Mundo

Museveni se disculpa públicamente por las declaraciones de su hijo sobre la posibilidad de invadir Kenia

El presidente keniano dice que "no es correcto" interferir "en asuntos internos de países hermanos"

MADRID, 5 (EUROPA PRESS)

El presidente de Uganda, Yoweri Museveni, ha emitido este miércoles una disculpa pública a Kenia tras la polémica desatada por una serie de tuits publicados por su hijo, Muhoozi Kainerugaba, en los que apuntó a una posible invasión del país vecino y la toma de Nairobi "en dos semanas".

"Pido a los hermanos y hermanas kenianas que nos perdonen por los tuits enviados por el general Muhoozi, excomandante del Ejército de Tierra, en relación con asuntos electorales de ese gran país", ha recalcado Museveni en un comunicado publicado a través de su página web oficial.

Así, ha manifestado que "no es correcto que oficiales públicos, ya sean civiles o militares, hagan comentarios o interfieran de alguna forma en los asuntos internos de países hermanos", antes de aplaudir las "pacíficas" elecciones presidenciales en Kenia, en las que se impuso el hasta entonces vicepresidente, William Ruto.

Museveni ha justificado por otra parte el hecho de que, tras ser cesado el martes como jefe del Ejército de Tierra a raíz de la polémica, fuera ascendido al cargo de general. En este sentido, ha resaltado que su hijo cometió "un error" por sus mensajes, si bien ha aplaudido sus "contribuciones positivas que ha hecho y que aún puede hacer".

"Esta es una fórmula comprobada, desincentivar lo negativo y animar lo positivo", ha recalcado, antes de disculparse también con los ciudadanos ugandesas "que podrían estar molestos por el hecho de que uno de sus oficiales interfiriera en los asuntos de la hermana Kenia".

"Tengo claro que el general Muhoozi es un apasionado panafricanista. Sin embargo, el método correcto para los panafricanistas son las interacciones confidenciales o usar los foros disponibles, especialmente si eres un funcionario público", ha argüido, al tiempo que ha confirmado que él mismo "ha trasladado todas estas visiones de forma confidencial" a Ruto.

El Gobierno de Uganda se distanció el martes de las declaraciones de Kainerugaba y resaltó que "no lleva a cabo su política exterior y otras actividades oficiales a través de redes sociales ni depende de fuentes en redes sociales para abordar asuntos con otros gobiernos soberanos".

Kainerugaba inició el lunes sus declaraciones ensalzando la figura del expresidente keniano Uhuru Kenyatta, a quien describió como "un hermano mayor" y "un hombre increíble". "Mi único problema con mi querido hermano mayor es que no se presentara a un tercer mandato. Hubiéramos ganado fácilmente", dijo, después de que Kenyatta abandonara el cargo tras no presentarse a las presidenciales después de cumplir sus dos mandatos constitucionales.

Posteriormente, el hijo de Museveni continuó publicando mensajes en su cuenta en Twitter, donde habló de una "revolución" de la que los kenianos "pronto sabrán". "Sólo nos llevaría, a mi Ejército y a mí, dos semanas para tomar Nairobi", manifestó, antes de preguntar "dónde debería vivir una vez que el Ejército (ugandés) tome Nairobi".

Tras varios mensajes en esta línea, afirmó que "nunca agrediría al Ejército keniano" porque su padre "le dijo que no lo intentara". "Nuestra gente en Kenia debe relajarse", matizó, tras lo que defendió una unión entre Uganda, Kenia y Tanzania. "Ningún hombre honorable puede permitir que sigan existiendo estas fronteras artificiales y coloniales. Si nuestra generación tiene hombres, estas fronteras deben caer", arguyó.

Por último, señaló que tras la creación de la "Federación de África Oriental", Museveni será presidente, Ruto será vicepresidente, Kenyatta será ministro de Exteriores y él mismo será el comandante de las fuerzas unificadas. "Tras capturar Nairobi, llevaré a mi mujer a dar una vuelta", zanjó, motivo por el que el embajador de Uganda en Nairobi, Hassan Galiwango, fue citado a una reunión con el ministro de Exteriores keniano, Alfred Mutua.

DV Player placeholder

Tags


Lo Último

Te recomendamos