Mundo

Sri El primer ministro no contempla su salida del Gobierno y se propone para liderar cualquier futuro ejecutivo

El primer ministro de Sri Lanka, Mahinda Rajapaksa, ha asegurado este sábado que por su cabeza no pasa la salida del Ejecutivo a pesar de las protestas que piden su dimisión desde hace semanas, y ha llegado a proponerse a sí mismo para liderar cualquier nuevo gobierno que decida confeccionar su hermano y presidente del país, Gotabaya Rajapaksa.

MADRID, 23 (EUROPA PRESS)

El primer ministro de Sri Lanka, Mahinda Rajapaksa, ha asegurado este sábado que por su cabeza no pasa la salida del Ejecutivo a pesar de las protestas que piden su dimisión desde hace semanas, y ha llegado a proponerse a sí mismo para liderar cualquier nuevo gobierno que decida confeccionar su hermano y presidente del país, Gotabaya Rajapaksa.

«A mí no me parece que la mayoría de la gente quiera que yo dimita. Es posible que algunos diputados lo puedan decir. O gente que no tiene ni idea de la historia de este país. Pero nadie me ha pedido que dimita, ni creo que nadie vaya a hacerlo», ha declarado en una entrevista recogida por el diario ceilandés ‘Daily Mirror’.

El país lleva meses atravesando una de las peores crisis políticas y económicas de su historia reciente, mientras miles de personas llevan semanas saliendo a las calles para exigir la dimisión de las autoridades, comenzando con la salida del clan Rajapaksa del poder.

De hecho, hay pendiente una moción de censura contra el primer ministro — y una posible petición de juicio político contra su hermano — a la espera de los resultados de las cruciales negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI) de cara a un préstamo de emergencia para aliviar la crisis económica.

Rajapaksa se ha negado incluso a contemplar la idea de un gobierno en funciones sin su presencia. «Si hay un gobierno así, debería estar bajo mi liderazgo. No se puede formar un gobierno en funciones sin un acuerdo común», ha manifestado.

Las conclusiones preliminares de las negociaciones con el FMI no han sido todo lo exitosas que desearía el Gobierno ceilandés. El ministro de Finanzas, Alí Sabri, ha reconocido que el FMI considera que Sri Lanka es incapaz de reembolsar préstamos anteriores, por lo que ahora las conversaciones se están centrando en una reestructuración de la deuda contraída por el país.

«En esta situación, decidimos negociar con nuestros acreedores», dijo Sabry, quien ha precisado que el país tendrá que pagar 500 millones de dólares en este mes, otros 500 millones en junio y 1.000 millones al mes siguiente, según comentarios recogidos por el ‘Colombo Page’.

El ministro, que se negó a declarar el país en estado de «impago», ha reconocido que hacen falta entre 3.000 y 4.000 millones de dólares para salir adelante antes incluso de recibir cualquier nuevo préstamo del FMI.

Para ello cuenta con vías alternativas, como el Banco Asiático de Desarrollo (ADB) o el Banco Mundial, organización esta última que podría proporcionar el dinero necesario para cubrir los tramos que ya adeuda en forma de «financiación puente», aseguró.

Tags

Lo Último

Te recomendamos