Mundo

Los científicos se rebelan contra el IPCC y los gobiernos y urgen a los ciudadanos a iniciar una “revolución climática”

Cerca de 1.000 científicos se movilizarán en distintas protestas este miércoles, jueves y viernes para reclamar acción climática

Cerca de 1.000 científicos se movilizarán en distintas protestas este miércoles, jueves y viernes para reclamar acción climática

MADRID, 5 (EUROPA PRESS)

Los científicos que forman parte de Scientist Rebellion (Rebelión Científica) han protestado este martes tras denunciar que el informe aprobado este lunes por el Panel de Expertos de Cambio Climático de la ONU (IPCC) ha eliminado algunas «cuestiones importantes» y las «verdades que más molestan» a consecuencia de la presión de los lobbies empresariales. Por ello, han anunciado una semana de movilizaciones y acciones de protesta no violenta y animan a los ciudadanos a iniciar una «revolución climática».

El nuevo informe ‘Cambio climático 2022: mitigación’ realizado por el Grupo de Trabajo III del IPCC al Sexto Ciclo de Evaluación (AR6) fue aprobado este lunes, 4 de abril, por 195 países tras una sesión plenaria celebrada desde el 21 de marzo. En el informe han participado 278 autores, el 29 por ciento mujeres y el 71 por ciento hombres.

En una rueda de prensa celebrada este martes en Madrid, la científica y miembro de Scientist Rebellion, doctora en historia cultural de la Universidad de Montpellier (Francia) Agnes Delage, el borrador de dicho informe que se filtró el pasado verano incluía cuestiones «muy importantes» tanto como las causas del cambio climático y el horizonte de las soluciones, que son «la verdad que más molesta».

De este modo, ha destacado que el borrador que se conoció en agosto de 2021 daba «en el centro» de la causa que es la interacción entre poder, política y economía y esto es lo que explica que los compromisos no se traducen en acción. «La inacción climática no es falta de acción climática sino acción frenética de los grupos e intereses económicos y eso se ha quitado del sumario ayer», ha denunciado.

Además, asegura que el borrador ha desaparecido la «solución principal» que promovían los científicos que debía basarse en un estado «fuerte» con nuevas instituciones políticas y una democratización de la acción climática para que todos los ciudadanos puedan participar en la decisión climática con mecanismos de participación ciudadana.

«¿Vamos a aceptar esto? Cuando se revisan las conclusiones de la ciencia, ¿aceptamos que se quite la palabra democracia? Esto justifica la rebeldía», reflexiona.

Asimismo, ha defendido la necesidad de movilizarse y ha anunciado que este miércoles 6 de abril, cientos de activistas de la «Rebelión Científica» en 25 países realizarán acciones «disruptivas de desobediencia» como huelgas, protestas o encierros principalmente en instituciones científicas y gubernamentales, así como en universidades para «subrayar la urgencia y la injusticia de la crisis climática y ecológica» a pesar de que se arriesgan a ser arrestados. «Es la mayor campaña de desobediencia civil liderada por científicos de la historia», ha defendido.

El colectivo de Científicos por la Rebelión quiere una verdadera participación de los ciudadanos en la toma de decisiones climáticas para evitar que estas sean tomadas por los lobbies y la oligarquía política. «La asamblea ciudadana es la manera de abrir la rebelión a la gente», ha insistido.

Por su parte, el científico del CSIC y miembro de Scientist Rebellion Fernando Valladares ha afirmado que prácticamente cualquier actividad científico-técnica está implicada en el cambio climático y debe contribuir a la sociedad del conocimiento. En ese sentido, ha elogiado que el método científico es un procedimiento «transparente» y una herramienta «muy poderosa» que deben aplicar padres, taxistas, agricultores, etcétera porque cree el pensamiento ilustrado crítico no es solo pensamiento de la ciencia sino que la sociedad civil debe incorporarse.

En la misma línea, la astrofísica granadina Elena González Egea llama a la desobediencia civil para luchar contra leyes injustas y por la rebelión climática. «Tenemos que ser la punta de lanza para llevar la resistencia civil por todo el mundo», ha insistido.

Mientras, Marta Rivera, científica de la Universidad de Vic-UCC y miembro del IPCC ha incidido en que todos los estudios científicos muestran que el cambio de actitud individual es muy difícil de conseguir incluso para la gente que está muy informada y concienciada. Por ello, ha reclamado acción política, mecanismos, impuestos, entre otras iniciativas para favorecer el cambio de actitud bajo el principio de responsabilidad distribuida y explicar por qué se hace cada cosa para que las sociedades no rechacen los cambios con el fin de mantener su bienestar material.

En las movilizaciones, que se prolongarán desde este miércoles al viernes 9 de abril, participarán nos 1.000 científicos en 25 países para demandar una descentralización total del poder bajo el lema ¡Revolución climática ya!

Tags

Lo Último

Te recomendamos