Ciudad

¿Quién es ‘La Joven de Amajac’ y por qué sustituirá a Colón en Reforma?

Una réplica de ‘La Joven de Amajac’ es la que suplirá a Cristobal Colón en Paseo de la Reforma, informaron autoridades capitalinas.

Autoridades capitalinas anunciaron este martes que será una réplica de ‘La Joven de Amajac’ la que sustituirá a la escultura de Cristobal Colón en Paseo de la Reforma.

De acuerdo con la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo, la decisión -del Comité de Monumentos y Obras Artísticas en Espacios Públicos- se tomó a fin de reconocer la lucha de las mujeres, sobre todo de aquellas que menos voz han tenido y que tienen un valor especial en la historia de México.

Además, forma parte también de las conmemoraciones que se llevan a cabo este año por los más de siete siglos de historia de la Ciudad de México, lo 500 años de Resistencia Indígena y los 200 años del México independiente.

¿Quién es ‘La Joven de Amajac?

Según el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), la pieza fue descubierta el 1 de enero de 2021 por habitantes de la comunidad de Hidalgo Amajac, Veracruz.

Las familias de César Cabrera Cruz y de su compadre, Alejandro Céspedes, fueron a sus labores del campo y después de la jornada por fin le dieron vuelta a una gran piedra que hacía tiempo se había “desenterrado” en su parcela.

“Cuál fue la sorpresa de todos al ver que no era una simple piedra, se trataba de un trabajo humano, una escultura que, al elevarse con las cintas planas pendientes del tractor, por primera vez dejaba ver el rostro de una mujer con un peculiar peinado, testigo de una antigua ocupación del lugar”.

—  Diego Prieto, director del INAH

Después e dar parte a autoridades locales y municipales, llegó la información al Centro INAH Veracruz por lo que investigadores se trasladaron al lugar y constataron que se trataba de una escultura prehispánica asociada a un sitio arqueológico, el cual fue visitado en los cuarenta del siglo pasado por Ekholm, durante su recorrido por la cuenca del río Tuxpan.

Características

  • La figura está elaborada en roca caliza y mide 60 centímetros en su parte más ancha y alrededor de 25 centímetros de grosor. Su buen estado de conservación permite observar sus rasgos, así como su espiga, elemento que permitía contemplarla erguida.
  • Luce un rostro pequeño, ojos abiertos y huecos –”los cuales debieron estar rellenos con incrustaciones de obsidiana u otra piedra”–, con un tocado alto, un collar al centro del cual se distingue un adorno en forma de gota, conocido como oyohualli, un torso ataviado con una camisa de mangas largas y una larga falda que llega hasta los tobillos y revela el par de pies desnudos.
  • Dada su ubicación geográfica entre los sitios arqueológicos de Tochpan (Tuxpan) y Castillo de Teayo, la pieza está ligada a la tradición escultórica y a la cultura huasteca, aunque presenta ciertos rasgos del centro de México, cuando en la región se hizo notoria la influencia de la Triple Alianza, lo que la colocarían temporalmente hacia el Posclásico Tardío (1450-1521 d.C.).

TE RECOMENDAMOS:

Tags

Lo Último


Te recomendamos