porque aquello que no se mide difícilmente puede dar resultados

Por Opinión semanal

Mariana Gómez del Campo, PAN

Para el PAN, la evaluación docente y de los alumnos es un pilar de la transformación educativa porque aquello que no se mide difícilmente puede dar resultados. Por eso impulsamos desde el gobierno del ex presidente Calderón e insistimos en que se incorporara como uno de los ejes rectores de la reforma educativa.

En cuanto a la evaluación a los estudiantes, lamentablemente por motivos presupuestales y no educativos, en este 2016, la prueba correspondiente al Plan Nacional para la Evaluación de los Aprendizajes (PLANEA) no será aplicada de manera externa, censal para las escuelas y muestral para alumnos.

Los argumentos de la SEP y del INEE para defender esta decisión, simplemente no se entienden. En un sistema educativo tan ineficiente y tan poco transparente como el mexicano, el que sean los docentes quienes internamente apliquen y califiquen la prueba, es simplemente incoherente, cuando se supone que su aplicación y control externo es esencial en esta prueba. Ésta es una oportunidad perdida ya que no sabremos cuál es el verdadero nivel académico de las y los niños que saldrán en este ciclo escolar de primaria y secundaria.

En cuanto a la evaluación docente, desde los primeros debates para reformar el sistema educativo se planteó que, tanto el ingreso al servicio docente como la promoción de los maestros a funciones directivas o de supervisión, sea hiciera mediante concursos de oposición, poniendo énfasis en los méritos y el desempeño de los maestros para terminar con el esquema perverso de plazas heredadas.

La evaluación docente está diseñada para saber cómo están nuestros maestros, no con un ánimo punitivo, sino constructivo.

La evaluación docente tiene dos ventajas enormes, tanto para los maestros como para el país: (i) premia el desempeño, por lo que los maestros cuyos resultados sean sobresalientes serán reconocidos con un aumento a su salario e incentivos para ser promovido a puestos directivos o de supervisión; y (ii) ayuda a los maestros cuyos resultados no sean satisfactorios, pues en esos casos tendrán el derecho y la oportunidad de recibir ayuda por parte del Estado para mejorar su desempeño.

Lamentablemente, ciertos grupos sindicales que defienden el esquema del pasado, que velan por conservar privilegios inmorales y beneficios económicos personales y corporativos que son ajenos a la educación de nuestros niños y niñas, se resisten al escrutinio público, a la transparencia y a la evaluación objetiva de su capacidad como docentes. No podemos permitir que estos intereses priven a los niños y a los verdaderos maestros de su desarrollo.

Afortunadamente sólo 3,360 personas que se dicen maestros fueron quienes irresponsablemente se resistieron a ser evaluadas en dos ocasiones y, como consecuencia de ello, despedidas con toda la razón por parte de la SEP. En las próximas semanas, se llevará a cabo la segunda ronda de evaluación para los maestros de Michoacán, Guerrero, Oaxaca y Chiapas que no pudieron asistir a la primera ronda de evaluación y, quienes se nieguen a ser evaluados, tendrán que ser separados de su cargo, sin indemnización de por medio.

Gracias a la voluntad de la gran mayoría de nuestros maestros, la evaluación educativa avanza, permitiendo que nuestro sistema educativo migre hacia un esquema transparente que permita tener un diagnóstico claro. Insisto, es muy importante que contar con herramientas de evaluación porque aquello que no se mide no da resultados, esto es todavía más serio si se trata del futuro de nuestros niños y de las próximas generaciones.

Alejandra Barrales, PRD

De acuerdo a datos del Unicef, actualmente 57 millones de niñas y niños en todo el mundo no van a la escuela. De garantizar la educación de calidad a la infancia, se impulsaría el crecimiento económico anual en 2% en los países de bajos ingresos.

En la Ciudad de México sabemos que la principal herramienta de transformación es la educación. Solo así habrá cambios que aseguren el presente de miles de niñas, niños y jóvenes y, en consecuencia, se garantice un mejor futuro para todos.

Es por eso que estamos trabajando para garantizar quenadie se quede sin la posibilidad de estudiar y en impulsar un proceso de colaboración en el que participen no sólo las autoridades, sino también los padres de familia y, en especial, los maestros.

Los maestros tienen en sus manos la formación de los niños y jóvenes. Son ellos los que marcan un antes y un después en nuestra vida. Son los maestros y maestras de la Ciudad de México los que dejan su vida en las aulas, con su ejemplo y vocación a prueba de obstáculos.

Los primeros años de vida son la etapa de mayor aprendizaje. De ahí la importancia de preparar a los maestros, de capacitarlos, de actualizar sus conocimientos, para que la educación que imparten a nuestros hijos e hijas sea la mejor.

Si bien en un principio la Reforma Educativa generó dudas, se ha demostrado que ha sido útil para que, con trabajo y esfuerzo, se generen condiciones que permitan brindar no sólo una mejor educación, sino contar con los mejores profesores, las mejores instalaciones educativas, pero también con mayores estímulos para el magisterio, todo con el fin de garantizar que la Educación sea un derecho para todos.

Las maestras y maestros de la Ciudad de México han demostrado ser de los más participativos en este proceso, siempre han sabido aprovechar las oportunidades y, desde los salones de clase, demostrar su vocación y talento.

No podemos ni debemos dejarlos solos. Se debe garantizar que sean capaces de enfrentar los nuevos retos. Los cambios tecnológicos, la inmediatez de la información, el actual ritmo de vida, hacen necesario que se capaciten constantemente para estar acordes a los requerimientos de los estudiantes, de la ciudad, del país y del mundo.

El programa Contigo Maestr@, que se puso en marcha en la Ciudad de México, busca precisamente eso, acompañar a los maestros y apoyarlos para su nivelación, profesionalización y desarrollo académico, pero también para retribuirles parte de lo mucho que nos han dado. Para ello contamos con el apoyo de prestigiadas instituciones nacionales e internacionales.

La respuesta ha sido más que satisfactoria, con lo que se demuestra que los profesores de la Ciudad de México son y seguirán siendo de los más dispuestos a dar todo para seguir impulsando el desarrollo de nuestra capital.

Los docentes pasan mucho tiempo de su vida en las aulas. Y trabajan también en casa, en la preparación de las clases, calificando trabajos y exámenes. Son trabajadores de tiempo completo y, aun así, se han dado tiempo para capacitarse, porque saben que de ellos depende cada año no una persona, sino al menos 25 en un salón de clases.

Son más los profesores que ya se han capacitado, y hay poco más de nueve mil solicitudes más para hacerlo. Eso demuestra que, en la Ciudad de México, los maestros sí están conscientes de su importancia y de que cuentan con el respaldo de las autoridades educativas de la capital, para seguir adelante formando a las nuevas generaciones que tendrn en sus manos nuestro futuro.
 
En la Ciudad de Mxico seguiremos apostando por lo que importa: la educacin. Porque sabemos que la Educacin es el puente hacia un futuro mejor.

Ana Lilia Herrera Anzaldo, PRI

Para alcanzar la libertad, la igualdad de oportunidades y, en suma, ser mejores personas, una de las más importantes acciones del Estado mexicano es, sin lugar a dudas, la educación pública, laica y gratuita.

Sin embargo, hacía décadas que tener la posibilidad de ir a un aula a tomar clases dejó de ser suficiente.

El verdadero reto en un entorno global es que la educación sea de calidad, para que la juventud mexicana que se inserta a la vida productiva, tenga las herramientas necesarias y sea competitiva.

Lograrlo reclama un esfuerzo integral en el que la evaluación docente se ubica como un elemento sustancial.

Por décadas intereses personales o de grupo, pospusieron la Reforma Educativa y pese a resistencias y reiteradas amenazas de boicot, información de la Secretaría de Educación Pública precisa que en la evaluación del desempeño docente participaron ya 139 mil 140 profesores.

De las evaluaciones aplicadas ya en 28 entidades, 48.5 de los maestros tuvieron resultados Excelente, Destacado y Bueno; 37.6, Suficiente; 14.1% Insuficiente; aunque hay evaluaciones pendientes en Chiapas, Guerrero, Oaxaca y Michoacán, que se realizarán este año.

Sólo 2.2% de los maestros convocados serán separados del servicio por no presentarse a la evaluación, lo que equivale a la baja definitiva sin responsabilidad para la autoridad, como prevé el artículo 69 de la Ley del Servicio Profesional Docente.

La relevancia de la evaluación a los docentes puede medirse en el cambio de paradigma que implica que en este país por primera vez los ascensos se obtendrán con base en el mérito de cada maestra y maestro de México, dejando atrás la cultura del privilegio a través del compadrazgo, el parentesco o la corrupción.

Hay quienes pretenden escudarse en el argumento de que la reforma Educativa y sus leyes secundarias violan el derecho a la estabilidad laboral, toda vez que se hace obligatoria la evaluación y ello colocaría a algunos docentes en la posibilidad de perder su empleo si, después de tres intentos, reprueban los exámenes.

Nadie, absolutamente nadie, puede poner en duda que ese modelo de evaluación beneficia a maestros y alumnos, por lo que dar marcha atrás en su implementación, sería atentar contra el presente y futuro de generaciones completas.

Por cierto que el tema fue ya resuelto por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) tras la discusión de los 26 amparos contra la reforma Educativa interpuestos por integrantes del Comité Ejecutivo Democrático del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), quienes argumentaron que las modificaciones constitucionales vulneraban sus derechos laborales.

El grupo disidente del sindicato magisterial llevó el caso hasta el máximo tribunal desde el 25 de marzo de 2014 para su revisión, luego de que tribunales locales dictaron sentencia en su contra.

Los profesores inconformes argumentaron que la reforma Educativa y sus leyes secundarias violan el derecho a la estabilidad laboral, porque se hace obligatoria la evaluación a los maestros y éstos pueden perder su empleo si después de tres intentos reprueban los exámenes.

Los amparos incluyeron la reforma al artículo 3° Constitucional y a las leyes General de Educación, del Instituto Nacional de Evaluación de la Educación (INEE) y la del Servicio Profesional Docente, promulgadas el 11 de septiembre de 2013.

Y baste recurrir al argumento que el ministro ponente Fernando Franco González Salas expuso en la resolución donde aseguró que el derecho de la niñez a una educación de calidad está por encima de los derechos laborales.

Histórica y sin precedentes, esa resolución sentará jurisprudencia para el resto de los 7 mil amparos interpuestos en tribunales de todo el país y ojalá mande un mensaje claro al resto de la sociedad: abatir la desigualdad en México, pasa por desterrar la cultura de los privilegios para unos cuantos; requerimos que la ley se aplique sin distinciones para que, desde la escuela, sean el esfuerzo y la capacidad, los generadores de oportunidades.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo