Este youtuber 'bromista' casi muere por meter la cabeza en un horno con cemento

Los bomberos aseguraron que las consecuencias pudieron ser graves y se molestaron por la pérdida de tiempo que les ocasionó

Por VICE
Foto: Captura de Pantalla
Este youtuber 'bromista' casi muere por meter la cabeza en un horno con cemento

A veces YouTube es algo maravilloso y nos ofrece perlas como el vídeo del padre que se grabó a sí mismo con la GoPro durante unas vacaciones sin darse cuenta, o también cosas tan absurdas como ésta. Pero, otras veces puede ser un infierno, un lugar donde PewDiePie, otro youtuber, se hace millonario sólo por grabarse jugando videojuegos, donde unos cuantos imbéciles hacen bromas muy pesadas a alguien más y los adolescentes desperdician su vida publicando vlogs.

Sin embargo, Jay Swingler es un experto en sortear las pesadillas del internet. Ha conseguido más de 800 mil seguidores con vídeos de él mismo haciendo bromas y tonterías para llamar la atención de los internautas. No obstante, la semana pasada hizo un salto a los titulares internacionales tras decidir meter la cabeza en un microondas lleno de cemento, sólo para lograr estar entre los youtubers más exitosos.

Según parece, Swingler y sus amigos pusieron Polyfilla —un tipo de cemento de secado rápido— en un cubo para hacer la mezcla, la cual vertieron en un microondas para que después Swingler metiera la cabeza.

Por suerte, este último fue un poco inteligente y se le ocurrió introducir un tubo de plástico dentro del microondas para poder respirar, así como una bolsa de plástico en la cabeza como medida de protección. Pero, como todos los seres que conformamos la humanidad podríamos haber supuesto, la broma fue un auténtico desastre.

Al parecer, Swingler quería crear un molde de su cabeza y pensó que el microondas podría funcionar como una especie de sombrero, quitárselo o ponérselo cuando quisiera. Pero las cosas no sucedieron así: metió la cabeza en el cemento de secado rápido, el material se secó enseguida y sus amigos no consiguieron quitar el microondas de su cabeza.

Al principio se lo tomaron a la ligera, luego empezaron a asustarse un poco y al final se alarmaron mucho, porque temían que Swingler no saliera del microondas con vida. Llamaron a la policía y tuvieron que acudir cinco bomberos del condado de West Midlands para su rescate, trabajaron durante hora y media para liberarlo.

Shaun Dakin, portavoz del cuerpo de bomberos de West Midlands, explicó a la BBC que Swingler “podría haberse asfixiado o haber sufrido daños muy graves”. Lógicamente, el departamento está muy molesto por el tiempo que Swingler les hizo perder.

Pero para él, la experiencia valió la pena. El vídeo que él y sus amigos grabaron de los hechos ha tenido más de un millón de visitas.

Lee más contenidos en Vice 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo