Mundo

La guerra de los chips: ¿Por qué Taiwán importa en la tensión entre EU y China?

Taiwán domina el suministro mundial de chips informáticos, no es de extrañar que Estados Unidos está preocupado al respecto, señalan expertos

ARCHIVO - El presidente Joe Biden asiste a un acto de apoyo a la legislación que fomentaría la fabricación nacional y reforzaría las cadenas de suministro de chips informáticos en el South Court Auditorium del campus de la Casa Blanca, el 9 de marzo de 2022, en Washington. Apenas unas horas antes de que el líder republicano del Senado, Mitch McConnell, amenazara con bloquear un proyecto de ley para reactivar el sector de los chips informáticos en Estados Unidos, los principales asesores de Biden se reunieron el jueves por la mañana para planificar exactamente ese escenario. Decidieron seguir presionando y trabajando en las relaciones bipartidistas con los legisladores desarrolladas a lo largo de 18 meses, lo que llevó a la aprobación de la Ley CHIPS y de Ciencia de 280.000 millones de dólares. (AP Photo/Patrick Semansky, Archivo)

Uno de los aspectos del viaje de Nancy Pelosi a Taiwán que ha pasado por alto es su reunión con Mark Lui, presidente de la Taiwan Semiconductor Manufacturing Corporation (TSMC), la empresa de chips más grande de Taiwán y del mundo.

Este viaje de Pelosi coincidió con los esfuerzos de Estados Unidos por convencer a TSMC -fabricante del que Estados Unidos depende en gran medida- de que establezca una base de fabricación en EU y deje de fabricar chips avanzados para empresas chinas.

Te recomendamos leer: Taiwán entiende los últimos ejercicios militares chinos como un simulacro de invasión

El apoyo de Estados Unidos a Taiwán se ha basado históricamente en la oposición de Washington al régimen comunista de Beijing y en la resistencia de Taiwán a ser absorbido por China. Pero en los últimos años, la autonomía de Taiwán se ha convertido en un interés geopolítico vital para Estados Unidos debido al dominio de la isla en el mercado de fabricación de semiconductores.

Los semiconductores -también conocidos como chips de ordenador o simplemente chips- forman parte de todos los dispositivos conectados en red que se han incorporado a nuestras vidas. También tienen aplicaciones militares avanzadas.

El internet 5G, ultrarrápido y transformador, está haciendo posible un mundo de dispositivos conectados de todo tipo (conocido como el “Internet de los objetos”) y una nueva generación de armas en red. Con esto en mente, los funcionarios estadounidenses comenzaron a darse cuenta durante la administración Trump de que las empresas estadounidenses de diseño de semiconductores, como Intel, dependían en gran medida de las cadenas de suministro con sede en Asia para la fabricación de sus productos.

También puedes leer: Pelosi descarta que su visita haya perjudicado a Taiwán y califica la disputa como “ridícula”

“En concreto, la posición de Taiwán en el mundo de la fabricación de semiconductores es un poco como el estatus de Arabia Saudí en la OPEP. TSMC tiene una cuota de mercado del 53% en el mercado mundial de fundición (fábricas contratadas para fabricar chips diseñados en otros países). Otros fabricantes con sede en Taiwán reclaman otro 10% del mercado”, explica Maria Ryan, profesora asociada de Historia de los Estados Unidos de la Universidad de Nottingham, en el Reino Unido.

Guerra tecnológica, el nuevo campo de batalla de China y EU

El Informe de Revisión de la Cadena de Suministro de 100 días de la administración Biden señala que “Estados Unidos depende en gran medida de una sola empresa -TSMC- para producir sus chips de vanguardia”. El hecho de que sólo TSMC y Samsung (Corea del Sur) puedan fabricar los semiconductores más avanzados (de cinco nanómetros) “pone en riesgo la capacidad de abastecer las necesidades actuales y futuras de seguridad nacional e infraestructuras críticas [de Estados Unidos]” .

Esto significa que el objetivo a largo plazo de China de reunificarse con Taiwán es ahora más amenazante para los intereses estadounidenses. En el Comunicado de Shangai de 1971 y en la Ley de Relaciones con Taiwán de 1979, Estados Unidos reconoció que tanto la población de la China continental como la de Taiwán creían que había “una sola China” y que ambas pertenecían a ella. Pero para EU es impensable que TSMC pueda estar algún día en territorio controlado por Pekín.

Un objetivo clave de Estados Unidos parece ser acabar con su dependencia de las cadenas de suministro de China o Taiwán para las “tecnologías emergentes y fundacionales”, que incluyen semiconductores avanzados necesarios para los sistemas 5G, pero que pueden incluir otras tecnologías avanzadas en el futuro.

“El viaje de Pelosi a Taiwán no se limitó al lugar fundamental que ocupa Taiwán en la “guerra tecnológica”. Pero el dominio de su empresa más importante ha dado a la isla una nueva y crítica importancia geopolítica que probablemente aumentará las tensiones existentes entre Estados Unidos. y China sobre el estatus de la isla. También ha intensificado los esfuerzos de EU por “deslocalizar” su cadena de suministro de chips”, concluye Ryan.

3 PREGUNTAS CON

Maria Ryan, profesora asociada de Historia de América, Departamento de Estudios Americanos y Canadienses, Universidad de Nottingham, Reino Unido.

Maria Ryan, profesora asociada de Historia de América, Departamento de Estudios Americanos y Canadienses, Universidad de Nottingham, Reino Unido.

Hablando de la importancia de los chips, ¿qué es lo que está en riesgo ante un posible empeoramiento de la crisis que hemos visto entre China y Estados Unidos en Taiwán?

El peor escenario, desde la perspectiva de Estados Unidos, sería una invasión total de Taiwán por parte de China que aislara a los diseñadores de chips estadounidenses de su fabricante más importante, la Taiwan Semiconductor Manufacturing Corporation (TSMC). TSMC tiene una cuota de mercado del 53% en el negocio mundial de la fundición (es decir, fábricas que fabrican chips diseñados en otros lugares). Otras empresas de Taiwán tienen otro 10% del mercado. Pero lo más importante es que sólo las fundiciones taiwanesas y surcoreanas pueden fabricar los microchips más avanzados del mundo de cinco nanómetros de tamaño.

El informe de revisión de la cadena de suministro de 2021 de la administración Biden reconoce que Estados Unidos depende en gran medida de TSMC para producir semiconductores de alta gama. Una invasión china de Taiwán es poco probable por el momento, pero a largo plazo Estados Unidos intenta reducir lo que considera una importante vulnerabilidad estratégica.

¿Es posible que surjan otros competidores para competir con la presencia de Taiwán en el mercado de chips?

Sí, eso es ciertamente posible. A corto plazo, el gobierno de Biden apoyó la adquisición por parte de TSMC de unos terrenos para construir una fábrica en Arizona. Así que en 2024 la empresa empezará a producir chips en Estados Unidos. Sin embargo, esta semana el Congreso estadounidense ha aprobado la Ley de Chips y Ciencia, que ofrece subvenciones a las empresas que fabrican semiconductores en Estados Unidos.

TSMC podría obtener una parte de esto, pero la esperanza es que también estimule una nueva era de fabricación de semiconductores en EU por parte de las principales empresas estadounidenses de diseño de chips, como Intel, que actualmente subcontratan la fabricación de alta gama a lugares como Taiwán. Pero esto llevará tiempo.

¿Qué escenarios podemos esperar a corto plazo si la tensión entre China, Estados Unidos (y todos los implicados) sigue escalando como hasta ahora?

No creo que ninguna de las partes quiera librar una guerra por Taiwán en este momento. Así que, tras los ejercicios militares de China en las aguas que rodean la isla, es probable que ambas partes busquen formas de desescalar sin perder la cara. Sin embargo, la visita de Pelosi ha dañado el compromiso histórico de Estados Unidos con la política de “una sola China”. Esta ha sido la base de la política estadounidense hacia Taiwán durante las últimas cuatro décadas.

Al reconocer “Una China”, Estados Unidos reconocía que tanto la población de China como la de Taiwán creen que sólo hay una China y que ambas pertenecen a ella, aunque no estén de acuerdo en cómo, cuándo o incluso si Taiwán debe reunificarse con la China continental. En este sentido, Estados Unidos -como la mayoría de los países- no reconoce a Taiwán como Estado independiente. Taipei rara vez recibe visitas de alto nivel de otros gobiernos. Como presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Pelosi es la segunda en la línea de sucesión a la presidencia (si el presidente y el vicepresidente estuvieran incapacitados).

Intencionadamente o no, su visita parecía diseñada para reforzar el estatus del gobierno de Taipei de forma que se erosionara la noción de que sólo hay una China. Es probable que esto deje un legado de desconfianza y sospecha duradera sobre los motivos de Estados Unidos con respecto a Taiwán.

¿En qué consiste esta guerra tecnológica que libran China y Estados Unidos?

El apoyo de EU a la presencia de TSMC en América. y la aprobación de la Ley de Chips y Ciencia forman parte de una “guerra tecnológica” más amplia entre EU y China.

Estados Unidos. ha adoptado una amplia gama de medidas en los últimos años para tratar de frenar el desarrollo de alta tecnología de China y evitar que ejerza el liderazgo tecnológico mundial. Entre ellas, las sanciones impuestas a Huawei en 2020, que aislaron a la empresa de TSMC.

En mi opinión, no hay duda de que se está produciendo un desacoplamiento tecnológico limitado entre Estados Unidos. y China: Huawei ha quedado ahora completamente aislada de los diseños de chips estadounidenses de gama alta, por ejemplo. La cuestión es hasta dónde llegará esto. Por tanto, la rivalidad entre Estados Unidos y China tiene ahora una importante dimensión tecnológica que probablemente perdurará a medio y largo plazo.

Tags

Lo Último

Te recomendamos