Mundo

Aves y abejas contribuyen a la productividad de los cafetales

Un nuevo estudio innovador encuentra que los granos de café son más grandes y abundantes cuando las aves y las abejas se unen para proteger y polinizar las plantas de café.

MADRID, 5 (EUROPA PRESS)

Un nuevo estudio innovador encuentra que los granos de café son más grandes y abundantes cuando las aves y las abejas se unen para proteger y polinizar las plantas de café.

Sin estos ayudantes alados, algunos que viajan miles de kilómetros, los caficultores verían una caída del 25 % en el rendimiento de los cultivos, una pérdida de aproximadamente 1.066 dólares por hectárea de café.

El estudio, publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences, es el primero en mostrar, usando experimentos del mundo real en 30 fincas cafetaleras, que las contribuciones de la naturaleza –en este caso, la polinización de las abejas y el control de plagas por parte de las aves– son mayores combinadas que sus aportes individuales.

«Hasta ahora, los investigadores generalmente calculaban los beneficios de la naturaleza por separado y luego simplemente los sumaban», dice en un comunicado la autora principal Alejandra Martínez-Salinas, del Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (CATIE). «Pero la naturaleza es un sistema que interactúa, lleno de importantes sinergias y compensaciones. Mostramos la importancia ecológica y económica de estas interacciones, en uno de los primeros experimentos a escalas realistas en granjas reales».

«Estos resultados sugieren que las evaluaciones anteriores de los servicios ecológicos individuales, incluidos los principales esfuerzos globales como IPBES, en realidad pueden subestimar los beneficios que la biodiversidad brinda a la agricultura y el bienestar humano», dice Taylor Ricketts, del Instituto Gund para el Medio Ambiente de la Universidad de Vermont. «Estas interacciones positivas significan que los servicios de los ecosistemas son más valiosos juntos que por separado».

Para el experimento, investigadores de América Latina y EE.UU. manipularon plantas de café en 30 fincas, excluyendo pájaros y abejas, con una combinación de grandes redes y pequeñas bolsas de encaje. Probaron cuatro escenarios clave: actividad de aves sola (control de plagas), actividad de abejas sola (polinización), ninguna actividad de aves y abejas y, finalmente, un entorno natural, donde las abejas y las aves eran libres de polinizar y comer insectos como la broca del café, una de las plagas más dañinas que afectan la producción de café en todo el mundo.

Los efectos positivos combinados de las aves y las abejas en el cuajado, el peso y la uniformidad de la fruta, factores clave en la calidad y el precio, fueron mayores que sus efectos individuales, según muestra el estudio. Sin pájaros ni abejas, el rendimiento promedio disminuyó casi un 25%, valorado en aproximadamente 1.066 dólares por hectárea.

Uno de los aspectos más sorprendentes del estudio fue que muchas aves que brindan control de plagas a las plantas de café en Costa Rica habían migrado miles de kilómetros desde Canadá y los EE.UU.

Tags

Lo Último

Te recomendamos