¿WhatsApp causa adicción?

Se han detectado casos de personas que sufren síndrome de abstinencia si no pueden revisar con regularidad su teléfono

Por Diego Rodríguez

A 10 años de su lanzamiento, WhatsApp es una de las aplicaciones más usadas en el mundo con más de mil 500 millones de descargas, no sólo se usa para socializar, sino también para trabajar; sin embargo, las horas que se destinan a ésta han causado controversia sobre si puede generar adición o no.

Erika Villavicencio Ayub, coordinadora de psicología organizacional de la Facultad de Psicología (FP) de la UNAM, dijo que el uso de WhatsApp no está en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5), aunque algunos estudios recientes y varios síntomas detectados indican que sí se podría tratar de una adicción a las tecnologías de la información y la comunicación.

¿Cómo saber si la sufro?

La académica explicó que hay algunas señales que pueden indicar si hay alguna adicción, como el tiempo excesivo dedicado a esta aplicación, mentir sobre cuánto se usa, presentar alucinaciones o vibraciones fantasma.

“También se descuidan las horas de sueño, el cuidado personal, la alimentación, se pierden relaciones interpersonales y se mantiene esta conducta a pesar de las consecuencias negativas. Conforme la dependencia avanza, el individuo se aísla, baja su rendimiento escolar o laboral, recibe quejas de gente cercana por conectarse constantemente, entra en ataque de ansiedad cuando no tiene acceso o la batería está por agotarse, aunque intenta limitar su uso no lo consigue”.

También se puede presentar síndrome de abstinencia cuando la persona no revisa su teléfono, así como malestar emocional que se proyecta en insomnio, irritabilidad, aburrimiento, soledad, ira y nerviosismo.

Por si esto no fuera poco, Villavicencio Ayub dijo que también se presentan altos niveles de ansiedad, depresión, fatiga, alteraciones de concentración y memoria, además de un alto reforzamiento porque el cerebro recibe una sensación placentera al usar la red.

“El adicto sufre negligencia y falta de autocontrol, acompañado de intolerancia y una necesidad de dosis cada vez mayores para obtener los efectos deseados. Esta dependencia en los jóvenes ha avanzado a niveles alarmantes; incluso se han registrado muertes vinculadas con su uso en diferentes partes del mundo”.

Incluso algunas empresas han reportado  bajas en el desempeño de su personal, o en las interacciones con los compañeros.

Ante esta situación, la psicóloga recomendó que si uno considera adicto a WhatsApp se tiene que acudir con un especialista para tener un diagnóstico y establecer un tratamiento, el cual puede requerir terapia cognitivo-conductual en el primer nivel; en caso de ser una adición avanzada, es necesario un tratamiento farmacológico y conductual.

“Es importante sensibilizarnos de que las TIC son parte de la vida actual y no se pretende ir contracorriente, pero debemos aprender a utilizarlas correctamente para beneficiarnos sin afectar nuestra salud o cualquier ámbito de la vida”, concluyó.

VIDEO RECOMENDADO EN PUBLIMETRO TV:

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo