Adriana y Manuel, quienes le salvaron la vida al Borras, la otra estrella de Roma

La historia del perro incluye abandono, soledad, enfermedad y una rehabilitación muy larga antes de alcanzar la gloria cinematográfica

Por VICE

Si creías que todo lo que viste en Roma era entrañable, hay cosas detrás que no fueron contadas, sobre todo la historia de el perro que se robó los corazones de los espectadores.

Este perro criollo, simpático y brincador, tiene una historia increíble que incluye abandono, soledad, enfermedad y por último la rehabilitación y la gloria cinematográfica.

Para conocer más a fondo esta historia VICE contactó al entrenador Manuel de Jesús Montero, quien encontró abandonado a “Borritas” y la veterinaria Adriana Cruz Frías, quien participó activamente en su rehabilitación.

VICE ¿Recuerdan la fecha en la que encontraron a El Borras?

Adriana: Borras llegó conmigo la primera semana de agosto de 2016 que fue cuando el señor Manuel Montero me lo trajo a consulta, quien me dijo además que lo había encontrado abandonado y en muy mal estado. La idea era que lo revisáramos y le diéramos tratamiento.

¿Dónde fue que lo encontraron?

Manuel Montero: Estaba en un terreno baldío al norte de la Ciudad de México. Estaba cabizbajo y amarrado a una barda.

¿Cuál era su estado de salud?

Manuel: pues estaba muy flaco, muy deshidratado, muy desnutrido. Médicamente yo no puedo decir mucho más, pero sí era evidente que estaba en un estado de salud muy malo.
Adriana: Traía un estado de deshidratación bastante avanzado, por lo que yo inferí que llevaba ya varios días abandonado y amarrado. Su estado de salud era muy malo. Tenía problemas respiratorios, tenía una infección muy fuerte en los ojos y tenía también otra infección severa en la piel. También estaba muy desnutrido.

¿Cuánto tiempo duró su rehabilitación y en qué consistió?

Adriana: su rehabilitación fue muy prolongada. Cuando hablamos de que a un perrito lo tenemos más de 20 días en recuperación es porque su estado de salud era muy grave. Él estuvo hospitalizado prácticamente un mes; se tardó bastante en poder retener alimentos porque su estado de desnutrición era tan avanzado que no los aceptaba.

Manuel: Después de estos cuidados en rehidratación, alimentación y rehabilitación de la piel vino la parte de volver a ganarnos su confianza y la empatía mediante entrenamientos aparentemente sencillos, como jugar con él a la pelota, ponerle correa, salir a pasear con él. Empezar a acariciarlo y que no se sintiera incómodo o intimidado, dada su historia de abandono.

¿Quién lo bautizó como El Borras y por qué le pusieron así?

Manuel: la producción lo empezó a llamar así y entonces es que se le empezó a llamar Borras. Ellos estaban buscando un perrito mestizo de sus características.

Adriana: Así es, el nombre de Borras se le puso cuando el señor Manuel Montero me comentó que le habían solicitado un perrito para la producción y me enseñó la fotografía del perrito “original” y cómo es que lo necesitaban.

Entonces yo le comenté: “¡es idéntico al perrito que me trajiste, de verdad se parece muchísimo!”. Así fue que me dijo: “entonces el perro se tiene que llamar Borras, porque así es como lo requirieron específicamente para la producción”. No es su nombre artístico (risas), él ya se llama así. Así se llamó desde el principio de su rescate.

¿Cómo se dio el primer contacto entre usted y Cuarón?

Manuel: ese primer contacto fue viendo el gran parecido que tenía “El Borras” con el perrito que solicitaban. Entonces llevé al Borras al casting y ese fue el primer acercamiento que tuve con el maestro Cuarón. Yo pensé que se iba a quedar en eso, pero resultó que me requirieron para ser su encargado en el set, así que ahí estuve mientras sus escenas se grabaron.

¿Cómo fue le experiencia de ser requerido como parte del crew de uno de los directores más aclamados a nivel mundial?

Manuel: La verdad fue una gran sorpresa para mí ser llamado por alguien de la talla del maestro Cuarón e invitarme a formar parte de ese proyecto. Fue una experiencia única y de esas cosas que no se olvidan.

Existe una leyenda adjunta a los créditos de las películas que dice: “ningún animal fue maltratado en la filmación de esta película”. ¿En el caso de El Borras, cuál fue el trato recibido en el set?

Manuel: El trato hacia el Borras no fue bueno, fue EXCELENTE. Hasta tenía su propia estrellita, como una estrella de Hollywood. No puedo decir lo contrario.

¿Qué sintieron cuando vieron la película terminada?

Adriana: en lo personal cuando vi que la película ya estaba lista y que además estaba nominada al Óscar se me hizo muy especial porque muchos perritos maltratados llegan así como llegó Borras y tienen historias tan comunes como la que pudo tener Borras en un momento dado.

Su historia fue especial porque es muy lindo ver que un perrito que estuvo en un proceso de sufrimiento cambió radicalmente y ahora lo conoce todo el mundo. Su vida cambió totalmente y fue algo muy satisfactorio.

Manuel: a mí me emocionó mucho todo el trabajo reflejado: desde que lo rescatamos, hasta lo que se vivió en las grabaciones en el set. Haber formado parte de eso me llena de mucha emoción y mucho orgullo.

¿Sabían que el grupo Sonido Gallo Negro ya incluso compuso “La Cumbia del Borras”?

Adriana: ¡Sí! (risas) curiosamente me mandaron un link en el que me comunicación que le habían hecho una cumbia los de Sonido Gallo Negro y ya la escuché toda completa, ¡Y la verdad es que está muy buena!

¿Dónde está actualmente El Borras? ¿Por qué ha “desaparecido” del radar?

Adriana: actualmente Borras tiene una familia. Se lo quedó una persona que trabajaba en la producción y desapareció del radar porque nos pidieron mucha confidencialidad. Ahora me enteré de que pidieron esa confidencialidad porque parece que van a hacer algo para lucrar con su imagen. Eso en lo personal no me agrada mucho, porque yo creo que es un perrito que ya vivió mucho y él se merecería tener una vida tranquila, con unos dueños que lo amen. Ese perrito ya cumplió con lo que tenía que hacer en la vida. Pero te reitero: esa es una opinión personal.

Sabemos que fue un perrito rescatado, por lo que es difícil saber su cumpleaños. ¿Pero por sus características podemos saber qué edad tiene aproximadamente?

Manuel: por sus características podemos deducir que tiene ya tres años. O sea que cuando era abandonado era un perro de 10 u 11 meses.

¿Qué le dirían a las personas que están en proceso de buscar un perro como animal de compañía?

Adriana: que no adopten solo por impulso. Que analicen primero si van a tener el tiempo y la disposición de tener a su lado un compañero y lo que implica. Y que si llegan a tener un problema de conducta o de salud, que siempre se asesoren con un entrenador profesional. Muchas veces no sabemos cuáles fueron sus condiciones anteriores; de esa forma pueden saber si realmente va a poder adaptarse a su nueva vida en familia. O si ya lo adoptaron y ya tienen algún problema que por favor no vuelvan a abandonar, que busquen a un entrenador, ellos los pueden ayudar.

Manuel: así es para eso estamos los entrenadores. También que piensen en su estilo de vida y con base en ello que hagan la adopción de un animal de compañía, no sólo porque les gustó o porque les nació la idea.

¿Qué necesita México para dejar de abandonar perros y que se den estas tristes historias de abandono, como la que en su momento sufrió El Borras?

Adriana: Tenemos que aprender a ser más empáticos con la vida en general. Ellos son animalitos que sienten y que no merecen maltratos o situaciones de estrés. Siempre buscar la ayuda para ellos y ver qué se puede hacer en esos casos. Porque como todo problema en casa, siempre existen una solución.

LEE MÁS CONTENIDO COMO ESTE EN VICE EN ESPAÑOL 

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo