Nacional

¿Qué pasa con el Popocatépetl? La UNAM despeja dudas sobre el volcán

Un grupo de especialistas de la máxima casa de estudios en México señaló los probables escenarios en relación al Popo

La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) organizó el foro “¿Qué está pasando con el volcán Popocatépetl?”, el cual tiene por objeto despejar las dudas ciudadanas en relación a la actividad volcánica reciente desde una perspectiva científica. Al respecto, proporcionaron los escenarios más probables en relación a diferentes observaciones.

Este lunes 22 de mayo se dieron cita Robin Campion, Ana Lillian Martin, Carlos Valdés González y Servando de la Cruz Reyna, investigadores del departamento de Vulcanología del Instituto de Geofísica de la UNAM; así como Carlos Gutiérrez Martínez, director de Investigación del Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred).

De manera clara y específica, los expertos señalaron que lo ocurrido durante el mes de mayo de este año en el volcán Popocatépetl no se trata de una situación diferente a la que ha presentado desde que éste comenzó con su actividad en 1994. En ese sentido, se recordó que ya han sido varias ocasiones en las que ha llegado a estar en Amarillo Fase III, por lo que se recordó que, hasta el momento, tanto las autoridades como la ciudadanía han probado sobreponerse a esto.

Te recomendamos: Elevan nivel de alerta volcánica a amarillo fase III por actividad en el Popo

Sin embargo, los investigadores proporcionaron información adicional para que los habitantes de la zona aledaña al volcán y de la Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM) consideren y, con base en ello, tomen precauciones. Por ejemplo, mencionaron el cambio del viento que puede modificar la ubicación de la caída de ceniza o las afectaciones a los servicios de telecomunicaciones.

La doctora Martin del Pozzo señaló que se espera que la dirección del viento dé un giro considerable en el periodo junio-julio, por lo que, de seguir la actividad volcánica como ha seguido, la caída de ceniza en la Ciudad de México (CDMX) se incrementará, lo cual podría intervenir en hábitos sociales para reducir las afectaciones a la salud.

Al respecto, se recordó que la ceniza es un elemento sólido flotando en el aire, el cual, si se inhala puede reducir la capacidad respiratoria, además de abonar a la contaminación de la CDMX y, en buena medida, entorpecer los servicios de telecomunicaciones que dependen del espectro radioeléctrico, como la señal de la telefonía móvil.

Asimismo, dejaron en claro que los microsismos que se se han presentado en la ZMVM en semanas recientes no tienen nada que ver con la actividad volcánica del Popocatépetl. Respecto al uso de vehículos en los lugares donde ya cayó ceniza, se reiteró que, dadas las características de dicho material, no se debe de utilizar el parabrisas con agua para limpiar los cristales, pues se produce una pasta más difícil de quitar; además, la ceniza puede afectar los filtros del aire acondicionado.

Junto con ello, se recordó que la ceniza no es tóxica, pero dado el tamaño que puede adoptar las micropartículas en el aire, se recomendó el uso de cubrebocas para evitar afectaciones respiratorias. También señalaron que ningún otro volcán ha presentado actividad fuera de lo común en México, esto, bajo la tesis de que lo que ocurre en el Popocatépetl tampoco es alarmante.

¿Hasta cuándo se estima que continuará un actividad similar en el volcán Popocatépetl?

Finalmente, y basados en registros geológicos, el doctor Campion planteó lo que le pareció el escenario más probable -desde el punto de vista de la estadística- sobre las futuras emisiones del volcán Popocatépetl. Al respecto, aclaró que se trata de una posibilidad con sustento en el registro actual y no una premonición, por lo que fue muy puntual para brindar ese dato y expuso que es probable que el Popocatépetl continúe con una actividad similar por dos años.

En 2012 se presentaron picos de actividad similares a los de este año y éstos se extendieron hasta 2014. Después de ello, la actividad volcánica se redujo hasta hace poco y comenzó a expresarse de manera similar a la de hace 11 años, por ello puso como punto de referencia dicho periodo, pues es el más parecido al actual desde 1994, que se iniciaron los registros de actividad; sin embargo, reiteró que se trata de un escenario probable y no de una realidad próxima.

DV Player placeholder

Tags


Lo Último

Te recomendamos