logo

En un gran acto de solidaridad, un grupo e policías peruanos se han ganado el respeto de miles de internautas tras ayudar a una anciana que deambulaba descalza y pidiendo limosna por las calles.

Los uniformados armaron la vaquita (juntaron dinero de sus propios bolsillos) para regalarle a la señora Minigilda, de 92 años, un par de sandalias, así como comida.