Coronan a niña como Diosa Viviente por tener "pestañas de vaca"

Por:

Aunque en Occidente impere (y esto entre comillas gigantescas) el amor a la razón y se valore más, por ende, lo que diga la ciencia, en Oriente, en algunas culturas y religiones, todavía la gente cree en dioses, como la hinduista. Y en Nepal, aún creen en dioses vivientes, como la niña de solo siete años que ha sido elegida como “diosa viviente” por tener “pestañas de vaca” y “voz clara como la de un pato”.

Las razones son risibles para muchos, pero para los nepaleses son una realidad y tradición histórica. La diosa de Kumari es una tradición que lleva cientos de años y que, según la leyenda, vive entre los mortales. Allí es reverenciada por hinduistas y budistas a la vez.

diosa niña foto diosa viviente Niña es coronada como Diosa Viviente en Nepal siguiendo la tradición de las Kumari

De hecho, en el festival hindu de la lluvia en julio, miles vinieron a darle su respeto a la niña, incluyendo al Primer Ministro de Nepal, Pushpa Khamal Dahal, quien le hizo una reverencia. Acá se le puede ver en su trono.

La niña se llama Yunika. Fue escogida para ser la Kumari desde bebé. Sus padres renunciaron a sus trabajos para cuidarla por tiempo completo. Dicen que ella da buena suerte a aquellos que la miran a los ojos.

diosa viviente niña foto nepal La “diosa viviente” vivirá como privilegiada hasta su pubertad.

“Cuando mi hija fue seleccionada como Kumari, me sentí muy feliz”, dijo su padre, Ramesh Bajracharya. “Es porque Kumari es grandemente resguardada y respetada como diosa viviente en Nepal”.

La diosa viviente con “ojos de vaca”

Las Kumari no pueden dejar sus hogares, excepto por ocasiones especiales. Y sus pies no pueden tocar el suelo. Los padres de Yunika se encargan de todos esos detalles. Incluso de maquillarla para que parezca “una diosa entre los mortales”.

diosa viviente niña diosa foto Esta tradición, de la diosa viviente, en Nepal ha sido criticada por fomentar la explotación infantil.

“Me siento triste porque otros niños juegan afuera, pero sus amigos vienen a jugar con ella adentro. Lo que ella quiera, muñecas o cualquier juguete, se lo conseguimos”, expresa su madre, Sabita.

Para ser una Kumari, que significa “mujer sin casarse” o “virgen”, las niñas tienen que seguir criterios como tener “pestañas de vaca”, “piernas de ciervo” y “voz clara como la de un pato”. Todo, también, con ayuda de su carta astral, que debe ser favorable para el rey de Nepal.

diosa viviente niña nepal foto tradición La diosa viviente es elegida con criterios bastante subjetivos como “tener pestañas de vaca” y “voz tan clara como la de un pato”.

También será probada en valentía y serenidad antes de obtener el título. Y luego de que la niña es escogida, es considerada la reencarnación de la diosa hindú Durga. Y mientras sea Kumari, podrá tener una vida privilegiada. En su adolescencia volverá a ser “normal”.

Pero el sentido común se ha tratado de imponer. En 2008, se llevó una petición a la Corte Suprema para terminar con la práctica, aludiendo a la explotación infantil, reportó el portal “DailyMail”.

Una niña se ha coronado como “Diosa Viviente” por una extraña razón en Nepal.

Loading...
Revisa el siguiente artículo