Nacional

¿Existe riesgo de contagio de viruela símica en la Marcha del Orgullo?

En el mundo existe preocupación por la discriminación o estigma que la viruela símica - o viruela del mono- pueda provocar a la comunidad LGBT+

A pesar de haber sido descubierta hace más de 40 o 50 años, la viruela símica (o viruela del mono) ha acaparado la atención en las últimas semanas, especialmente por la vinculación mediática entre su surgimiento y la comunidad LGBT+, hecho que especialistas consideran que incrementará la estigmatización y discriminación hacia estos colectivos; especialmente ante acontecimientos clave como la Marcha del Orgullo LGBT+ a celebrarse el sábado 25 de junio.

Te recomendamos leer: OMS confirma dos mil 103 casos de viruela del mono en 42 países

“La viruela del mono es una zoonosis vírica (un virus que se transmite al ser humano a partir de los animales) con síntomas similares a los observados en el pasado en pacientes con viruela, aunque es clínicamente menos grave”, explica la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su sitio web. “Con la erradicación de la viruela en 1980 y el posterior cese de la vacunación contra la viruela, la viruela del mono se ha convertido en el orthopoxvirus más importante para la salud pública”, añade.

Los casos de viruela del mono ocurren principalmente en África central y occidental, a menudo cerca de las selvas tropicales, y ha ido apareciendo cada vez más en las zonas urbanas.

El reciente brote, que ya acumula cerca de dos mil casos en poco más de 40 países, ha provocado preocupación porque aún no se ha especificado la manera en que la viruela del mono llegó, y se transmitió; especialmente a países que no habían registrado casos anteriormente, llamados no endémicos.

¿Por qué se considera que la comunidad LGBT+ está en riesgo?

Otro punto clave, y en el que se ha centrado la atención, es que algunos reportes indican que la mayoría de los casos presuntamente corresponden a hombres que tienen relaciones sexuales con hombres (HSH). Sin embargo, especialistas indican que la preferencia sexual no tiene una relación directa con la forma en que se transmite el virus.

“Desde que la viruela del mono empezó a enfermar a miles de personas en todo el mundo esta primavera, se han planteado dos grandes preguntas: ¿Por qué un virus que nunca ha logrado propagarse más allá de unos pocos casos fuera de África está causando de repente un brote mundial tan grande? ¿Y por qué la inmensa mayoría de los afectados son hombres que tienen relaciones sexuales con hombres (HSH)?”, plantea la revista especializada Science.

“El virus puede haberse abierto paso en redes sexuales muy interconectadas dentro de la comunidad de HSH, donde puede propagarse de una forma que no puede hacerlo en la población general. Un estudio de modelización epidemiológica publicado como preimpresión la semana pasada por investigadores de la London School of Hygiene & Tropical Medicine (LSHTM) apoya esta idea”, explica Kai Kupferschmidt, autor del artículo de Science.

También puedes leer: Homosexuales son objeto de discriminación tras brotes de viruela símica

Pero todavía hay muchas incertidumbres, y la comunicación es tensa debido al riesgo de estigmatizar a la comunidad HSH. Para Gregg Gonsalves, epidemiólogo de la Escuela de Salud Pública de Yale y antiguo activista del VIH: “Tenemos que hablar de sexo. Todo el mundo ha sido muy claro sobre el estigma, y lo ha dicho una y otra vez. La cuestión es que todavía hay que abordar el riesgo de infección en nuestra comunidad”.

Evitemos el estigma. La comunidad LGBT+ no tiene mayor riesgo. La viruela símica podemos adquirirla y transmitirla a cualquier persona que esté en riesgo y eso es independiente a las prácticas sexuales de cada uno de nosotros.

—  Dra. María del Sol Alamilla, especialista de la Universidad La Salle.

La gran mayoría de los casos del brote actual en Reino Unido se han producido en HSH, se explica en Science. “Los investigadores de la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido (UKHSA), por ejemplo, pidieron a los pacientes que rellenaran cuestionarios. De los 152 que lo hicieron, 151 dijeron que eran HSH, escribió el equipo en un informe técnico publicado el 10 de junio; el paciente restante se negó a contestar. En otros países se han observado pautas similares”.

Aunque los investigadores de la UKHSA han encontrado ADN viral, e incluso virus infeccioso, en el semen de algunos pacientes, no están seguros de que eso sea importante para la transmisión. De hecho, el contacto piel con piel puede ser suficiente. Incluso otras infecciones de transmisión sexual (ITS) -como el herpes- también se transmiten principalmente de esta manera.

A pesar de ello, algunos países se están preparando para iniciar campañas de vacunación. Ejemplo de ello es Gran Bretaña, donde las autoridades británicas ofrecerán vacunas a hombres gay y bisexuales en riesgo de contraer la viruela símica para tratar de frenar el mayor brote de la enfermedad fuera de África.

Dirigirse a quienes tienen muchas parejas sexuales puede ser el enfoque más eficaz”, concluye Kupferschmidt en Science.

4 PREGUNTAS CON

María del Sol Alamilla, especialista de la Universidad La Salle.

¿Cuál es el estado de la viruela del mono y su relación con México?

La OPS menciona que es un virus que ya fue identificado hace mucho tiempo. Estaba de manera endémica en África y de manera no endémica se han identificado un par de brotes. ¿Qué diferencia hay ahora? Que ahora se ha extendido y en este momento estamos viendo brotes en diferentes países y que –aparentemente– existe cierta relación, como algunos casos de viaje. Sin embargo, la OPS aún está investigando el comportamiento del virus porque, a diferencia de otros brotes, no se tiene muy claro cuál está siendo el mecanismo de transmisión.

Los casos van en incremento, pero algo que es importante mencionar y ante la duda de “¿Qué tanto riesgo hay?”, la información disponible nos dice que -a diferencia virus como el Covid- no se transmite ni se propaga tan rápidamente y no es tan contagioso. Además, la transmisión necesariamente tiene que ser por contacto, con secreciones contaminadas. Es decir, la mayor parte del contagio se debe a un contacto directo. Esto es algo que, de cierta forma, nos ayuda a contrarrestar un poco la propagación porque, ante la presencia de síntomas, permite generar de manera oportuna las medidas de prevención e higiene. Y por supuesto evitar el contagio.

La OPS menciona que no existe por ahora un riesgo de que esto se convierta en una pandemia, pero sí se tiene una vigilancia epidemiológica estrecha porque, a diferencia de otros momentos de brotes de la viruela símica, sí tiene un comportamiento distinto.

¿Cuál sería el perfil –si se tienen datos de México o el mundo– de las personas que se han contagiado?

No existe un perfil identificado. No existen rasgos que lo pongan en mayor riesgo. Dentro de la definición operacional de ‘caso sospechoso’ se debe cumplir con ciertos criterios clínicos y, en todo caso sería tener un antecedente de viaje al extranjero -a lugares endémicos de la viruela símica- o que haya tenido contacto directo con una persona con sospecha o confirmación de este agente.

Fuera de eso, no existe ningún otro perfil de persona que fuera más susceptible a adquirir esta infección.

La Secretaría de Salud sacó un comunicado en donde hacía la especificación de que las personas del mismo sexo no tenían ni mayor riesgo, ni eran personas de alto riesgo para adquirir esta enfermedad. Me parece muy importante dejarlo claro: todos tenemos la misma predisposición de poder adquirir esta infección.

Al tiempo que existen reportes de que en la mayoría de casos se han dado en la comunidad LGBT, agencias internacionales, como la OMS, piden no estigmatizar por esta enfermedad…

Esto no es exclusivo de contacto entre personas del mismo sexo. Se debe exclusivamente al contacto con secreciones de un paciente enfermo y este tipo de contacto puede ser mujer-hombre, hombre-hombre, mujer-mujer, etcétera.

La OPS afirma que ni siquiera está identificado que exista una transmisión sexual. Esto es súper importante porque no se ha determinado la causa. No está descrito que el virus se contagie a través del semen, ni de las secreciones vaginales. Lo que sí genera el contagio de este tipo son las lesiones.

La viruela símica genera lesiones que aparecen en cualquier parte del cuerpo, incluyendo la región genital. Por supuesto el contagio se debe más al acto sexual –sin importar el género– que al contacto con secreciones. No está limitada a cierto grupo de la población.

¿Qué recomendaciones puede dar a los lectores de Publimetro al respecto?

Lo primero es continuar con todas las medidas que se aprendieron con la pandemia de Covid-19. Eso es básico y esencial para prevenir cualquier infección de transmisión. Es decir, seguir con el aseo de manos, estornudo de etiqueta y, por ejemplo, en este caso, evitar compartir alimentos o utensilios.

Si en algún momento tienen presente o identifican algún amigo o familiar con presencia de lesiones en la boca, o mucosas en la piel, es importante no tocarlas y reforzar justo estas medidas que ya conocemos. Si hay síntomas de infección respiratoria, por favor no se automediquen y acudan con su médico, especialmente si hay presencia de lesiones.

Solo un médico -y con base en los criterios para cada enfermedad- puede determinar si podría ser un contacto sospechoso de tener viruela símica y también descartar el resto de enfermedades exantemáticas que tienen esta presentación.

Evitar tocar lesiones, evitar prescribirse, y consultar inmediatamente a su médico justo para que dé un diagnóstico certero. Si hay antecedente de contacto con alguna persona que haya viajado a lugares endémicos, reforzar todas las medidas de prevención e higiene que ya conocemos.

Tags

Lo Último

Te recomendamos