Nacional

Pobreza y esperanza de una vida mejor; las historias de los mineros atrapados en Coahuila

A 12 días de que 10 mineros quedaron atrapados en el pozo de carbón en el municipio de Sabinas, los deudos luchan con la angustia por volver a ver sus familiares.

10 mineros atrapados en Sabinas, Coahuila.

“Nos están mintiendo”, señaló el 13 de agosto Claudio Mireles sobre los niveles de agua en los trabajos de rescate de los 10 mineros atrapados en el pozo de carbón ubicado en el complejo Las Conchas, en el municipio de Sabinas, Coahuila.

Claudio es hijo de José Luis Mireles Argüijo de 46 años de edad, quien quedó atrapado desde el 3 de agosto junto con otros nueve trabajadores de la mina de la compañía “El Pinabete”, cuando un derrumbe inundó el pozo en el que laboraban.

«No pueden decirnos que “se está haciendo esto”, cuando en realidad no», añade Mireles quien, como los otros deudos de los mineros atrapados, lucha con la desesperación, pues el tiempo es un factor clave para volver a ver con vida a sus familiares.

Te puede interesar: Peligra rescate de mineros atrapados en Coahuila por súbita crecida de agua

El 14 de agosto el Mando Unificado del Equipo Interinstitucional de Rescate informó que se presentó un aumento abrupto en los niveles de agua que complica el rescate de los 10 mineros quedaron atrapados en el pozo de carbón; ante esto el gobierno de Coahuila anunció un cambio de estrategia. Sin embargo, lo anterior no contribuye a aminorar la angustia de los familiares quienes a 12 días del accidente, mantienen la esperanza de rescatar a los mineros.

La historia de los 10 hombres atrapados en Sabinas no es un hecho aislado en la región carbonífera de Coahuila. Como han documentado periodistas como Sara Lovera, por más de un siglo las tragedias mineras en el estado que hoy gobierna Miguel Riquelme han cobrado la vida de más de mil 600 personas que laboran, en la mayoría de los casos, sin seguridad social o contratos que les garanticen condiciones laborales dignas.

La pobreza y la esperanza son elementos presentes en las historias detrás de quienes ven en las minas de carbón una oportunidad para el sostén de sus familias.

Los 10 mineros

Mineros atrapados en Coahuila.

José Rogelio Moreno Morales (22 años) y José Rogelio Moreno Leija (42 años)

José Rogelio Moreno Leija grabó un video de cómo ingresaba al pozo de carbón días antes que quedara atrapado con su hijo y otros ocho mineros. En las imágenes se exhiben las condiciones en las que trabajan los mineros en Coahuila. La jaula para descender al pozo tiene una estructura oxidada y su equipo de seguridad se limita a un casco y unas botas de caucho.

Al momento del colapso Moreno Leija llevaba 30 años trabajando como minero, y cuando su hijo necesitó un trabajo, lo llevó con él al pozo de carbón. Por su parte, Moreno Morales es el más joven de todos los mineros atrapados. Llevaba apenas un lustro laborando en la mina y desde los 17 años hizo mancuerna con su padre para extraer carbón.

Ramiro Torres Rodríguez, 24 años

Solo dos semanas antes de que el pozo colapsara, Ramiro Torres inició a trabajar ahí para mantener a su hija de nueve años y a su bebé varón de apenas unas semanas de nacido.

Su hermano Aureliano, quien trabaja con él en el pozo de carbón libró el accidente porque se quedó a descansar el 3 de agosto; no obstante, ahora forma parte del grupo de rescatistas voluntarios.

El 7 de agosto trascendió un video en el que Lucía Rodríguez, madre de Ramiro, le reprocha al presidente , Andrés Manuel López Obrador, que en su visita solo se haya tomado la foto. “Gracias, señor presidente, por venir a tomarse la foto con mi dolor”, expresó la mujer al borde del llanto.

No te pierdas: “Gracias por tomarse la foto con mi dolor”: familiares de mineros reprochan a AMLO

Hugo Tijerina Amaya, 29 años

Hugo es padre de dos niñas y un niño, como los hombres de su familia recurrió al trabajo en los pozos de carbón para llevar el sustento a casa. A pesar de que Tijerina Amaya intentó probar en otros trabajos, los raquíticos sueldos de la maquila lo hicieron volver a las minas.

Jorge Luis Martínez Valdez, 34 años

Martínez Valdez es padre de una adolescente de 16 años y de un niño de 10. Se le conoce como “El Loco” por su hiperactividad, a pesar de que sus familiares intentaron persuadirlo para que dejara el trabajo en las minas de carbón, Jorge Luis ha sido minero toda su vida.

Margarito Rodríguez Palomares, 54 años

Margarito Rodríguez abandonó su carrera militar para formar una familia. Es padre de tres hijos, un hombre y una mujer de 23 y un adolescente de 16. La carga que representa mantener a tres hijos lo empujó hacia la minería. Según testimonios que sus familiares han vertido en medios, Margarito es un hombre hogareño.

Mario Alberto Cabriales Uresti, 45 años

Desde los 18 años Cabriales Uresti se adentró en las galerías de carbón, y aunque intentó laborar en las maquilas, los bajos salarios lo devolvieron a la minería. Es padre de un hombre de 18 años y una mujer de 16. Sus familiares le pidieron dejar el pozo en diversas ocasiones, pero sus necesidades se lo impedían.

Cabriales Uresti es amante de cantar los corridos, la banda y los boleros, y, de acuerdo con declaraciones de sus seres queridos en medios, es contratado en ocasiones para amenizar eventos.

Jaime Montelongo Pérez, 61 años

Minero desde los 14 años, siguió la tradición familiar de extraer carbón. Según los relatos de los mineros que pudieron escapar del colapso, Montelongo Pérez avisó del desplome a las personas que pudieron salir del pozo. Sin embargo, decidió volver tras sus pasos para respaldar a sus compañeros que estaban atrás.

Jaime es primo de una de las víctimas de la tragedia de la mina de Pasta de Conchos en 2006.

Sergio Gabriel Cruz Gaitán, 41 años

Sergio es padre de dos niñas de 10 y 15 años, respectivamente. Lleva más de 20 años trabajando en los pozos de carbón, pero también complementa sus ingresos limpiando cristales. Se le describe como una persona deportista y con buen apetito; pero también como un hombre tímido e introvertido.

No dejes de ver: No apto para claustrofóbicos: Así se ve el túnel por el cual podrían rescatar a los mineros de Coahuila

José Luis Mireles Argüijo, 46 años

Mireles Argüijo, también es conocido como “Güicho”, se dedica a la minería desde los 14 años. Empezó a trabajar en el pozo de “El Pinabete” dos días antes del derrumbe con la esperanza de tener un mejor salario.

Es padre de cuatro varones, tres de su primer matrimonio de 20, 24, y 29 años; así como uno más de su segunda relación de tres años de edad. Tras el accidente sus hijos mayores se ofrecieron como voluntarios para las labores de rescate.

DV Player placeholder

Tags


Lo Último

Te recomendamos