Mundo

Papa El Papa consagrará Rusia e Ucrania en una liturgia para pedir la paz el viernes

El Papa consagrará al Corazón Inmaculado de María, Rusia y Ucrania el próximo viernes 25 de marzo, durante la Celebración de la Penitencia que presidirá en la basílica de San Pedro, en una ceremonia en con la que evocará una de las peticiones de la Virgen de Fátima a los pastorcillos, en 1917.

ROMA, 21 (EUROPA PRESS)

El Papa consagrará al Corazón Inmaculado de María, Rusia y Ucrania el próximo viernes 25 de marzo, durante la Celebración de la Penitencia que presidirá en la basílica de San Pedro, en una ceremonia en con la que evocará una de las peticiones de la Virgen de Fátima a los pastorcillos, en 1917.

Ese día y a esa misma hora, el cardenal polaco Konrad Krajewski, que dirige la limosnería Apostólica en el Vaticano, realizará ese mismo acto en Fátima como enviado del Santo Padre. La Conferencia Episcopal de Ucrania había solicitado al Papa Francisco la consagración de Rusia tal y como resulta en los episodios conocidos popularmente como los «Misterios de Fátima», que se refieren a las supuestas revelaciones que la Virgen entregó a tres jóvenes pastores en la localidad portuguesa de Fátima en 1917, el año que en el que arrancó la revolución que desembocaría en su etapa soviética.

El primero fue una visión del infierno; el segundo, una profecía sobre la primera guerra mundial, y el tercero, el martirio de millones de cristianos, y un ataque contra el Papa. En aquella ocasión, la Virgen María les anunció que más adelante vendrá «para pedir la Consagración de Rusia a mi Corazón Inmaculado, y la Comunión reparadora de los primeros sábados’.

Los jóvenes pastores que se llamaban Lucía, Jacinta y Francisco señalaron que la Virgen les había dicho en una de las apariciones: «Si se escuchan mis peticiones, Rusia se convertirá y tendrán paz; si no, esparcirá sus errores por el mundo, promoviendo guerras y persecuciones a la Iglesia».

La primera vez que Rusia fue consagrada fue en 1942 de la mano de Pío XII en su Carta Apostólica «Sacro vergente anno». Pero fue de modo incompleto, pues no fue en comunión con los demás obispos del mundo. El 21 de noviembre de 1964 Pablo VI renovó la consagración de Rusia, en el marco del histórico Concilio Vaticano II, y dos décadas después, en 1984, Juan Pablo II extendió esa bendición a todo el mundo en la plaza de San Pedro, ante una imagen de la Virgen de Fátima.

En aquella ocasión, Juan Pablo II evitó mencionar a Rusia, para no resultar molesto al Patriarcado de Moscú. Pero Francisco será mucho más directo el día 25 de marzo, pues consagrará explícitamente tanto Rusia como Ucrania.

Tags

Lo Último

Te recomendamos