Mundo

Deforestación en Amazonia sigue cerca de máximo de 15 años

RÍO DE JANEIRO (AP) — La deforestación en la Amazonia brasileña disminuyó ligeramente el año pasado, un año después de haber alcanzado su nivel más alto en 15 años, según cifras publicadas el miércoles por el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales.

El sistema de seguimiento Prodes de la agencia muestra que la selva tropical perdió un área aproximadamente del tamaño de Qatar, unos 11.600 kilómetros cuadrados (4.500 millas cuadradas) en los 12 meses que van de agosto de 2021 a julio de 2022.

Esto supone un descenso del 11% respecto al año anterior, cuando se destruyeron más de 13.000 kilómetros cuadrados (5.000 millas cuadradas).

Durante más de una década parecía que las cosas estaban mejorando para la Amazonia brasileña. La deforestación había disminuido drásticamente y nunca volvió a superar los 10.000 kilómetros cuadrados. Eso era antes de la presidencia del ultraderechista Jair Bolsonaro, que asumió el cargo en enero de 2019.

Este será el último informe publicado bajo el mandato de Bolsonaro, ya que perdió su candidatura a la reelección y dejará el cargo el 1 de enero. Pero parte de la destrucción que tuvo lugar durante su mandato no aparecerá hasta el próximo año, incluyendo los meses clave de agosto a octubre de 2022. Un adelanto de esos meses proviene de un sistema de satélites federal diferente que emite datos más rápidos pero menos precisos: Muestra que la deforestación se disparó un 45% en el periodo de agosto a octubre del año anterior. Tradicionalmente, esa época del año es la de mayor destrucción, debido a la estación seca.

Un análisis de los nuevos datos anuales del Observatorio del Clima, una red de grupos ecologistas, muestra que en los cuatro años de liderazgo de Bolsonaro, la deforestación aumentó un 60% respecto a los cuatro años anteriores. Se trata del mayor aumento porcentual bajo una presidencia desde que comenzó el seguimiento por satélite en 1998.

En un estado, Pará, la tasa de destrucción se redujo en un 21%, pero sigue siendo el centro de un tercio de toda la pérdida de bosques amazónicos de Brasil. Parte de la tala y la quema de árboles se produce en zonas aparentemente protegidas. Una de ellas es la selva estatal de Parú, donde el Instituto Amazónico de los Pueblos y el Medio Ambiente, una organización sin ánimo de lucro, registró 2 kilómetros cuadrados (0,7 millas cuadradas) de deforestación sólo en octubre.

___

La cobertura climática y medioambiental de The Associated Press recibe el apoyo de varias fundaciones privadas. La AP es la única responsable de todo el contenido.

Recomendados:

DV Player placeholder

Tags


Lo Último