Noticias

Escuchar música es una forma de mejorar el bienestar

Una nueva investigación indica que las sesiones musicales también están relacionadas con mejoras significativas en la calidad de vida. Metro investiga el tema.

La música ha acompañado a la humanidad desde la prehistoria y resulta que esta manifestación artística ha contribuido a nuestra salud.

Un análisis publicado en el Journal of the American Medical Association Network Open, en el que se revisaron 26 estudios realizados en varios países, como Australia, Reino Unido y Estados Unidos, confirmó que la música puede proporcionar un impulso clínicamente significativo a la salud mental.

El Dr. Matt McCrary, de la Facultad de Medicina y Salud de la Universidad de Nueva Gales del Sur, afirmó que la interacción con la música -que incluye escuchar música, tocar un instrumento o cantar- provoca una respuesta emocional que también tiene un componente fisiológico.

Afirmó que las implicaciones fisiológicas de esta respuesta emocional son una amplia activación de muchas regiones cerebrales, así como del sistema nervioso autónomo, concretamente la respuesta de “lucha o huida” (simpática) durante la mayor parte del compromiso musical, seguida de un aumento de la actividad de “descansar y digerir” (parasimpática) tras el cese de la música.

“Mi hipótesis de trabajo es que el hecho de escuchar música repetidamente y provocar estos patrones de activación del sistema nervioso autónomo aumenta nuestra capacidad de responder eficazmente al estrés, lo que a su vez mejora nuestra salud y bienestar general”, explicó a Metro el Dr. McCrary, profesor adjunto de la Escuela Clínica Príncipe de Gales, de la UNSW de Sydney.

En cuanto a si el pop contemporáneo, el heavy metal o la música clásica generan mayor o menor bienestar, la investigación sostiene que actualmente no hay pruebas que avalen si un género concreto es mejor que otro; lo importante es que sea una música que guste.

“La música más impactante en la salud y el bienestar parece ser la que más gusta, ya que tocarla y escucharla corresponde a la respuesta emocional y fisiológica más fuerte. Para algunos, puede ser la música clásica, y para otros, el heavy metal”, añadió el Dr. McCrary.

El estudio descubrió que la música provoca patrones de activación del sistema nervioso autónomo similares a los que experimentamos cuando hacemos ejercicio. Sin embargo, la magnitud de estas respuestas a la música es menor en amplitud en comparación con el ejercicio.

Este efecto positivo tangible de la música parece ser aproximadamente la mitad del impacto de los beneficios para la salud del ejercicio regular.

“Lo más emocionante de estos resultados es la información que proporcionan sobre el impacto potencial de la música en nuestra salud general. Por ejemplo, el ejercicio está asociado a la prevención de 1,6 millones de muertes anuales. Si la música puede tener la mitad de este impacto, estamos ante la prevención de 800.000 muertes anuales evitables. Por tanto, el potencial es apasionante si conseguimos averiguar cómo enfocar y maximizar los efectos de la música”, concluyó McCrary.

“Creo firmemente en el poder de la música para mejorar mi propia vida y la de las personas a las que he tenido la suerte de acercarme con la música”.

—  Dr. McCrary, profesor adjunto de la Escuela Clínica Príncipe de Gales, UNSW Sydney.

800 mil

muertes en todo el mundo podrían evitarse gracias a los efectos de la música en el bienestar.

Cinco beneficios de la música para la salud

Alivio del dolor

La música puede reducir significativamente la intensidad percibida del dolor, especialmente en cuidados geriátricos, cuidados intensivos o medicina paliativa.

Ayuda al corazón

Las investigaciones han demostrado que la sangre fluye más fácilmente cuando se escucha música. También puede reducir el ritmo cardíaco y la presión arterial.

Reduce el estrés

Las investigaciones han descubierto que escuchar música puede desencadenar reductores bioquímicos del estrés.

Alivia los síntomas de la depresión

Cuando te sientes deprimido, la música puede ayudarte a levantarte, igual que el ejercicio.

Ayuda a comer menos

Poner música suave de fondo (y atenuar las luces) durante una comida puede ayudar a comer más despacio y, en última instancia, a consumir menos alimentos.

(Fuente: NorthShore University HealthSystem)

Entrevista

Dr. Matt McCrary profesor adjunto de la Escuela Clínica Príncipe de Gales, UNSW Sydney

P: ¿Cómo empezó a estudiar la relación entre la música y el bienestar?

- Mi interés surge de la experiencia personal. Soy un antiguo baterista/percusionista profesional y tengo una licenciatura en interpretación musical, por lo que definitivamente creo en el poder de la música para mejorar tanto mi propia vida como la de otras personas. En este proyecto y en mi investigación en general, dejo de lado mis sentimientos personales y me propongo analizar de forma fría y objetiva si los innegables relatos personales sobre el impacto positivo de la música (que se han divulgado durante siglos) también incluyen impactos tangibles y cuantificables en la salud.

P: Háblenos de los resultados actuales.

- Los resultados demuestran, por primera vez de forma cuantitativa, que las intervenciones musicales se asocian a mejoras “clínicamente significativas” en la calidad de vida relacionada con la salud (una medida de salud/bienestar general). Es decir, que la práctica repetida de la música tiene un impacto positivo real y tangible en nuestra salud. Además, nos centramos en estudios sobre la música que incluían la encuesta de calidad de vida relacionada con la salud más utilizada en el mundo. Esto nos permitió comparar cuantitativamente los efectos de la música con los de otras intervenciones: la práctica repetida de la música tuvo aproximadamente la mitad de impacto que las intervenciones de ejercicio, y efectos similares a las intervenciones de pérdida de peso en la calidad de vida relacionada con la salud. La gran advertencia de todo esto es que la variación individual en el impacto de la participación en la música es muy grande, lo que significa que todavía no está claro cómo “prescribir” de forma fiable la música para obtener los máximos beneficios para la salud en un individuo determinado (por ejemplo, cuánto tiempo/frecuencia, qué tipo de participación en la música). Espero poder abordar esta cuestión en futuros proyectos.

P: ¿Cómo puede la música mejorar el bienestar y la calidad de vida? ¿Qué tiene la música para lograr este efecto de bienestar?

- Los ‘cómos’ y ‘porqués’ específicos de la capacidad de la música para provocar esta respuesta emocional siguen siendo objeto de mucho debate, pero parecen estar relacionados con la creación de una conexión emocional entre los músicos (que crean el sonido con una intención emocional) y los oyentes (que reciben esta información emocional). Mi hipótesis de trabajo es que, al igual que el ejercicio, el hecho de dedicarse repetidamente a la música (y provocar patrones de activación del sistema nervioso autónomo) aumenta nuestra capacidad de responder eficazmente al estrés, lo que a su vez mejora nuestra salud y bienestar general.

P: ¿Cómo se comparan los beneficios de la música en la calidad de vida con los obtenidos al hacer ejercicio?

- Los resultados de nuestro análisis revelaron que la práctica repetida de la música tenía aproximadamente la mitad de impacto que el ejercicio, y efectos más o menos similares a los de la pérdida de peso, en la calidad de vida relacionada con la salud.

Tags

Lo Último

Te recomendamos