Nacional

Agresiones a mujeres escalan a ataques con ácido; castigos en la congeladora

Las mujeres que son agredidas regularmente por ex parejas requieren de múltiples tratamientos y terapias; sin embargo, las cicatrices se quedan de por vida

En los últimos 20 años se han documentado 28 casos de mujeres que fueron agredidas con ácido por sus parejas sentimentales. A pesar de que las autoridades registran cientos de ataques de este tipo, médicos legistas y forenses los clasifican como lesiones menores.

La Fundación Carmen Sánchez reveló a Publimetro que esta cifra que han recopilado en las dos últimas décadas ha sido gracias a entrevistas de testimonios de mujeres que decidieron denunciar las agresiones.

Sin embargo, la fundación reconoce que la cifra negra es gigantesca de lo que reportan de 2001 a la fecha, pues hay víctimas que –por temor a represalias y la impunidad que prevalece en los sistemas de justicia– no denuncian, ni hacen públicos sus casos.

Hay incluso amenazas de parte de las familias y del círculo más cercano de las personas que cometen estos ataques para que la mujer no denuncie y guarde silencio.

—  Sostiene la fundación.

Y es que los ataques de ácido son también un tipo de violencia feminicida, pues además de ocasionar severas lesiones en el cuerpo de la mujer, también se atenta en contra de la vida.

La fundadora de este colectivo, Carmen Sánchez, se autonombra una sobreviviente de la violencia feminicida que padeció en 2014; reconoce en entrevista que las secuelas que se originan a causa de estos actos se quedan de por vida.

No sólo es superar el ataque que pone en riesgo tu vida, sino también superar las secuelas físicas, emocionales y hasta mentales de esta situación. Hasta el momento he recibido 61 cirugías para reconstruir parte de mi piel afectada.

—  Precisó

Asegura que las heridas que dejó este ataque han sido variadas, desde tiempo invertido en fiscalías, hasta padecimientos físicos como dolores de cabeza, espalda y dinero para el traslado y pago de operaciones.

Es más, sostiene que ha tenido que acudir a terapia y a diferentes sesiones en los últimos años para tratar el estrés postraumático que dejó esta agresión por parte de su ex pareja, quien cumplió su amenaza de intentarla matar si ella lo dejaba.

Mi piel se comenzó a caer por pedazos; mi celular, mis tenis y mi ropa se consumieron en segundos cuando él me arrojó el ácido enfrente de mi familia. Me envolvieron en una sabana y estuve ocho meses en el hospital a causa de este acto.

—   sostiene.

De acuerdo con la carpeta de investigación -a la cual este diario tuvo acceso- el médico legista registró el ataque a Carmen como ‘lesiones simples’, situación que aprovechó la defensa del responsable de las agresiones para interponer un amparo ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

Otro de los pocos casos que se han dado a conocer es el de María Elena Ríos, quien fue agredida en septiembre de 2019 en donde el 85% de su cuerpo quedó quemado por el ácido sulfúrico que le arrojó su entonces pareja.

Sanciones, en la congeladora

Tanto en el Senado de la República como en la Cámara de Diputados se han trabajado iniciativas que buscan incrementar los castigos a las agresiones con ácido.

Incluso onegés han planteado que las lesiones causadas por sustancias corrosivas se consideren como un delito que amerita prisión preventiva oficiosa, así como imponer una pena de nueve a 12 años de prisión a quien las provoque.

Sin embargo, las propuestas han sido desechadas en las últimas legislaturas.

Debemos dejar que los ataques de ácido no son “lesiones simples” tal como lo asentó el médico legista en mi carpeta de investigación, sino es violencia feminicida de la que una nunca se va a recuperar. Los daños son irreparables.

—  Aseguró Carmen Sánchez
Tags

Lo Último


Te recomendamos