Mundo

Morales asegura que “no encubrirá” a corruptos o narcos en el marco de las investigaciones de Valle de Sacta

El exmandatario de Bolivia Evo Morales ha asegurado que no tiene “ningún problema” con el actual presidente, Luis Arce, aunque ha señalado que “no encubrirá a corruptos o narcos” en el marco de las investigaciones de Valle de Sacta.

MADRID, 23 (EUROPA PRESS)

El exmandatario de Bolivia Evo Morales ha asegurado que no tiene «ningún problema» con el actual presidente, Luis Arce, aunque ha señalado que «no encubrirá a corruptos o narcos» en el marco de las investigaciones de Valle de Sacta.

«No vamos a tapar ni a corruptos ni a narcos, es la responsabilidad. Casualmente me hicieron llegar esos audios (y) no pregunté a nadie para denunciar. No permitirnos y ahora está en manos de la justicia», ha dicho Morales, tal y como recoge el periódico ‘El Deber’.

Asimismo, ha acusado a la derecha de querer ver dividido a su partido político, el Movimiento Al Socialismo (MAS), por lo que ha garantizado que no va a pasar, ya que tienen «principios». Morales, tras estas palabras, ha anunciado un viaje a Cuba para la próxima semana, según recoge la prensa local.

El exdirector de la Unidad Móvil de Policia para Áreas Rurales (Umopar) de Bolivia, el teniente coronel Erick Terán, acusó al comandante nacional de Umopar, el coronel Franco Arancibia, al director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (FELCN), José María Velasco, y al viceministro de Sustancias Controladas, Jaime Mamani, de «proteger» a narcotraficantes en el Trópico de Cochabamba.

La acusación llegó después de que Morales afirmara que efectivos antidroga amparaban a narcotraficantes en la zona, en base a unos audios en los que presuntamente se escucha a Terán ordenar a agentes antidroga salir de un laboratorio de droga en medio de un operativo.

Terán afirmó que los mencionados anteriormente le ordenaron abandonar el operativo, que tuvo lugar en el Valle de Sacta. Así, interpuso una denuncia ante la Fiscalía en contra de Arancibia por la presunta comisión de los delitos de cohecho pasivo, uso indebido de influencias, concusión, resoluciones contrarias a la Constitución y las leyes e incumplimiento de deberes, según recogió ‘Los Tiempos’.

En su declaración, el teniente coronel contó que recibió «un montón» de llamadas de Arancibia, «ordenándole de manera compulsiva, nerviosa y con un tono amenazante» que salieran del lugar, el Valle de Sacta, y que «no tocaran nada» y «no quemaran nada». Según Terán la orden provenía del ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, y de Mamani.

Tras el fallido operativo, Mamani pidió a Terán una reunión, a la que también asistieron Velasco y Arancibia. En el encuentro, según su declaración, le pidieron explicaciones por no hacer caso a la orden, a lo que el teniente coronel, que se declaró «sorprendido» por la instrucción, respondió que «era su trabajo». Tras esto, fue apartado de la FELCN.

Se trata de la segunda vez que Morales cuestiona la gestión de Del Castillo. La primera fue a mediados de marzo, cuando el exmandatario y los dirigentes cocaleros le pidieron presentar pruebas de una afirmación que hizo en un acto con cocaleros de Los Yungas.

Concretamente, el ministro dijo que «hay gente, dirigentes y diputados, que se están llenando los bolsillos» con la producción de coca porque tendrían hasta ocho hectáreas de cultivos. Estos comentarios generaron indignación en algunos sectores del gobernante MAS y, sobre todo, entre los cocaleros de Cochabamba.

La Coordinadora de las Seis Federaciones del Trópico se reunió de emergencia días después, un evento en el que participó Morales. Allí se decidió dar un plazo de 24 horas a Del Castillo para que presentara pruebas de sus aseveraciones. Los Yungas es un sector cocalero opositor al Gobierno actual, que es aliado de los cocaleros de Cochabamba. Ambos están enfrentados.

Tags

Lo Último

Te recomendamos