Mundo

McCullers acepta 5 jonrones en un juego de Serie Mundial

Los Filis estaban a batazo limpio

FILADELFIA (AP) — Lance McCullers Jr. no quería mirar siquiera. Ya había visto suficiente.

Rhys Hoskins había hecho contacto recién con un slider de McCullers. La línea terminó en las butacas del jardín izquierdo y los Filis conectaron así su quinto jonrón en el mismo número de innings.

Esos cinco vuelacercas marcaron una de las aperturas más desastrosas en la historia de la Serie Mundial.

Sólo después de dudar, el derecho de los Astros echó un vistazo para ver si la pelota se iba del otro ldo de la barda. No era necesario.

Bryce Harper, Alec Bohm, Brandon Marsh y Kyle Schwarber añadieron sendos cuadrangulares, que en conjunto hicieron viajar la pelota 1.950 pies ante el derecho de 29 años. Filadelfia aplastó 7-0 a Houston y tomó una ventaja de 2-1 en la Serie Mundial.

Cinco años después de ganar el tercer juego del Clásico de Otoño frente a los Dodgers de Los Ángeles, McCullers se llevó una paliza despiadada.

“No soy de que me caigan a palos de esa manera, así que estoy algo sorprendido", dijo McCullers.

Nunca antes un pitcher había permitido cinco jonrones en un juego de postemporada — mucho menos de Serie Mundial.

“Es alucinante porque es alguien que no permite muchos jonrones", dijo el manager de los Astros Dusty Baker. “Suele mantener la pelota dentro del parque. Está inconforme. Todos estamos muy sorprendidos”.

¿Algo permitió que le adivinaran los lanzamientos?

Las especulaciones comenzaron poco después de que Harper conectó un leñazo de dos carreras en el primer episodio. Encontró un slider y catapultó la pelota a 402 pies del plato hasta los asientos entre el bosque derecho y el central.

McCullers dio un giro y saltó en el montículo, sin esperar siquiera a que la pelota aterrizara.

Harper le dio algo a Nick Castellanos y señaló hacia el pecho de su compañero, luego de pisar el plato.

“¡Bohmer!”, gritó, antes de charlar brevemente con Bohm, quien estaba en el círculo de espera.

“Pienso que fue sólo una conversación general, sólo traté de obtener la mayor información que pudiéramos y tratamos de tener los mejores turnos posibles”, dijo Harper.

Bohm inauguró el segundo inning con el cuadrangular número 1.000 en la historia de la Serie Mundial. Prendió in sinker y colocó la pelota en el graderío del prado izquierdo, a 373 pies.

Trece pitcheos después, Marsh halló un slider que se quedó colgado. La pelota viajó esta vez 358 pies y pasó apenas por encima del muro entre el bosque derecho y el central, eludiendo el guante de Ty Kuhner, un niño de 10 años, antes de caer de regreso en el campo.

El jonrón se convalidó después de revisar el video.

Schwarber dio inicio al quinto acto con el más majestuoso de los vuelacercas. Ante un cambio de velocidad, disparó la pelota a 443 pies, detrás de la cerca del jardín central.

McCullers se agachó, se dio la vuelta y vio apenas cómo la pelota caía, con un gesto de incredulidad.

El coach de pitcheo Bill Murphy visitó el montículo. Cinco lanzamientos después, Hoskins alcanzó un slider y logró un batazo de 374 pies, hasta el graderío del bosque izquierdo. McCullers fue retirado con una desventaja abismal de 7-0.

“Creo que simplemente tuvimos una buena estrategia”, dijo Harper. “Hablamos de eso antes del juego, de tratar de atacarlo temprano y con frecuencia. Él es muy bueno. Es un pitcher realmente bueno en postemporada”.

DV Player placeholder

Tags


Lo Último

Te recomendamos