Apps y dispositivos para smartphones que ayudan en la medicina

Los celulares se han convertido en herramientas ideales para las personas con ciertas enfermedades, ya que ahora pueden consultar desde su smartphone su estado“Necesitamos gente usando tecnología”

Por:

Los teléfonos inteligentes son ahora una herramienta esencial para millones de personas en todo el mundo; les ayudan con sus actividades diarias y a mantenerse en contacto con el mundo a través de Internet. Sin embargo, estos pequeños dispositivos han comenzado a convertirse en aparatos vitales para las personas que sufren de ciertas enfermedades o médicos que ya son capaces de detectar enfermedades importantes con ellos.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Columbia, Nueva York, han desarrollado un dispositivo que puede ser conectado a un smartphone y se utiliza para realizar una prueba rápid de VIH y sífilis. Además, hay otros dispositivos o aplicaciones que pueden utilizarse para combatir o tratar las principales enfermedades tales como diabetes e incluso el cáncer, así como controlar el alcoholismo. Muchos expertos ven las aplicaciones médicas móviles como una herramienta eficaz para los sistemas de salud en todo el mundo en el siglo 21.

Las suscripciones mundiales a teléfonos móviles han crecido un 70% en los últimos 5 años, llegando a 7 mil millones a partir de 2014. Esta alta penetración de la telefonía móvil y el rápido crecimiento de infraestructura de telecomunicaciones en el mundo representa una oportunidad sin precedentes para la lectura y la transferencia de datos de diagnóstico con la ayuda de la salud móvil, lo que parece ser “la próxima gran cosa” en la medicina.

En 2015, al menos 500 millones de usuarios de teléfonos inteligentes en todo el mundo estarán usando aplicaciones relacionadas con la salud y se estima que el valor del mercado alcanzará los 26 mil millones de dólares para 2017, predijo Jeannette Tighe, de Sagentia, un asesor de tecnología global con sede en el Reino Unido, durante una conferencia realizada en el Instituto Tecnológico de Massachusetts a finales de 2014.

“Las aplicaciones médicas móviles tienen el potencial para servir a una plataforma de diagnóstico médico que puede reducir la carga de los sistemas de atención sanitaria en todo el mundo. Plataformas móviles permiten la eficiencia y la reducción del coste por la facilitación de la prestación de asistencia sanitaria en una forma virtual. Por lo tanto, esto puede reducir la carga de los sistemas de salud en todo el mundo, en particular los países en desarrollo “, dijo a Metro Ali K. Yetişen, becario del postdoctoral en la Escuela de Medicina de Harvard y experto en aplicaciones médicas móviles.

“Dan” y “Donna” son algunas de las primeras personas que se han beneficiado con la aplicación conocida como Sistema de Apoyo adicción-Salud Integral de mejora, o A-CHESS, para controlar su alcoholismo. Ellos se las arreglan para cumplir con su objetivo de mantenerse sobrio a través de herramientas de la aplicación A-CHESS, incluyendo noticias, juegos, chat e incluso la ubicación GPS para alertar cuando un paciente acude a un bar. Con esta aplicación, “los pacientes redujeron el consumo excesivo de alcohol 57% en comparación con el grupo de control y también mejoró significativamente las tasas de abstinencia”, reveló a Metro David Gustafson, autor de la aplicación A-CHESS y profesor de la Universidad de Wisconsin.

Un selfie también podría salvar la vidas de las personas con niveles altos de colesterol en la sangre, gracias a un accesorio de teléfono inteligente que detecta ópticamente biomarcadores en una gota de sangre, sudor o saliva. La aplicación de smartphone para el rápido diacnóstico del colesterol, o “SmartCard” – creada por ingenieros de la Universidad de Cornell, liderados por David Erickson, profesor asociado de ingeniería mecánica – discierne los resultados mediante análisis de color. La aplicación calibra la saturación de color a los valores de color de la imagen de la tira de prueba de colesterol, y los resultados aparecen en el teléfono.

Al igual que estas dos aplicaciones, hay muchos otras en desarrollo e incluso ya comercializadas que buscan aprovechar la ubicuidad de los teléfonos inteligentes para el seguimiento personalizado de los elementos importantes de la química de la sangre, como las vitaminas y micronutrientes, con el fin de detectar, controlar e incluso tratar algunas enfermedades. Tal es el progreso de esta nueva tecnología que en 2013, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) publicó sus directrices sobre los reglamentos de aplicaciones médicas móviles.

Mientras que los expertos ven potencial en esta nueva tecnología, también reconocen que aún queda mucho por hacer para que sea totalmente segura y funcional. “El reto más importante en este momento es el de mejorar la exactitud y superar los problemas de seguridad”, dijo Yetişen. Para Gustafson los retos más importantes en torno a las aplicaciones médicas móviles es distinguir entre la alta calidad y la baja calidad: “Si usted recibe una mala (no probado) es posible que no le beneficie”, advierte.

“Necesitamos gente usando tecnología”

Profesor de la Universidad Cornell  y creador de la app SmartCard

¿Cómo surgió la idea para crear pruebas de colesterol en un smartphone?

Un gran número de estadounidenses tienen el colesterol alto, pero la gran mayoría no lo sabe. Queríamos desarrollar una técnica que permita a las personas medir su colesterol utilizando un dispositivo que ya tienen y conocen.

¿Cómo funciona la prueba del colesterol?

El dispositivo consta de una tira de prueba, una app y el smartphone. Esencialmente uno pone algo de sangre en una tira de prueba y la cámara del smartphone monitorea la reacción.

¿Qué otrads enfermedades se pueden detectar o controlar con accesorios de teléfono inteligente?

Nos estamos centrando ahora en las deficiencias nutricionales, como la vitamina D y B12, así como algunas enfermedades infecciosas.

¿Existe alguna regulación para aplicaciones médicas móviles? Si no, debe haber algún tipo de regulación?

En los Estados Unidos, la FDA regula los productos sanitarios incluidos los dispositivos móviles para salud.

¿Cuáles son los retos más importantes para las aplicaciones médicas móviles?

La aceptación y la interpretación de los resultados. Para tener buenos resultados en la salud pública tenemos que tener a las personas utilizando la tecnología y actuar sobre los resultados de manera razonable.

Loading...
Revisa el siguiente artículo