Nacional

Por tortura a Mario Aburto, CNDH ordena a FGR investigar otra vez asesinato de Colosio

Mario Aburto fue condenado por el homicidio de Colosio Murrieta y actualmente está preso en una cárcel de Guanajuato

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) ordenó a la Fiscalía General de la República (FGR) que haga una nueva investigación sobre el asesinato de Luis Donaldo Colosio, ex candidato presidencial que fue atacado en Tijuana, Baja California en abril de 1994 y por lo que perdió la vida.

Esta petición se debe a una queja que presentó Mario Aburto, a quien las autoridades condenaron como el autor material del homicidio, quien en en varias ocasiones denunció ser víctima de tortura a lo largo de los años.

“La CNDH establece que la FGR deberá realizar una investigación del caso que dio origen a la detención y sentencia de la víctima; además, estas nuevas diligencias se deberán abordar sin perjuicio y con perspectiva pro homine, aportar como prueba la recomendación y considerar las múltiples omisiones, ocultamientos y acciones generados en el pasado”.

Presentación de quejas

El organismo defensor de los derechos humanos informó que, hace siete meses, Mario Aburto presentó una nueva queja porque desde hace 27 años ha sido víctima constante de tortura, además que desde el 31 de agosto de 1994 existe en la FGR una investigación por esos hechos por lo que reclama la reapertura de su caso.

Por más de cinco lustros lo han mantenido en cárceles lejos de donde vive su familia, es por esto que pide su traslado urgente a una prisión en Baja California.

La CNDH también localizó en sus archivos una entrevista de la que no se tiene registro en ningún expediente y que se realizó sin autorización de Aburto, situación que pone en duda la actuación de ese organismo porque no corresponde con sus funciones legales.

“La CNDH determinó que elementos de entonces la Policía Judicial Federal, así como los Agentes del Ministerio Público Federal que intervinieron, tanto en la detención como en las primeras diligencias ministeriales, y en el traslado de la víctima a las instalaciones del CEFERESO número 1, incurrieron en actos de tortura en su contra y los médicos que intervinieron en los hechos actuaron de forma irregular al pretender ocultar o tolerar dichos actos”.

Además de esto, se acreditó que los médicos y custodios de ese penal cometieron actos de tortura, mientras que la administración de la cárcel incomunicó al quejoso y lo ha mantenido lejos de su familia.

Mario Abusto se encuentra actualmente en el Centro Federal de Readaptación Social (CEFERESO) número 12, en Ocampo, Guanajuato, donde incluso, se le prohibió establecer comunicación con la CNDH.

“Esta nueva investigación o la reapertura de la anterior tendrá como finalidad subsanar deficiencias y llegar al pleno esclarecimiento de los hechos, que permitan a la víctima y a la sociedad mexicana acceder al derecho a la verdad y que el Estado responda por sus actos, no sólo a través de acciones de reconocimiento y reparación integral del daño, sino también mediante acciones y políticas de no repetición, para que hechos de este tipo no vuelvan a suceder al margen de la protección y garantía”.

Tags

Lo Último


Te recomendamos