Mundo

El escritor nicaragüense Sergio Ramírez protagoniza la ‘Estación de las Letras’ de La Rinconada

El escritor nicaragüense Sergio Ramírez, ganador del Premio Cervantes en 2017 y figura capital de las letras centroamericanas, ha participado en la ‘Estación de las Letras’ de La Rinconada (Sevilla), en un encuentro con el periodista y también escritor Fernando Iwasaki.

LA RINCONADA (SEVILLA), 21 (EUROPA PRESS)

El escritor nicaragüense Sergio Ramírez, ganador del Premio Cervantes en 2017 y figura capital de las letras centroamericanas, ha participado en la ‘Estación de las Letras’ de La Rinconada (Sevilla), en un encuentro con el periodista y también escritor Fernando Iwasaki.

Ganador del Premio Alfaguara de novela 1998 con ‘Margarita está linda la mar’, galardonada también con el Premio Latinoamericano de novela José María Arguedas,*es, además, autor de las novelas*’Un baile*de máscaras’*(1995; Premio Laure Bataillon a la mejor novela extranjera traducida en Francia), ‘Castigo divino’*(1988; Premio Dashiell Hammett),*’Sombras nada*más’*(2002) y la trilogía protagonizada por el inspector Dolores Morales, formada por*’El cielo llora por mí’*(2008),*’Ya nadie llora*por mí’*(2017) y*’Tongolele no sabía bailar’*(2021), según informa el Consistorio en una nota de prensa.

Además de los citados, en 2011 recibió en Chile el Premio Iberoamericano de Letras José Donoso por el conjunto de su obra literaria, y en 2014 el Premio Internacional Carlos Fuentes. En 2021 el Grupo de Diarios América (GDA) le escogió como el personaje latinoamericano del año por su activa defensa de la libertad de expresión y de la democracia en su país.

El escritor Fernando Iwasaki, encargado de conducir el acto señaló que Sergio Ramírez es una figura «primerísima» de las letras de nuestra lengua y, además, el mejor embajador posible de una de las tradiciones de la literatura en español que es la literatura centroamericana. Sergio Ramírez nos prestigia a todos, viviendo en España, visitando La Rinconada.

Para el escritor, «la literatura centroamericana es una suma muy diversa, su gran dificultad es que es exigua geográficamente y no está colocada en un territorio cultural visible y, realmente, hay que hacerla visible porque tiene una complejidad literaria y cultural muy rica». En este sentido, Ramírez señaló que los grandes referentes literarios corresponden a grandes países latinoamericanos como Argentina, México, Perú, Chile o Colombia, «quedando atrapada Centroamérica en estos polos visibles que se corresponden con polos editoriales».

«El gran desafío de un escritor es sostenerse en una mesa de novedades porque son barridas todos los días». Además, «es difícil el mercado en Centroamérica, sin editoriales, sin grandes librerías, sin paginas culturales, sin crítica literaria», ha añadido el escritor nicaragüense. «Un país tan pequeño como Nicaragua, con seis millones de habitantes, tiene sus ventajas y desventajas. Y es ahí donde nace Rubén Darío, en un territorio que entonces tenía unos 150.000 habitantes, que había sufrido una cruenta guerra civil, una epidemia de cólera y surge esta figura, ¿cómo explicas que nazca un escritor tan grande?».

Ramírez subrayó al respecto que un solo escritor es producto del talento y de las posibilidades que tiene de instruirse, y esas posibilidades le vinieron dadas a Darío al ocupar un puesto, apenas siendo un adolescente, en la recién fundada Biblioteca Nacional de Nicaragua, que tenía alrededor de 3.000 ejemplares que el escritor español Juan Valera había comprado en España por encargo del entonces presidente.

El protagonista de esta sesión de Estación de las Letras también habló de otros escritores, como el guatemalteco Enrique Gómez Carrillo, el cubano José Martí o Rafael Arévalo Martínez, entre otros contemporáneos de Darío y de la región.

Otro de los temas tratados fue la relación de la literatura hispanoamericana con los acontecimientos políticos de sus regiones. «La literatura no se puede separar de los acontecimientos políticos en Hispanoamérica. Aunque la escritura no tiene que ser política porque la literatura es un espacio de libertad». Para Ramírez, la literatura está «signada por esta anormalidad y por la tentación del escritor que se vuelve actor político para cambiar la realidad».

Preguntado por Fernando Iwasaki acerca de si hay una identidad conjunta que aúna a los países del centro del continente americano, el autor respondió que hay una diferencia importante: «Cuando hablas de los países andinos o del Rio de La Plata, estás hablando no de una integración cultural sino económica, en Centroamérica hablamos de una identidad cultural, no porque seamos homogéneos, hay diferencias, pero de esta suma de identidades nace una Centroamérica sola, con distintas manifestaciones culturales».

Tags

Lo Último

Te recomendamos