Mundo

Ciencia.-Los riesgos del calentamiento urbano son más personales que colectivos

Las temperaturas más altas en las ciudades por el calentamiento global no siempre conducen a mayores riesgos para la salud, según un nuevo estudio en Earth's Future.

MADRID, 14 (EUROPA PRESS)

Los riesgos para la salud asociados con el calor y la humedad extremos en interiores y exteriores están influenciados por factores fisiológicos, sociopolíticos y económicos que varían entre y dentro de las ciudades, como la adaptación fisiológica al calor, el acceso a la infraestructura de refrigeración y la edad. El nuevo estudio encuentra que los umbrales de sobrecalentamiento en todo el mundo se ajustan mejor a una escala de vecindario hiperlocal definida por la demografía cambiante.

"Si agrupamos a todos y decimos que todos están expuestos a esta temperatura del aire que estamos registrando en el aeropuerto, nos estamos perdiendo muchas de las exposiciones reales al calor", dijo en un comunicado Jennifer Vanos, autora del estudio y biometeoróloga de la Universidad Estatal de Arizona.

"Podemos obtener estimaciones de toda la ciudad sobre lo que podría significar un aumento en la temperatura del aire para la población, pero si podemos obtener estimaciones a una escala más fina y comenzar a pensar en los patrones de actividad de las personas y a qué están expuestas, entonces podemos comenzar a crear mejores soluciones que son más específicas para ese individuo o para esa subpoblación".

Si bien estudios anteriores han examinado el sobrecalentamiento urbano a nivel regional, el nuevo estudio recomienda combinar datos ambientales, de comportamiento y de movilidad a nivel local para caracterizar mejor la exposición al sobrecalentamiento y los niveles de vulnerabilidad.

Con datos hiperlocales, la exposición al calor puede vincularse a vulnerabilidades dentro de las subcomunidades, lo que hace que el mapeo del riesgo de calor esté más centrado en el ser humano, según el estudio.

"Hay tantos bucles de retroalimentación integrados cuando llega una ola de calor que ya no podemos pensar en un silo", dijo Vanos. "No se trata solo de la temperatura del aire. Se trata de todos estos otros factores que interactúan y que afectan a las personas de formas muy diferentes".

Subir el aire acondicionado a los niveles máximos de comodidad hace que el clima caluroso de verano se sienta aún más caluroso. Pero esto no es solo una percepción: el enfriamiento continuo de los espacios interiores limita la capacidad del cuerpo para adaptarse fisiológicamente al calor, lo que aumenta el riesgo de resultados peligrosos para la salud, dijeron los investigadores.

El estudio recomienda que las personas eviten permanecer sedentarias en espacios con aire acondicionado durante largos períodos de tiempo, ya que esto reduce su capacidad aeróbica y su tolerancia al calor.

Las personas que viven en climas cálidos tienen más probabilidades de sentirse cómodas con temperaturas más altas, dijeron los investigadores. Esto se debe a dos razones: la aclimatación climática, que ocurre cuando el cuerpo humano se adapta fisiológicamente a un nuevo entorno, y el confort térmico, que es qué tan caliente o frío se siente un ambiente según la percepción, las experiencias y las expectativas de alguien, dijo Vanos.

"Un ejemplo de eso es este verano en el Reino Unido, hay olas de calor de unos 35 o 36 grados centígrados", dijo Negin Nazarian, autor principal del estudio y climatólogo urbano de la Universidad de Nueva Gales del Sur. "En Twitter, la gente en Australia compartía que '35 grados es solo un día normal de verano aquí', pero lo que no entienden es que 35 grados en el Reino Unido es completamente diferente a los 35 grados en Australia porque la gente está acostumbrada a diferentes entornos climáticos, los edificios se construyen de manera diferente y las personas tienen información diferente porque pueden estar menos expuestas a esos eventos".

DESIGUALDAD DEL ESTRÉS TÉRMICO URBANO

Ciertas comunidades pueden experimentar desproporcionadamente consecuencias negativas para la salud a causa del calor extremo, como los trabajadores al aire libre, las personas que viven al aire libre, los jóvenes y los ancianos y las personas con problemas de salud subyacentes. Los peligros del calor también representan un mayor riesgo para la salud de las minorías étnicas y las comunidades pobres que pueden carecer de los recursos necesarios para adaptarse a sus entornos interiores y exteriores.

"Esto realmente ha salido a la luz en los EE.UU. en términos de prácticas históricas de planificación", dijo Scott Krayenhoff, autor del estudio y científico ambiental de la Universidad de Guelph. "Los vecindarios blancos y más ricos a menudo tienen muchos árboles y vegetación, y los vecindarios no blancos o de bajos ingresos a menudo no los tienen, por lo que la exposición de las personas y la capacidad para soportar el calor difieren geográficamente según la forma en que se construyen los vecindarios y las ciudades y su capacidad para adaptarse, tanto a nivel individual como municipal."

Además de los factores de riesgo basados en la comunidad, el estudio recomienda priorizar la exposición personal al calor, ya que las personas pueden tener vulnerabilidades únicas.

"Lo que realmente me gusta de este estudio es que tiene un enfoque que considera al individuo, no solo a la comunidad en su conjunto", dijo Susanne Benz, geógrafa de la Universidad de Dalhousie que no participó en el estudio."No hay un umbral de calor que no debamos superar para cada persona. Ese umbral de calor es diferente, y debemos ser respetuosos entre nosotros y básicamente cuidar a las personas que tal vez no tengan un umbral tan alto debido a la enfermedad o la edad".

Además, el estudio recomienda que los sistemas de energía urbana, incluidas las redes eléctricas, los edificios y los mecanismos de refrigeración, se puedan diseñar de manera más equitativa para mejorar la salud y el bienestar humanos.

Recomendados:

DV Player placeholder

Tags


Lo Último