¿Te puedes morir de un chupetón? un doctor responde

Hace unas semanas se viralizó el caso de un joven de Iztapalapa que falleció a causa de un chupetón de su novia

Por:

Artículo publicado originalmente en Vice Australia  

Quizás hayan oído hablar de la historia de un chico mexicano que murió después de que su novia le diera un chupetón. Al parecer, el joven de 17 años, Julio Macias González, perdió la vida debido a un coágulo que se le formó por la succión que le aplicó su novia en el cuello.

Probablemente estarás pensando que esta historia es una locura, que es imposible. Yo también me pregunté si se trataría de una leyenda urbana que se había extendido por las redes. Cuando saqué el tema a relucir entre mis compañeros de trabajo, algunos recordaban haber oído una historia similar años atrás. ¿Se trataba entonces de algún antiguo mito que había vuelto a la vida o el chupetón asesino había vuelto a atacar? Tenía que descubrirlo.
 
Para ello, decidí contactar al único médico que sabía que se tomaría en serio mis temores: Freddy Vista, el doctor al que siempre recurre VICE Australia y que prefiere usar un pseudónimo para contestar nuestras preguntas absurdas. Esto fue lo que nos dijo.
 
VICE: Hola, Freddy. Vamos al grano: ¿es posible morir a causa de un chupetón? ¿Qué explicación científica tiene eso?
 
Freddy Vista: Aunque ha habido reportes de otros casos de personas que han muerto tras recibir un chupetón, esta es la primera muerte por ese motivo de la que se tiene constancia. La razón más probable es que se haya aplicado presión sobre una de las arterias carótidas, que son los vasos sanguíneos que tenemos en los laterales del cuello y llevan sangre a gran parte del cerebro. Al estar en la parte exterior del cuello, las carótidas son uno de los puntos desde los que se suele tomar el pulso a las personas. Por la misma razón, al estar tan expuestas, son más vulnerables a posibles traumatismos.
 
¿Con cuanta intensidad habría que chuparle el cuello a alguien para causar la aparición de un coágulo de sangre?
 
En el caso de los chupetones, la causa es la presión de los labios sobre una zona tan vulnerable, más que la propia succión. Es muy infrecuente, pero aplicando esa fuerza sobre la carótida se pueden producir desgarros en las paredes de la arteria o lesiones de otro tipo que deriven en la formación de coágulos. Si estos coágulos adquieren un tamaño considerable, pueden obstruir el vaso sanguíneo e impedir el flujo sanguíneo hacia el cerebro.
 
¿Hay personas con más predisposición que otras a que se les formen coágulos? Estaba pensando en la posibilidad de que este chico sufriera alguna enfermedad que hiciera que su sangre se coagulara más fácilmente.
 
Hay enfermedades que propician la formación de coágulos o la debilitación de los vasos sanguíneos, aunque no sé si ese chico mexicano padecía alguna o si fue cuestión de mala suerte.
 
Por dios. ¿Deberíamos dejar de dar chupetones? ¿Son una actividad de riesgo? ¿Es momento de empezar el celibato?
 
Repito, es extremadamente difícil que un chupetón pueda provocar una embolia, y mucho menos causar la muerte. Cada quien decide si quiere dejar de dar chupetones o no, teniendo en cuenta los riesgos y los beneficios que conlleva.
 
Entonces, a ver… Si puedes asesinar a alguien de un chupetón, ¿podrías también, en teoría, matar a alguien chupándole el pene con mucha intensidad?
 
Teóricamente, es posible provocar la aparición de un coágulo en cualquier arteria mediante presión, pero al igual que con el chupetón en el cuello, la causa sería la presión más que la succión. La formación de un coágulo en una arteria del pene podría obstruir el flujo sanguíneo hacia otras zonas menores del miembro, causando necrosis de los tejidos de esa zona, pero no sería suficiente para causar una embolia.
Loading...
Revisa el siguiente artículo