Clevel

“Siempre tienes que hacer lo que te apasione”, destaca Miguel Barbeyto, presidente de Mazda México

Barbeyto explica que le gusta darle continuidad a todo un proyecto, porque siempre hay cosas diferentes qué hacer y no hay que quedarse en una zona de confort

El presidente de Mazda México narra cómo un cambio de carrera lo llevó a ser uno de los personajes de negocios más importantes del país; se sintió ‘solo contra el mundo’ al tomar las riendas de la empresa en México, pero ahora agradece cómo se dio su ascenso

Este lunes Publimetro estrena C-level, un espacio donde ejecutivos del más alto nivel hablan de su trayectoria y su experiencia en los puestos de decisión. Octavio Rivas, CEO y country manager de Publimetro México dirige esta sección quincenal que en su primera entrega cuenta con Miguel Barbeyto (@BarbeytoMiguel), presidente de Mazda México.

¿Cómo empiezas en el mundo empresarial? ¿Cuál es tu primer trabajo y a partir de ese momento cómo se va desarrollando toda esta carrera profesional que te tiene al frente de Mazda? ¿Qué pasó en todo este momento?

— He pasado por muchas, por muchas, situaciones. De hecho, mi primer trabajo fue antes de graduarme: prácticas profesionales en una compañía licorera en centros de consumo; estuve ahí trabajando un poquito más de ocho meses. La verdad es que no era lo que yo esperaba, es un ambiente difícil y a una edad... pues bastante complicada. Entonces, no me gustó, seguí estudiando, yo soy de formación de Licenciatura en Mercadotecnia, pero estudié un año Arquitectura; soy un arquitecto que no logró culminar, algún día voy a terminar esa carrera, es un reto personal.

Y entré al mundo automotriz en el 2000, en una agencia de mercadotecnia directa y de publicidad, en Wunderman y en Young & Rubicam, estas agencias de comunicación en donde mi área de expertise —o donde siempre me enfoqué— fue en automotriz, llevando marcas como Ford, Jaguar, Land Rover, Lincoln o Mercury. Ahí estuve en la agencia algunos años, prácticamente cinco años manejando diferentes disciplinas dentro de la agencia y, en 2005, se me da la oportunidad de formar parte de este equipo en Mazda de México.

De hecho, 2005 fue cuando se lanzó la marca: el 6 de octubre de 2005. Yo fui uno de los integrantes de lanzamiento de esta gran marca en el país y, bueno, ya lo demás es historia. Este año voy a cumplir 17 años trabajando (en Mazda); he pasado por diferentes posiciones, un crecimiento que —desde mi punto de vista— ha sido bastante rápido.

En 2005 me incorporo como gerente de Mercadotecnia, en 2009 me promueven a director de Mercadotecnia de Producto y Relaciones Públicas, en 2014 fallece mi exjefe —Polo— y se me da la oportunidad de formar una dirección senior, que era prácticamente responsable de las áreas operativas; las áreas de back-office reportaban a Estados Unidos y en 2017 se me da —como dicen por ahí— todo el paquete, la Presidencia de la compañía.

En mayo cumplí cinco años en esta posición. Muchos retos, sin duda; muchos obstáculos, por supuesto, muchos tropezones y muchos aciertos; muchas alegrías, muchas tristezas; pero la verdad, yo lo que siempre he comentado es que Mazda, independientemente de ser un trabajo, una empresa —o ponle el nombre que quieras— es una experiencia y ha sido una experiencia de vida en muchos sentidos. Tanto profesional como personalmente hablando: he crecido mucho, he desarrollado muchas habilidades, me he dado de topes en muchas ocasiones y la verdad es que me han aventado al ruedo, he aprendido —como dicen por ahí— a la mala, pero hay veces que tenemos que aprender así, ¿no? Entonces, la verdad es que estoy muy contento.

Miguel Barbeyto, presidente de Mazda México

Me llama la atención: 17 años en Mazda. ¡Felicidades! Hoy vemos que a los jóvenes, normalmente, no les gusta quedarse mucho tiempo en un empleo, están brincando de uno a otro y, la verdad, creo que esta paciencia, este proyecto de trabajar en una empresa a largo plazo tiene hoy sus creces, ¿no? Estando al frente de la Presidencia. ¿Qué nos puedes decir de esos momentos? Por lo que comentas, en algunas ocasiones surgieron momentos de decisión de quedarse o no en la empresa.

— Sí, la verdad es que he tenido la fortuna de recibir otras propuestas, siempre en la industria automotriz. Lo único que sé hacer es vender vehículos, no sé hacer otra cosa. No es que tenga complejidad, pero lo único a lo que he dedicado a mi carrera es a la industria automotriz, he recibido otras opciones; sin embargo, como buen mercadólogo, siempre he dicho que me tiene que gustar la marca, la esencia de la marca, la filosofía de la marca y eso, la verdad, es lo que me ha motivado a continuar en esta compañía y, como lo comentas, no hay muchos chavos, los millennials o los centenialls, pues casi cada año se tienen que estar cambiando. Se respeta, obviamente, los puntos de vista y las acciones.

A mí lo que me gusta más bien es darle una continuidad a todo el proyecto, porque siempre hay cosas diferentes que hacer. Cuando uno piensa que ya llegó a su zona de confort y ¿qué más va a pasar? Cuando eres —¿por qué no?— el rockstar de la industria, el rockstar de la compañía o del mundo Mazda, pues siempre se vienen retos más interesantes. Y ahorita hay un reto bastante interesante, que más adelante te lo platico, y lo que siempre he dicho a los jóvenes —y a los no tan jóvenes—: siempre hagan lo que les apasiona, lo que les gusta; si te tienes que cambiar cada año, hazlo. Si te tienes que cambiar cada 10 años, cambia. Si te tienes que cambiar cada 20 años, hazlo; pero siempre y cuando hagas lo que te gusta, lo que te motiva, en donde seas feliz.

Nos pasamos muchas horas de nuestra vida en el trabajo y pues lo menos que podemos hacer es no disfrutarlo, hay que disfrutarlo, hay que siempre tener los oídos bien abiertos para escuchar las opiniones de los demás. Siempre es muy enriquecedor el poder obtener información o conocimientos de los chavos y de los no tan chavos, eso te da una visión mucho más amplia.

Entonces, eso es lo que a mí me ha gustado. Sí ha habido tentaciones o, incluso, a veces hasta de independizarte y ser dueño de tu tiempo, de tus acciones, pero creo que esta marca todavía tiene un poquito más que podemos hacer y aquí vamos a seguir.

Miguel Barbeyto, presidente de Mazda México

En este proceso de tu carrera, ¿hay algo que te hubiera gustado hacer de diferente manera?

— Voy a hacer una comparativa antes de responder a tu pregunta. Yo tengo dos cosas muy en la cabeza... o tres momentos, más bien, tres momentos que han marcado mi vida personal y profesional. Primero, obviamente, cuando yo estaba muy joven, que fallece mi padre, eso es algo que me marca y pues tenía que salir adelante a una edad de 17 años, cuando no sabes ni qué hacer. Por eso estudié Arquitectura y luego Mercadotecnia. No sabes qué hacer.

Después, más niño, me avientan al ruedo, y eso ya lo voy a confesar en un foro más abierto, pero yo le tenía pánico a las albercas y la única forma que me enseñó el profesor —que lo recuerdo perfectamente bien— es que me aventó en medio de la alberca: “y no te vas a ahogar, vas a sobrevivir”. Así es como yo aprendí nadar.

Y la tercera es cuando fallece Polo, el que era el presidente de Mazda; desde un inicio que me dicen “Miguel”, me aventaron a la alberca. Igual, “vas al ruedo”. La verdad es que a mí me hubiera encantado tener un poquito más de guía, porque prácticamente iba solo contra el mundo, pero ya hoy, en retrospectiva, lo agradezco, porque fui rodeándome de gente con mucho talento, gente que me fue ayudando, apoyando y enseñando mucho en el camino.

No tenía que seguir una guía de un libro que fuera de esa forma. Entonces, más bien, fui aprendiendo de la gente más experimentada, gente que trabaja aquí en la compañía. Mis jefes, por supuesto, distribuidores que también me fueron ayudando, coacheando para el bien de esta marca.

Miguel Barbeyto, presidente de Mazda México

Retomo este comentario de la alberca. ¿Qué le podría decir hoy el Miguel, presidente de Mazda, a aquel joven que empezaba en su primer trabajo?

— Fíjate, es algo bien interesante que yo tuve la fortuna de que me lo dijeran. Es que el dinero no debe ser un objetivo, el dinero es una consecuencia. Obviamente, todos trabajamos por dinero, porque queremos tener una casa, salir de vacaciones. Los que tengan hijos, obviamente, colegiaturas, etc., pero nunca hay que trabajar con el objetivo del dinero, es una consecuencia.

Dos —y un punto bien importante— hay que hacer lo que nos gusta, no importa quién gana más o quién gana menos, lo más importante es que hagas lo que a ti te gusta. Si hoy me preguntan: “Oye, Miguel, en retrospectiva, ¿si hoy 19 de julio dijéramos ‘qué prefieres’: ser el presidente de esta compañía o ser el director de marketing de esta compañía?”. Sin duda, te diría que director de marketing de esta compañía.

Es más divertido, sin tanta responsabilidad. Pero la vida te va poniendo en situaciones y en momentos diferentes. Siempre tienes que hacer lo que te guste.

Miguel Barbeyto, presidente de Mazda México

¿Qué nos puedes decir hoy de Mazda, su contexto y su competencia?

— Algo que siempre ha caracterizado a Mazda, desde que lanzamos la marca, son dos puntos. Uno, es el diseño que tienen nuestros productos y, dos, es el manejo. He tenido la oportunidad de manejar diferentes productos de toda la competencia. Obviamente, es bueno para poder comparar y no quiero decir que voy a minimizar a la competencia. Yo siempre hablo bien de la competencia, porque no hay producto malo o marca mala, sino que hay gustos, necesidades y presupuestos diferentes, pero cuando tú te subes a un Mazda, el manejo es excepcional y único.

Cuando tú ves el exterior de un Mazda, el diseño es espectacular, muy sofisticado, muy vanguardista. Antes éramos más juveniles, pero el producto llama mucho la atención y lo que me gusta de esta marca es que tiene mucha tradición. Al ser una compañía japonesa, tiene una cultura muy arraigada de Hiroshima, una ciudad muy pequeña que resurge de las cenizas. Mazda contribuyó para que pudiera salir la ciudad de todo ese desastre.

¿Cómo se prepara Mazda para la revolución de los eléctricos?

— Mazda está muy bien preparada; de hecho, ya hay un plan que se llama Zoom Zoom sustentable 2030, en donde de aquí al 2030, cada año, la compañía va a introducir en los vehículos que tengamos, cuando menos una tecnología alterna, llámese mind hybrid, llámese “híbrida”, llámese “híbrido enchufable” o llámese “eléctrica”.

Miguel Barbeyto, presidente de Mazda México

¿Cuánto exporta Mazda de la producción que se hace hoy en México?

El 90% de lo que producimos en Salamanca se exporta, queda 10% para el consumo doméstico, pero va a haber un cambio importante.

Uno de los problemas en la industria automotriz, ha sido la escasez de chips. ¿Qué nos puedes platicar?

— Todos los temas electrónicos que tenga un vehículo, que son más de 100, llevan un chip. Con el confinamiento, se incrementó la demanda de electrónicos caseros y todas esas industrias acapararon los chips. ¿Qué pasa?, que nunca se pensó que la industria automotriz fuera a recuperarse tan rápido. Las cadenas de suministro no estaban suficientemente preparadas para cubrir con la demanda.

Llevamos un par de años en donde seguimos batallando porque no hay chips y a eso le agregas que todas las cadenas de suministros están fracturadas, hay mucha dependencia en China y no hay contenedores, no hay choferes, no hay suficientes barcos, los puertos se colapsan y no pueden llegar todos los barcos al mismo tiempo o no hay camiones. Es un embudo.

Miguel Barbeyto, presidente de Mazda México

¿Cuándo esperan que se regularice este tema?

— Todo mundo pronostica que en 2023, todo es muy incierto porque seguimos dependiendo de China y, como sabes, en China hay tolerancia cero de casos Covid, entonces, apenas hay pocos casos y se vuelve a cerrar todo. Eso afecta al comercio mundial.

¿Qué viene para el futuro de la empresa y en el país ante los cambios que se viven?

— México es un país muy noble, México es un país muy rico en cuestión cultural, muy rico en cuestión económica, agricultura, manufactura, mucha gente por ahí ha comentado que México podría tronar como otro país de Sudamérica, no, la verdad es que yo no lo veo así, es muy difícil que México truene. México tiene las bases muy sólidas, es un país que tiene mucho ingenio y que toda la gente es muy productiva y genera valor en la economía del país.

DV Player placeholder

Tags


Lo Último

Te recomendamos