Mundo

Camila Alves McConaughey escribe a comedores quisquillosos

NUEVA YORK (AP) — Camila Alves McConaughey coescribió un nuevo libro para niños sobre un grupo de comedores quisquillosos. Solo que en este caso, los quisquillosos son los adultos.

“Just Try One Bite” (Penguin Random House) sigue a tres niños que intentan que sus padres dejen el helado, el pastel y el filete de pollo frito y adopten alimentos integrales y saludables. En realidad, todo lo que los niños quieren es que los adultos prueben un solo bocado de algo saludable.

“No se trata de que la predicación sea perfecta. Sé que yo no lo soy. Sé que mi hogar no lo es. Tenemos mucho camino por recorrer”, dice la modelo y emprendedora brasileña. “Se trata de hacer pequeños cambios”.

El libro de rimas, escrito con Adam Mansbach e ilustrado por Mike Boldt, presenta a niños bien intencionados que confrontan a sus padres amantes de la comida chatarra (que se parecen un poco a Alves y su esposo, el actor Matthew McConaughey) para darles la oportunidad de probar la col rizada en una historia inversa con mucho humor.

“Oh papá, oh mamá, por favor tengan la mente abierta. No pueden decir que la col rizada es asquerosa si ni siquiera la prueban”, suplican en el libro. “Una cena bien balanceada realmente debería ser más que unas papas fritas que encontraron en el piso de su auto”.

Se produce un gran avance cuando los padres finalmente comen un poco de coliflor y les gusta. Eso abre la puerta a los ñames, el linguini con almejas y, como recompensa, agujeros de rosquillas. Sí, se permiten golosinas, con moderación.

“Una de las conversaciones más importantes sobre mejorar para uno mismo se deben tener desde temprano”, dice Alves desde su casa en Texas. “Si comienzas a darles a los niños la comprensión y el conocimiento, de repente comienzas a verlos sentirse empoderados y tomar mejores decisiones por sí mismos”.

Alves, madre de Levi, de 13 años, Vida, de 12 y Livingston, de 9, es sincera sobre los desafíos que enfrentan los padres con los comedores quisquillosos, y señala que los hermanos pasan por distintas etapas en diferentes momentos. Recientemente, su hijo menor solo comía frijoles, lo que la llevó a llamar al médico.

Boldt llenó el libro con grandes movimientos y rostros expresivos, diciendo que estaba rindiendo homenaje a “The Cat in the Hat” (“El gato ensombrerado») de Dr. Seuss, que también tiene niños a cargo y creando un poco de caos. “Es mucho más fácil dibujar algo cuando las palabras son increíblemente descriptivas y visuales, porque eso alimenta tu imaginación”, dice.

También tiene tres hijos, pero, afortunadamente, no son tan exigentes. “En realidad, les gustan muchas verduras y alimentos que no estaba seguro de que les fueran a gustar”, dice riendo. “Cosas que a mí no me gustaban cuando era niño”.

Alves tiene algunos consejos para padres de niños quisquillosos más allá de hacer los platos más divertidos colocando la comida en forma de caras. Una manera en que mantiene feliz a su familia es apegándose a las buenas reglas dietéticas durante la semana antes de tener un viernes libre en el que todos pueden comer lo que desean.

También respalda que cada hijo elija un “vegetal para vomitar”, un elemento que pueden omitir siempre y cuando prueben todos los demás. (Su verdura para vomitar sería okra, un enemigo viscoso de toda la vida, dice). Otro consejo: animen a los niños a ayudar a cocinar para que aprendan sobre los ingredientes.

“Mi hija diría: ‘Realmente no me gusta la cebolla’. Una vez que logro que cocine esta salsa de carne conmigo, dirá: ‘Oh, no puedo comer eso. Le pusiste cebolla’. Y le diré: ‘Le pongo cebolla a esto cada vez que lo preparo’”.

Alves creció en una granja en Brasil y se mudó a Los Ángeles cuando era adolescente. “La relación con la comida y de dónde venía, desde la semilla hasta la mesa, fue muy vívida para mí mientras crecía”, dice.

Es algo que trata de replicar agregando muchos colores a sus platos: remolachas, frijoles, palmitos, tomates, raíces y legumbres. Los prepara de manera sencilla, los pone en medio de la mesa y deja que sus hijos y su suegra se sirvan.

Mientras crecía, su familia nunca hablaba sobre moderar el azúcar, algo con lo que todavía lucha. La familia de su esposo sí hablaba al respecto y ella dice que él tiene una relación más saludable con los dulces y los postres.

Alves aboga por hacer pequeños cambios y aceptar la idea de que nadie es perfecto. Admite que sus hijos han percibido su adicción al chocolate y que está empezando a consumir versiones más oscuras menos dulces. Dice: “No importa en qué etapa te encuentres, siempre hay espacio para hacerlo un poco mejor”.

__

Mark Kennedy está en Twitter como http://twitter.com/KennedyTwits.

Tags

Lo Último

Te recomendamos