Mundo

Argentina.- Los investigadores creen que José Luis Moreno gastó parte del dinero de su socio en un “viaje de placer” a las Maldivas

Presionó a Roemmers consciente de que estaba “muy tocado” y que no tenía más remedio que enviarle “más dinero”

Presionó a Roemmers consciente de que estaba «muy tocado» y que no tenía más remedio que enviarle «más dinero»

MADRID, 2 (EUROPA PRESS)

La Guardia Civil cree que el productor televisivo José Luis Moreno habría gastado parte del dinero que su socio argentino Alejandro Roemmers aportó para el rodaje de la serie sobre la vida de San Francisco de Asís en realizar un «viaje de placer» a las Islas Maldivas que disfrutó «en compañía de su familia y amigos», y que «le supuso un gasto de unos 840.000 euros».

Así se recoge en un informe elaborado por los investigadores, al que ha tenido acceso Europa Press, en el que se analizan los apuntes localizados en las agendas incautadas a Moreno en su domicilio tras el estallido de la ‘Operación Titella’, y en la que gran parte de las referencias tienen que ver con el citado Roemmers y la producción de ‘Glow and darkness’.

«Día 10 miércoles viaje a Dubái, camino de Maldivas. Las puertas no están cerradas. Estoy haciendo una serie y sin mí no se puede hacer, hay que sacarle el máximo partido al malakas de Alejandro. Tengo que arreglar ya todo de una puta vez. Cerrar el acuerdo y ponerme un sueldo de 50.000 mínimo. Que pague el 50% de mis gastos», escribió Moreno en su diario personal mientras, apuntan los agentes, viajaba en un avión destino a las paradisiacas islas.

Allí, el productor televisivo pasó un mes «siendo sabedor de que la serie, tal como estaba, solo podía terminarla él», y utilizando esto para «presionar» a Roemmers de forma que éste siguiese pagando. En realidad, como se desprende de otras anotaciones, Moreno siempre supo que su socio estaba «muy tocado» y que, si realizaba «una parte» de la serie, no tendría más remedio que enviarle «más dinero».

EL «CREADOR DE UN GRAN ÉXITO»

En sus agendas, Moreno dejó constancia de la postura que transmitía a su socio. «Es absolutamente imposible hacer una superproducción como estoy haciendo por menos de 200.000.000 y tu has puesto 35. Los otros 165, los ha puesto mi saber, mi infraestructura y mi conocimiento. Te va a ver el mundo entero como el CREADOR DE UN GRAN ÉXITO», anotó.

La producción sobre la vida del santo, según los datos de los que disponía Moreno, contaba con unas cifras imponentes: del rodaje de 6 meses y la inversión inicial de 14 millones para una primera temporada de 24 episodios se pasaría a una segunda temporada de 32 capítulos con un importe total de 17 millones de euros. Mientras que el precio del capítulo ascendería en ambos casos a más de 500.000 euros, esperaban recibir en retorno 24 millones para la primera parte y 32 por la segunda.

Sin embargo, como apuntan las pesquisas, la intención de Moreno nunca fue la de terminar la serie. De hecho, en el momento de su detención el 29 de junio del pasado año, los agentes se cercioraron de que «ya se habían gastado más de 35 millones de euros en la producción, y todavía no se había entregado ni un solo episodio de la primera temporada cuando debían tener ya 26». «Es decir, Moreno se había gastado casi el total del dinero que habían calculado para grabar toda la serie (46 millones) y no había cumplido con ninguno de los plazos de entrega.

El informe señala, en relación al dinero aportado por Roemmers para esta súper producción, que «existen unos cuadros de gastos, de los cuales se tuvo conocimiento a través de las interceptaciones telefónica, que están siendo confeccionados, no ajustándose a los gastos reales de la producción, sino al antojo de Moreno, con la intención clara de apropiarse de parte de ese dinero».

EL YATE DE LAS MALDIVAS

En sus anotaciones, el productor hacía alusión a las reclamaciones monetarias que hacía a Roemmers, aunque ese importe tenía un destino bien distinto: «Como se puede ver en las anotaciones que efectúa Moreno, cuando reciba el dinero, los pagos urgentes que ha de realizar, son todos personales», entre los que se incluye «pagar su casa», la deuda de una sociedad y dar dinero a su examante, el checo Martin Czehmester.

También relacionado con las Maldivas, Moreno habría prestado un total de 2,7 millones de dólares a Hassan Shareef para la adquisición de un barco de lujo denominado Maldives Crown. Los investigadores, sin embargo, consideran que se trató de una simulación de préstamo, para justificar un dinero transferido por Moreno a las islas, en lo que sería una forma de blanquear el dinero obtenido de forma fraudulenta.

Y lo justifican apuntando que el propio Shareef habría participado en el diseño y construcción del barco y en que el contrato que suscribieron contenía importantes «errores tipográficos». Además, el propio Moreno aparecía en un vídeo anunciando cruceros por las islas y las reservas debían realizarse a través de You More TV, una de sus empresas.

«UN DÍA» EN LA PRODUCCIÓN ERA «UN ABISMO»

Roemmers, que figura como perjudicado en la causa después de haber denunciado que fue estafado por Moreno, también fue recriminado por su socio por la situación económica en la que le había sumido. «En ningún momento estáis pensando la gravísima situación que ha creado Alejandro con sus injustificados ataques. Que ni yo ni mi organización podemos sobrevivir 3 años sin ganancias», le espetó el ventrílocuo.

En esta línea, Moreno aseguró que había invertido cerca de 4 millones de euros y que «un día» para ellos era «un abismo». «Y como profesional tengo diferentes opciones que por seriedad y lealtad, en este caso unilateral por mi parte, he hecho esperar desde que Alejandro me quitó el 10% de la compañía sin y estar de acuerdo pero era el principio y confié en él y no dije nada», añadió.

UN ‘PLAN B’ POR SI ROEMMERS «DECIDIERA CONTRATACAR»

Una serie de recriminaciones que Moreno realizó, según revelan los apuntes de sus diarios, a pesar de que ni siquiera había escrito una línea sobre la serie de Francisco de Asís. «¡¡¡IMPORTANTE!!! EMPEZAR A ESCRIBIR EL GUIÓN DE FRANCISCO. Hacerme mi calendario», apuntó en 2018. Casi tres años mas tarde, en 2021, aún no se había «cerrado el primer capítulo de la serie».

Desde su posición, Moreno también se aseguró de estar preparado «por si se daba el caso de que Roemmers le reclamase los capítulos y, al no estar terminados, decidiera contratacar». «Preparar posibles salidas de Alejandro viendo pago por el trabajo, con toda la información de su agresión injustificada y demostrada. Trabajo de tres años sin remunerar», apuntó.

Así, y gracias a varios de sus colaboradores, Moreno trató de «poner a salvo las propiedades comprometidas en los contratos parasociales firmados con Roemmers para evitar si llegase el momento tener que entregárselas. Fue con esa intención con la que constituyeron la sociedad Olive Ville, donde traspasaron todos estos activos.

LA MISMA «TRAMPA» QUE A ROEMMERS

La Guardia Civil avisa en su informe de que los presuntos colaboradores de Moreno habrían maquillado las cuentas de una de las empresas de la trama, Youmore TV, para conseguir financiación en Estados Unidos, de modo que «otros inversores privados caigan en la misma trampa que cayó Roemmers, pensando que están invirtiendo en un grupo de empresas de éxito».

Los investigadores se basan en una cadena de correos electrónicos entre Beatriz Sánchez y Pascal Jongen de agosto y septiembre de 2020. «Muy buenas tardes Pascal. Tal y como JLM y tú nos habéis pedido, aquí te remito balances de Youmore (…) Como ya hemos comentado telefónicamente, sobre todo para el del 2019, cualquier parecido con la realidad oficial es meramente coincidencia», expone ella.

Se suceden entonces una serie de ‘emails’ en los que acuerdan modificar también los de 2018 y 2020. «Como pediste también los balances de Youmore de 2018, al retocarlos, para que sigan una línea correcta, también hay que realizar unos ajustes a los del 2019 y 2020», cierra Sánchez, que finalmente se los manda a su interlocutor.

Tags

Lo Último

Te recomendamos