Google dedica doodle al día extra de febrero por Año Bisiesto

Google celebra el Año Bisiesto, el cual rige en la mayor parte del mundo, debido a una orden que el emperador romano Julio César dio 45 años a.C.

Por:

Google dedica su Doodle al 29 de febrero, esencia del año bisiesto y por el cual, cada cuatro años, uno de ellos suma 366 días.

El doodle consiste en una animación interactiva, donde tres conejitos son los principales protagonistas.

Un conejo que tiene sobre su costado el número 29, salta y se interpone en medio de los conejos 28 y 1, los cuáles, son los que aparecen al principio, y representan al día final de febrero y al inicio de marzo respectivamente.

Esta representación del conejo que se interpone en medio de los otros, simboliza la imposición romana, pues a pesar de que fue introducido por el emperador Julio César hace más de dos mil años (en el 45 A.C.), luego de una de sus visitas a Egipto, el día extra actualmente se sigue utilizando y se asocia entre otras cosas, a viejas costumbres, al folclor y a la superstición.

Resulta que los astrónomos egipcios se dieron cuenta de algo que los romanos pasaron por alto: un año del calendario se retrasa un poco, en comparación con el año solar; es decir, un año en realidad no está compuesto por 365 días exactos, sino por 365.2422 días.

La solución para los romanos fue añadir un día adicional al calendario cada cuatro años. Pero esto tampoco soluciona el problema, porque el año no está compuesto por 365.25 días sino por 365.2422 días.

A la larga, esto significaba añadir un día más al calendario cada 125 años por la diferencia de 11 minutos y 40 segundos que deja cada año.

El calendario romano operó hasta el siglo XVI. El papa Gregorio XIII de la Iglesia Católica decidió modificarlo por última vez para determinar exactamente cuándo eran las pascuas, así nació el calendario gregoriano que utilizamos en la actualidad.

Ahora que explicamos el detalle histórico de los años bisiestos, te contamos que la página Los Angeles Times calculó en qué día exacto estaríamos si nunca hubiesen existido los días extras cada cuatro años. A la fecha del cálculo, 25 de febrero de 2016, viviríamos en el 11 de julio del año 2017, contando desde la fecha que Julio César creó el calendario romano hace 2062 años.

¿Qué es un año bisiesto y para qué sirve?

Una órbita de la Tierra alrededor del Sol tarda 365.2422 días (un poco más que la del calendario Gregoriano de 365). Añadiendo un día adicional al calendario cada cuatro años pone al calendario en línea. “La única razón para tener un año bisiesto es mantener nuestro día alineado con una rotación (con respecto al sol) y que nuestro año corresponda a una revolución de 360 grados exactos alrededor del sol. 

Para los científicos e investigadores un día bisiesto no tiene ninguna connotación mágica, pero es muy útil para prevenir eventos que podrían parecer muy raros e incluso desestabilizar nuestros ritmos de vida.

Según los expertos, una de las principales consecuencias de no modificar el calendario cada cuatro años sería que después de unos siglos sin aplicar el año bisiesto, los habitantes del hemisferio norte tendrían que celebrar la Navidad y el Año Nuevo durante el verano.

“Si no insertamos el día extra, pasarían algunas cosas muy inusuales: durante ciertos siglos tendríamos invierno y nieve en el hemisferio norte en diciembre y enero, durante otros siglos tendríamos invierno en julio y agosto, y el verano en diciembre.

Loading...
Revisa el siguiente artículo