Mundo

Perú.- El ministro de Medioambiente de Perú visita el centro de Control de Emergencia operado por la empresa Repsol

El ministro de Medioambiente, Rubén Ramírez, ha visitado este martes el Centro de Control de Emergencia, operado por la empresa Repsol en la Refinería La Pampilla, para supervisar las labores de limpieza del derrame de petróleo en las costas peruanas, que podrían terminar, según estima la empresa, a finales de febrero.

MADRID, 2 (EUROPA PRESS)

El ministro de Medioambiente, Rubén Ramírez, ha visitado este martes el Centro de Control de Emergencia, operado por la empresa Repsol en la Refinería La Pampilla, para supervisar las labores de limpieza del derrame de petróleo en las costas peruanas, que podrían terminar, según estima la empresa, a finales de febrero.

En un comunicado, Repsol ha señalado que el ministro ha podido «comprobar los avances de limpieza en el mar y el litoral» tras el vertido en las costas peruanas durante el proceso de descarga del buque ‘Mare Doricum’.

«Repsol agradece la visita del ministro y su interés por los avances en el cronograma presentado a las autoridades por la compañía, de acuerdo al cual, estimamos culminar los trabajos de limpieza de playas y de la zona marítima impactada a finales de este mes de febrero», ha dicho.

Este centro de control, operado por Repsol junto a distintas empresas especializadas en contención de derrames de petróleo y limpieza, ha recibido la visita del ministro peruano, que «pudo ver el uso de tecnología satelital de última generación para monitorear el progreso de las labores de limpieza en mar».

Durante la visita para supervisar las labores de limpieza, Ramírez ha descartado el desabastecimiento por la paralización de las actividades de carga y descarga de hidrocarburos por parte de Repsol en aguas del país.

«No hay que alarmarse. Todas las empresas tienen una reserva ante una emergencia, todos los operadores de hidrocarburos tienen reservas. Fuera de eso, tenemos a Petroperú e importadores que pueden cubrir el mercado nacional», ha declarado el titular de Medioambiente, según recoge el diario ‘El Comercio’.

Asimismo, ha reiterado que la paralización de actividades en la refinería La Pampilla –que se tomó el 31 de enero– se mantendrá hasta que la empresa acredite que «los otros componentes estén debidamente acondicionados».

Tras este anuncio por parte del Ejecutivo peruano, Repsol publicó un comunicado en el que calificó de «desproporcionada e irrazonable» la medida y manifestó su «plena disponibilidad de colaboración con las autoridades peruanas en aras de garantizar el sumunistro» de los productos de la compañía.

«La Refinería La Pampilla abastece el 40 por ciento del mercado peruano de combustibles y, por ello, Repsol realizará los mayores esfuerzos para evitar el riesgo de desabastecimiento de productos esenciales para los ciudadanos peruanos y el desarrollo del país», explicó la empresa.

Unos 18.000 metros cuadrados de playa han sido afectados por el vertido de petróleo de cerca de 12.000 barriles, una situación que ha afectado a distritos de la capital, Lima, como Ventanilla, Santa Rosa y Ancón, aunque el crudo también ha llegado hasta el mar de Chancay, distrito situado en la provincia de Huaral.

Tags

Lo Último

Te recomendamos