Manifestaciones sobre uniones homosexuales ¿Qué decisión se puede esperar en el futuro?

La iniciativa de reforma propuesta por el presidente Peña Nieto causó controversia desde el momento en que se hizo pública

Por:

Mariana Gómez del Campo, senadora del PAN

 

La iniciativa de reforma propuesta por el presidente Peña Nieto para reconocer los matrimonios entre personas del mismo sexo causó controversia desde el momento en que se hizo pública; esta iniciativa contempla que estas uniones tengan la posibilidad de adoptar, este último elemento es el más polémico dado que para muchos grupos se estarían vulnerando dos de las instituciones más antiguas de la sociedad: la familia y el matrimonio, y aceptando la adopción cuando no se cuenta con estudios científicos en México que aborden el impacto psicológico y social que ese hecho puede tener en los menores de edad. 

La última marcha en contra de esta iniciativa, realizada por el Frente Nacional por la Familia, superó ampliamente la expectativa de asistencia del Gobierno de la Ciudad de México, pues se sobrepasó el número de 80 mil personas que se esperaban; por su parte, el Frente Orgullo Nacional, que se integra por personas de la comunidad LGBTTTI que respaldan la iniciativa, tuvo su punto de reunión en el lugar de destino del Frente por la Familia. Si bien hubo saldo blanco, es muy criticable que las autoridades permitieran que ambos grupos se concentraran en un mismo sitio. Por fortuna, cómo ha sido a lo largo de este debate abierto a toda la sociedad se han podido manifestar todas las opiniones en un ambiente de plena libertad.

No podemos dejar de señalar la incongruencia del PRD que por años ha lucrado políticamente con el uso de la vía pública y recurrido a realizar marchas con sus grupos afines pero que en este caso criticaron al Frente Nacional por la Familia por la convocatoria para esta marcha. La pregunta es: ¿la libertad de expresión que pregonan es selectiva? ¿Los únicos que tienen derecho a movilizarse en las calles de la ciudad son sus grupos y no los ciudadanos? 

En el PAN estamos y estaremos a favor de los derechos humanos y por la inclusión de las minorías porque creemos en la democracia; por lo que estamos a favor de debatir de cara a la sociedad y en donde todas las voces sean escuchadas pero siempre en el marco de la responsabilidad y cuidando el bienestar de las generaciones actuales y futuras. La Cámara de Diputados ha expresado su intención de solicitar la opinión del Ombudsman a fin de abordar la iniciativa y dar cabida a una discusión fructífera. En el Senado, por nuestra parte, tenemos las puertas abiertas. Queremos que este debate nacional siga siendo como hasta el momento: con libertad, con respeto y en paz.

Marcela Guerra, senadora del PRI

Nuestro país sigue distinguiéndose como uno en el que todas las ideas pueden manifestarse libre y pacíficamente.

En la sociedad mexicana se ha abierto un debate que fue avivado por la iniciativa que el titular del Ejecutivo Federal promovió para reformar el artículo 4 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, que hay que reconocerlo, es consecuente con el compromiso del Estado mexicano de promover, respetar, proteger y garantizar los derechos de todas las personas en condiciones de igualdad y sin discriminación alguna.

La realidad termina por imponerse cuando la transparencia y la apertura al mundo, las redes sociales y la movilidad acelerada, nos permiten conocer casi simultáneamente lo que sucede en otras latitudes, quiénes somos y cómo estamos en relación a otros.

Aquí y ahora hay que comenzar por aceptar que en nuestra sociedad subsisten estereotipos en los que se sustenta la discriminación estructural. La orientación sexual ha formado parte de esos estereotipos y las manifestaciones que se han expresado recientemente a favor y en contra de las uniones homosexuales, son el termómetro que pone a prueba nuestra capacidad de tolerancia, el respeto a la diversidad y la calidad de información con la que contamos para emitir una posición libre de prejuicios.

Mediante la tesis de jurisprudencia 43/2015, la Suprema Corte de Justicia de la Nación declara inconstitucionales los códigos civiles de aquellos estados donde el matrimonio es entendido como la unión entre hombre y mujer porque la exclusión del matrimonio entre personas del mismo sexo atenta contra la autodeterminación de las personas y el derecho al libre desarrollo de la personalidad de cada individuo.

La Iglesia católica mantiene la postura de que el matrimonio es la unión conyugal de un hombre y una mujer, orientada y fundamentada a la ayuda mutua en la procreación y educación de hijos.

Es sano que la sociedad mexicana exprese su sentir, su opinión y posición sobre este tema porque como lo hemos visto, hay diversidad de voces y todas ellas merecen ser consideradas. 

Los legisladores habremos de abordarlo y resolverlo con responsabilidad, información y tomando en cuenta las expresiones que se generen.

Todas las voces deberán ser escuchadas en un contexto de tolerancia a fin de contar con un México en paz en el que la diversidad, la inclusión y el combate a la pobreza sean las razones que nos muevan para construir consensos.

Loading...
Revisa el siguiente artículo