Mundo

No hay salida sostenible con combustible fósil a la crisis por Ucrania

Dejar de desarrollar nuevos proyectos de petróleo, gas y carbón no es suficiente: las instalaciones de extracción ya construidas deben ser clausuradas prematuramente para contener el calentamiento global.

MADRID, 17 (EUROPA PRESS)

Dejar de desarrollar nuevos proyectos de petróleo, gas y carbón no es suficiente: las instalaciones de extracción ya construidas deben ser clausuradas prematuramente para contener el calentamiento global.

Un nuevo estudio publicado en Environmental Research Letters encuentra que, en ausencia de captura o eliminación de carbono a gran escala, casi el 40% de las reservas desarrolladas de combustibles fósiles deben permanecer en el suelo para mantener el límite de 1,5 °C al alcance. Así, los autores advierten que no cabe respuesta sostenible frente al calentamiento global a la crisis energética por la invasión rusa de Ucrania si esta basada en el uso de combustibles fósiles.

La investigación proporciona la primera evaluación completa de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) comprometidas o «bloqueadas» de las instalaciones de extracción de combustibles fósiles existentes y aprobadas. Es el primer estudio revisado por pares que amplía el hallazgo reciente de la Agencia Internacional de Energía (AIE) de que no se pueden desarrollar nuevas minas de carbón o campos de petróleo y gas por debajo de un límite de calentamiento de 1,5 °C.

«Nuestros hallazgos muestran que detener nuevos proyectos de extracción es un paso necesario, pero aún no es suficiente para mantenerse dentro de nuestro presupuesto de carbono que disminuye rápidamente», dijo el coautor principal, Greg Muttitt, del Instituto Internacional para el Desarrollo Sostenible. «Algunas licencias y producción de combustibles fósiles existentes deberán revocarse y eliminarse antes de tiempo. Los gobiernos deben comenzar a abordar de frente cómo hacer esto de una manera justa y equitativa, lo que requerirá superar la oposición de los intereses de los combustibles fósiles».

El equipo, dirigido por investigadores de Oil Change International y el Instituto Internacional para el Desarrollo Sostenible, utilizó una base de datos comercial de más de 25.000 campos de petróleo y gas y desarrolló un nuevo conjunto de datos de minas de carbón en nueve de los países productores de carbón más grandes. Usando estos datos, estiman que los campos petrolíferos y minas ya en explotación podrían generar emisiones acumuladas de 936 Gt de CO2 si sus reservas se agotaran y quemaran por completo. Estas emisiones comprometidas son un 60 % mayores que el presupuesto de carbono restante para 1,5 °C y agotan el presupuesto restante para mantenerse muy por debajo de 2 °C, el límite superior del Acuerdo de París.

El Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático advirtió recientemente que algunas infraestructuras que queman combustibles fósiles deben retirarse antes de tiempo para mantenerse por debajo de 1,5 °C. Este nuevo estudio encuentra que las emisiones «bloqueadas» de las inversiones existentes en la extracción de combustibles fósiles pueden ser incluso mayores, lo que justifica una atención política equivalente.

«Nuestro estudio refuerza que la construcción de una nueva infraestructura de combustibles fósiles no es una respuesta viable a la guerra de Rusia contra Ucrania», dijo la coautora principal Kelly Trout de Oil Change International. «El mundo ya ha extraído demasiado petróleo, gas y carbón. Desarrollar más causaría niveles más peligrosos de calentamiento, si se extrajera por completo, o crearía una escala mayor de activos varados».

El estudio encuentra que Rusia, con sus grandes reservas desarrolladas de petróleo, gas y carbón, representa el 13% del total mundial. Casi el 90% de las reservas desarrolladas de combustibles fósiles se encuentran en solo 20 países, encabezados por China, Rusia, Arabia Saudita, Estados Unidos, seguidos por Irán, India, Indonesia, Australia, Canadá e Irak.

«Mientras los gobiernos trabajan para reducir su dependencia del petróleo, el gas y el carbón rusos en respuesta a la crisis actual, deben reconocer que desarrollar nuevas reservas en otros lugares lleva años y no compensará la escasez a corto plazo», dijo el coautor Roman Medelevitch, del ko-Institut. «Donde sea posible, los gobiernos deberían aprovechar las señales de precios de escasez para impulsar medidas de suficiencia y eficiencia y promover las fuentes de energía renovable».

El estudio señala que, al dejar de emitir nuevas licencias o permisos para la exploración o extracción de combustibles fósiles, los gobiernos podrían evitar afianzar aún más las barreras legales y políticas a las políticas de mitigación y minimizar los activos varados. «Cada nueva mina de carbón, pozo de gas o campo petrolero que se desarrolla profundiza el enredo político con la industria de los combustibles fósiles. Aumentar la escala de los empleos e inversiones relacionados con la extracción solo hace que sea más difícil de administrar para los gobiernos», dijo el coautor Thijs Van de Graaf de la Universidad de Gante.

«Nuestra investigación también debería ser una señal de advertencia para las empresas que cotizan en bolsa y sus inversores de que las reservas que están en los libros para desarrollar no pueden desarrollarse para mantenerse por debajo de 1,5 °C. Las empresas de combustibles fósiles que afirman estar alineadas con el Acuerdo de París y que necesitan hacer la transición de sus negocios principales, necesitan acelerar sus planes de transición», dijo el coautor Dimitri Lafleur de Global Climate Insights.

Tags

Lo Último

Te recomendamos