La comandanta Nestora, presa sin delito fundado

Por Jesús Peralta

Nestora Salgado García, es integrante de la coordinadora regional de autoridades comunitarias del municipio de Olinalá, en la región de la montaña de Guerrero. A pesar de que la comandanta es residente en Washington, Estados Unidos tiene un gran arraigo a su tierra natal, por eso al denunciar temas sensibles e intereses particulares, Nestora comenzó a tener problemas al grado de sufrir un hostigamiento por parte de las fuerzas armadas de Guerrero.

Fue detenida el 21 de agosto del año 2013 por elementos de la Marina, la policía preventiva de Guerrero y la policía preventiva municipal de Olinalá acusada por delincuencia organizada y secuestro. Su defensa ha sido difícil ante la falta de un debido proceso; aunado a que ha sido víctima de una campaña de desprestigio por parte de Isabel Miranda de Wallace quien la acusa de plagio sin analizar de ninguna de sus formas las acusaciones que versan en los expedientes mediante los cuales se procesan a Nestora.

En el inicio de su detención la comandanta fue recluida en el penal de máxima seguridad de Nayarit y a finales del mes de mayo del año 2015 fue trasladada al centro de readaptación de Tepepan donde permanece recluida, sin embargo, este cambio de cárcel no se debe a un acto de buena voluntad por parte del estado mexicano, sino que esta medida fue tomada después de que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) otorgó medidas cautelares. La CIDH consideró que se encontraba en una situación de gravedad, urgencia y ante una inminencia de sufrir daños irreparables a los derechos a la vida y a la libertad personal, originados por las condiciones de detención en las que se mantenía Nestora en Nayarit, estas medidas fueron solicitadas el 23 de diciembre de 2014.

El 10 de enero del 2016 en una visita colectiva por parte de defensoras y defensores, activistas, periodistas, hombres y mujeres guerrerenses y de otros estados se dieron cita en el el centro de readaptación donde se encuentra Nestora para manifestarse a su favor para su liberación. Lo anterior en respuesta a una resolución emitida por la primera sala penal del poder judicial del estado de guerrero, mediante el cual se desechó un incidente de libertad para la comandanta Nestora. Esto es sumamente preocupante pues se muestra una clara línea por mantener en la cárcel a los activistas y defensores que se preocupan por el bien de sus pueblos.

Al solicitarle su opinión al defensor de derechos humanos y abogado Hegel Mariano Ramirez sobre qué opinaba sobre la negativa sobre la libertad de Nestora manifestó que: 

“es sumamente preocupante que se siga utilizando al sistema de justicia para detener las iniciativas organizativas de los pueblos y se denota claramente que al gobierno le preocupa que los pueblos se empoderen y enarbolen sus propias causas, causas que son justas y que a pesar de ellos le acarrean este tipo de problemas como los que en estos momentos se enfrenta la comandanta, el criterio que sostuvo el magistrado del tribunal unitario, fue muy claro al manifestar que las acciones realizadas por dichas autoridades comunitarias fueron con base en el sistema comunitario que se aplica como pueblos originarios ” 

Ante todo esto y en razón de que existen evidencias contundentes que demuestran la inocencia de la comandanta, se hace un llamado al poder judicial del estado de guerrero y al propio estado mexicano en su conjunto a que se respete el derecho de organización de los pueblos, establecido en la propia Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, así como en los propios tratados internacionales, firmados y ratificados por México.

Loading...
Revisa el siguiente artículo