Olvidada la agenda de derechos humanos en Guerrero

Por FUNDAR

Los derechos humanos en Guerrero es una agenda olvidada por los gobernantes a pesar de las graves violaciones en esta materia. La gran lista de sucesos acontecidos en el pasado y los casos actuales a pesar de su gravedad no han sido resueltos, ni atendidos por los gobiernos. Estos casos suman día con día en la impunidad y el olvido del gobierno. A continuación realizamos un rememorando de estos sucesos de violaciones graves.

La desaparición de Rosendo Radilla Pacheco detenido en un retén del ejercito el 25 de agosto de 1974; Aguas Blancas y el Charco en 1995 y 1998; violación de las indígenas y ahora luchadoras sociales, Valentina Rosendo Cantú e Inés Fernández Ortega; la tortura y detención de dos líderes ecologistas de la Sierra de Petatlan; la muerte de dos estudiantes de la escuela normal de Ayotzinpa el 12 de diciembre del 2012; y la desaparición forzada de 43 normalistas de esta misma Normal el 26 y 27 de septiembre del 2014.

Ante todas estas atrocidades sigue faltando una agenda de derechos humanos que atienda de manera eficaz todas estas violaciones y que haga algo por evitarlas. De esta manera, surgen los luchadores sociales y defensores de derechos humanos que trabajan día con día para evidenciar estas atrocidades y para denunciar que no existe una agenda comprometida con las víctimas de violaciones o para evitar que se sigan repitiendo estos hechos con otros ciudadanos.

En palabras de Manuel Olivares Hernández defensor de derechos humanos en Guerrero – “ Todas estas violaciones acontecidas en el estado son un claro mensaje sobre el gran desinterés por parte del gobierno para tratar de solucionar todas las desigualdades y violaciones a derechos humanos que ha sufrido una de las entidades más pobres de México y cuyas desigualdades ha originado un desencuentro social y político de manera general por parte de la población guerrerense ”.

Actualmente en el estado existen movimientos y luchas que buscan reconocimiento y respeto a sus derechos humanos, por ejemplo:

Movimiento indígena : Se ha desenvuelto en circunstancias adversas, en un territorio agreste, movimiento que tiene un importante proceso organizativo para continuar con sus luchas por el reconocimiento de su policía comunitaria y la defensa de la ley 701 que les reconoce su organización para defenderse como pueblos ante el contexto de los múltiples ataques, tanto por parte del gobierno como por parte del crimen organizado.

Movimiento campesino: Tiene muchos retos para revertir los sucesos desfavorables por la globalización, tiene tareas concretas como el cuidado y defensa de los recursos naturales al oponerse a la deforestación, la oposición a la Presa La Parota y la búsqueda de solución a los múltiples conflictos agrarios en el estado para evitar conflictos que sigan el camino de la confrontación y evitar tragedias.

Los defensores de derechos humanos : Este frente apoya a víctimas y les otorga acompañamiento en su calidad de ofendidos por la desaparición de los 43 normalistas, de las víctimas de ejecuciones extrajudiciales y el acompañamiento a los desplazados por la violencia en sus comunidades de origen.

Asímismo continúan con su objetivo de atender las denuncias de violaciones a los derechos humanos y de manera especial buscan construir nuevas formas de entendimiento capaces de favorecer tanto la participación de las víctimas y ofendidos del delito para garantizar el respeto por parte de los encargados de la procuración e impartición de justicia. Esta labor seguirá siendo esencial para que la promoción y defensa se consolide y se traduzca a favor de una cultura de respeto a los derechos humanos en el estado de Guerrero.

Manuel Olivares Hernández, considera que “ para que se dé un pasito que sea concreto en el respeto a los derechos humanos se necesita Verdad, Justicia y Reparacion del Daño y en el caso muy concreto de la reparación de los desplazados de sus comunidades por la violencia que azota a las mismas se necesita que el estado otorgue todos los recursos legales a su alcance para garantizar y otorgarles el regreso a su lugar de origen y de no ser posible concederles por todos los medios necesarios la reubicación en comunidades donde puedan rehacer su vida arrebatada por la violencia surgida de manera drástica en sus comunidades ”.

Loading...
Revisa el siguiente artículo