Las cinco cosas que la gente odia de sus vecinos

Por Iván Cabrera

La capacidad de socializar es una virtud del ser humano. Gracias a los nexos con los “otros”, se pueden formar comunidades y se establece un vínculo cultural, económico y político.  Ya lo dijo Aristóteles con la definición de “animal político”: el ser humano llega a lo más alto de su naturaleza en la práctica social…

Sin embargo, en la realidad, los conflictos entre particulares vienen de la interacción diaria e inevitable con esos a quienes llamamos vecinos y que forman parte de nuestra vida. Se quiera o no, la convivencia genera problemas o por lo menos molestia por alguna actitud.  

Aquí te dejamos una lista de las cinco cosas que la gente odia de sus vecinos:

1.- Música: es un problema que tiene dos caras. La primera, cuando el vecino pone música a todo volumen y el afectado soy yo; la segunda, que el vecino se queja de mis cumbias, salsas, reggeton, mambos o trova.

2.- Que sean “metiches”: Es la respuesta clásica. Los encuestados refieren que es molesta la actitud de algunos de sus vecinos que se interesan por saber quién entra a su casa, con quién hablan, la ropa que visten, si se puso gordo o que feos están sus novios o esposos.

3.- Que realicen tareas nocturnas: Una de las cosas que más molesta a las personas es que sus vecinos realicen en la noche o madrugada actividades muy ruidosas como taladrar, martillar, lavar la ropa o a reírse con mucha fuerza.

4.- Que tiren basura: Es recurrente que las disputas, de baja intensidad, entre vecinos empiecen porque alguien tiró basura frente a su casa o porque barrieron la calle y dejaron los desperdicios tirados. También es molesto que los de “al lado” usen sus viviendas como bodegas y de ellas salgan ratas, cucarachas, gusanos o malos olores.

5.- Que sean parientes: Aunque podría parecer extraño, que los vecinos sean parientes no es de mucho agrado, ya sea porque en la familia se da con más ahínco la crítica o porque tener la misma “sangre” implica soportar, aunque sea un poco, al tío, primo, hermano o abuelo, que llegan a la casa a “gorrear” la comida.

Otras respuestas fueron: El sonido de la bomba de agua; que no pasen la pelota o algún juguete cuando cae en la casa del vecino, y que salgan a tomar a la calle. La realidad es que muchas veces los roles cambian, no hay buenos ni malos, simplemente momentos en los que todos caemos en alguno de los “odios” antes mencionados.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo