Mundo

La enfermedad renal crónica será la quinta causa de muerte en el mundo y la sexta en España en 2040

La enfermedad renal crónica será la quinta causa de muerte en el mundo y la sexta en España en 2040, según ha puesto de manifiesto la Sociedad Española de Nefrología aludiendo a datos obtenidos en el estudio ‘Global Burden of Disease’.

MADRID, 21 (EUROPA PRESS)

La enfermedad renal crónica será la quinta causa de muerte en el mundo y la sexta en España en 2040, según ha puesto de manifiesto la Sociedad Española de Nefrología aludiendo a datos obtenidos en el estudio ‘Global Burden of Disease’.

La enfermedad renal crónica es sinónimo de que los riñones están dañados y no producen klotho (una hormona antienvejecimiento) o no filtran la sangre como deberían, lo que aumenta notablemente el riesgo de envejecimiento acelerado, de muerte prematura y de tener que recurrir a la diálisis.

No obstante, según han advertido expertos reunidos en la jornada divulgativa ‘Cuidando la salud de tus riñones’, organizada por los hospitales de Quirónsalud integrados en la red pública madrileña, el «gran problema» es que no se presentan síntomas hasta que ya es demasiado tarde.

De hecho, la Sociedad Europea de Cardiología ha indicado que todos los hombres mayores de 40 años y las mujeres de más de 50 años, o con menopausia, deberían saber si pierden albúmina en orina y conocer su tensión arterial y el porcentaje de función de sus riñones, algo que pueden hacer mediante un análisis de orina y otro de sangre, respectivamente.

«Además de los criterios de edad, toda persona con factores de riesgo de enfermedad de los riñones debería llevar un control riguroso», ha apuntado el jefe del Servicio de Nefrología e Hipertensión de la Fundación Jiménez Díaz, Alberto Ortiz Arduan.

A pesar de que, con el paso de los años, tenga lugar una pérdida de la función renal, Ortiz ha comentado que existen pautas para conservar al «máximo» dicha función, más allá de la toma de fármacos, como evitar que suba la tensión arterial, limitar el consumo de sal y realizar 30-60 minutos de ejercicio al día; evitar el exceso de calorías, en especial las conocidas como ‘calorías vacías’, que son el azúcar y el alcohol; limitar los alimentos y bebidas ricos en fosfato, ya que sobrecargan al riñón; evitar las grandes cantidades de proteínas y evitar los tóxicos, como el tabaco y los antinflamatorios no esteroideos.

Además, el nefrólogo ha destacado que se han de evitar ciertas modas dañinas a nivel renal como las dietas ‘juicing’, los suplementos de gimnasio y el uso de diuréticos o laxantes para perder peso. Por el contrario, ha aconsejado la ingesta de alimentos frescos.

«Una norma fácil es comer de mercado, no de supermercado. Es decir, cocinar en casa evitando los alimentos procesados, es decir, evitando la sal, los fosfatos y las calorías ocultas. Es crucial promover la salud renal para evitar, en la medida de lo posible, el envejecimiento acelerado y la necesidad de diálisis», ha detallado.

Y es que, prosigue, hay tratamientos que ayudan a conservar la función de los riñones dañados, como los que bloquean el eje renina-angiotensina-aldosterona y los inhibidores de SGLT2. Además, a juicio de la especialista del Servicio de Nefrología del Hospital Universitario Rey Juan Carlos, Soledad Pizarro, hay que abordar la causa que ha producido la enfermedad renal, como un control adecuado de la presión arterial y de la diabetes o bajar el peso.

Por ello, añade, el principal reto en la atención al paciente renal es la concienciación de la población de la importancia de la salud renal y la prevención de la patología, un objetivo para el que el Servicio de Nefrología de estos cuatro hospitales ha diseñado un programa de prevención con el fin de detectar a los pacientes antes de tener una enfermedad renal avanzada y poder ayudar a ralentizar su progresión.

Tags

Lo Último

Te recomendamos