Ser artista independiente requiere huevos y disciplina: nuevos muralistas fronterizos

Platicamos con El Norteño, Gloria Muriel, Paola Villaseñor y David Flores del Colectivo Rezizte, participantes activos de la nueva ola de muralismo contemporáneo

Por VICE

Comenzamos nuestro recorrido en Tijuana con Alonso Delgadillo mejor conocido en el mundo del muralismo contemporáneo como El Norteño, visitamos uno de sus muros en Tijuana sobre la calle segunda, el mural de Don Chuy, personaje fronterizo que arregla caritas tristes. El Norteño pintó este mural hace siete años en el antiguo taller que hoy es la casa de Don Humberto, en ese entonces Humberto cumplía condena en "la pinta" reclusorio de máxima seguridad de Baja California. Humberto cuida del muro, nadie que lo conozca se rifaría a rayarle la fachada de su casa. La siguiente parada antes de cruzar la línea es en los tacos Machatlán sobre la calle Negrete y tercera, los tacos callejeros favoritos de Alonso, una metáfora de Tijuana, de Latinoamérica. Aquí se condensan y se mezclan diferentes mundos y clases sociales, delincuentes y justicieros pueden estar conviviendo en el mismo puesto de tacos mientras alguien toca éxitos del rock de los 80.

Entérate: 'Estamos hasta la madre': custodios de cárceles de máxima seguridad

"Tijuana es lo prohibido y al mismo tiempo es lo interesante, como un Ying-Yang, es la parte fea y la parte libre de San Diego. Para mi como artista, abordar el tema del muro porque está de moda no me gusta. Uno tiene que abordar el tema de migración y violencia por un compromiso con la comunidad, para hacer presente que lo vemos y que no se ha normalizado en nuestra vida. La frontera definitivamente es una posibilidad, condiciona o margina ideológicamente, pero no deja de ser una posibilidad."

Muralista Foto: Vice

En la fila peatonal de la garita "El Chaparral", esperando para cruzar al otro lado, hablamos con El Norteño sobre la disciplina del artista, ¿que hace falta para nombrarse y vivir como artista?.

"Hace falta tener los huevos para creérsela. Empecé a mejorar en mi trabajo cuando comencé a creer que si hacia esto es porque esto es lo que soy, uno es lo que hace, y es importante que si uno pinta se reconozca como pintor. Si eres artista tienes que reconocerlo. Siempre hablaba con mis alumnos, si yo creo que soy artista es más fácil que la gente hable de lo que hace mi proyecto con el arte, pero si yo no reconozco mi trabajo como artista el diálogo con el espectador está fracturado. Yo hago y promuevo mi trabajo, soy un artista independiente, y ser un artista independiente requiere de huevos y disciplina."

Cruzamos la línea después de un largo tiempo de espera, de imaginar ficciones, historias y estrategias de clandestinidad de quienes nos acompañan en la fila para cruzar la frontera. El migra es un chico que parece más joven que yo, rubio y en sus veintes.

El paisaje público se transforma casi por completo desde el lado estadounidense y ahora en el bus station de San Diego nos dirigimos hacia El Barrio Logan, una de las zonas con más presencia de cultura chicana en San Diego durante los 80 y 90, después barrio de artistas y hoy zona de restaurantes y departamentos sofisticados, eso que en términos de urbanismo contemporáneo hemos llamado gentrificación.

"Me gusta que mis murales no interrumpan el espacio, trato de hacer un registro de los colores del entorno, sentarme y platicar con el espacio, hay lugares que huelen a mierda, hay lugares que huelen a perfume, tienes que entender el lugar y luego construir algo para darle una imagen a ese lugar, la gráfica siempre va cambiado según lo que te cuenta el lugar. El trabajo que uno hace siempre tiene la parte personal, solamente que uno se escuda en los demás para contar sus pedos y las cosas que piensa, es como compartir una causa, yo creo que alguien tiene las mismas broncas que yo, le gustan las mismas cosas que a mi, y la gente se identifica o se aparta de esto, y eso es un ejercicio que no es falso, es sincero.

Esto es como una terapia emocional muy cabrona, pintar en un espacio público como disciplina te hace enfrentar tus miedos y tus retos, si sales a pintar a la calle puede pasar alguien y decirte que es algo muy lindo lo que estás haciendo o te puede mentar la madre, o decir que haces eso porque no tienes oficio, no tienes nada que hacer en la vida, o puede pasar alguien y te puede contratar. El espacio público te hace ser y te quita todo."

Termina de leer esta nota en Vice.com

También puedes leer:

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo